En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

~ El dulce aroma de las violetas. ~

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Jue Mar 01, 2012 2:14 pm


Hacia no mucho tiempo, y quizás decirlo así lo hacia ver como si fuera muy lejano, cuando tan solo había transcurrido unas horas, algunas noticias habían llegado a los oídos de la centinela del bosque. Y es que claro, no podrían no haber llegado si las mismas palabras con las cuales se la comunicaron estaban llenas de una gran desesperación. Aunque Brisa consideraba que tanta conmoción era completamente innecesaria, no tenia otra mas que ir a averiguar todo desde lo mas fondo del asunto. Era la centinela del bosque Tasmus, y su deber justamente era el de saber quien andaba por el bosque, quien dejaba de estar, y que todo estuviera dentro de los parámetros que ella consideraba “normal”. Pero debía admitir que si en ese momento volaba por entre el bosque tan veloz que solo una campanada y un movimiento de hojas advertía su paso, era porque sentía mas que nada curiosidad en ese momento. ¿Quién seria el extraño visitante por el cual las hadas de las flores tanto revuelo habían armado?

Paro finalmente en donde seria la entrada de los territorios de las hadas de las flores. Un lugar un tanto sombrío, sino fuera por las luces que lograban atravesar la copa colorida de los árboles y sus troncos llenos de musgo. El suelo, totalmente cubierto de flores, como se podría esperar siendo allí parte de los dominios de las hadas. Detuvo su aletear, tocando finalmente el suelo, y llenándose de dulce aroma de las violetas que predominaban esa temporada. ¡Ahora bien! ¿Dónde se encontraba aquella extraña criatura de la cual hablaban? La había descripto como un ser alto, albino y de mirada fría, casi como un fantasma. Fue cuando la pequeña sílfide negó con su cabeza pensando que prejuiciosas eran las hadas terrestres, no como ella. De ser por Brisa, abrazaría y ofrecería su amistad hasta a la mismísima personificación de la maldad, porque según la pequeña, todos tenían la propiedad de ser buenos y puros.

Siguió caminando, con cuidado y disfrutando cada tanto del paisaje y el aroma del lugar que se entremezclaba con el que sus alas dejaba. ¡Era todo tan de ensueño! Pero la visita turística se detuvo, cuando el mismísimo viento le advirtió de que allí cerca se encontraba a quien tan misteriosamente las Alseides describieron. Tan sigilosa como un gato y sus alas le permitían ser, se acerco hacia el lugar, escondiéndose tras un árbol mientras de reojo miraba al ser que sentado contra un árbol estaba, como si dormitando estuviere. Albino, sin duda alguna, pero no le veía nada de malo a ello.

Entonces, en un ataque de confianza, voló hacia el, tan veloz como el viento, haciendo sonar campanillas de su collar y sentándose a un metro de el, mirando con gran curiosidad a quien estaba allí. No parecía ser malo, y sinceramente, era tan bonito que parecía un Príncipe. Porque según las creencias de Brisa, todos los Príncipes eran bonitos.

-¿…Príncipe….?- Le llamo con cuidado y dulzura, y es que su voz no podía permitir otro tono que aquel. Le daba muchísima pena despertarlo, pero necesitaba preguntarle que hacia en ese lugar tan solitario.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Vie Mar 02, 2012 10:32 am

Hace apenas unos días que había llegado a este mundo, de la mano de mi padre viaje desde un lugar desconocido por todas las criaturas de esta tierra para vivir un tiempo por este lugar, nuevo y desconocido, todo un mundo, cientos de países, ciudades, criaturas y culturas esperan por mi, o al menos esa es mi creencia. Me despedí de mi padre luego de jurarle muchas veces que no haría ninguna estupidez, o al menos aquellas acciones que el considera como una estupidez, como lo son el ser un justiciero o similar, tendré que mantenerme en la linea del sigilo y de tener que ayudar tendré que hacerlo de otra forma que no sea el de intervenir en un combate de forma abierta y directa, al menos debo intentarlo para no romper la promesa a mi padre. Para mi sorpresa el primer lugar que vieron mis ojos fue un lugar realmente agradable a la vista, pero no solo eso sino también agradable a mi nariz, a mis oídos, en concreto, agradable a mi alma, toda la esencia aquí es bella y pura, realmente algo increible y de ensueño bello por donde se lo mire o se lo analice, si es que es posible que alguien prefiera analizar este lugar en vez de simplemente disfrutar de el.

El lugar que se abre a mis ojos es un tanto sombrío, eso debido a los grandes arboles que se alzan alto hacia los cielos, los cuales poseen grandes ramas y muchas ojos sobre ellas, y al haber tantos de ellos cubren parcialmente la luz del sol, que apenas logra colarse por entre algunas pequeñas grietas en toda esa especie de barrera natural que conforman todos esos arboles. Sobre los troncos se ve mucho musgo, así como también bellas flores, violetas en general, todo muy natural, al parecer todo lejos de la mano dañina del hombre o de otras criaturas que no saben apreciar la belleza infinita de un espacio natural que no es interferido de manera violenta ni egoísta. Camine alrededor de este bello lugar, maravillado por todo cuanto ven mis ojos, por lo que escucho y huelo, me atrevo también a tocar los arboles y las flores sintiendo lo fresco de su textura con mis suaves manos, sin saber que desde las alturas, desde cada flor y árbol, incluso desde la misma tierra era observado por muchas criaturas curiosas, temerosas de mi por ser algo nuevo y desconocido para ellas.

Después de ese largo viaje, largo como pocos, viajar de un mundo a otro no es para nada fácil he de reconocer, decidí descansar un poco, a diferencia del mis hermanos y de mi padre yo no soy tan paranoico como para no disfrutar de un lugar tan bello con temor en mi corazón de ser lastimado, por lo cual me senté un tronco caído a los pies del mismo árbol del cual parece haberse caído. Sentado allí me recosté sobre ese árbol a descansar, no pensé en dormirme en un principio pero, es todo tan bello, tan calmo, no se respira ni un dejo de peligrosidad allí, por lo que mis sentidos se relajaron así como mi cuerpo, así lentamente me fui quedando dormido hasta que caí preso del mundo de los sueños que pensándolo bien, no era muy diferente de la realidad que me rodea en esos momentos. En mis sueños escuche el sonido de unas campanillas, bello sonido, en ese momento medio desperté, permaneciendo en el mundo real y en el de los sueños a la vez, por lo que pude escuchar que alguien llamaba a un príncipe. Gracias al instinto de supervivencia que ha sido implantado en mi desde pequeño por mi padre me desperté, no por elección propia, pero así lo hice, al hacerlo lo primero que vi fue a una bella criatura sentada allí a apenas un metro de mi, al comienzo creí que aun estaba soñando, pues esa criatura es tan bella que solo podría haber sido parte del mundo de los sueños, pero al ir pestañeando y despertando poco a poco mi cuerpo sintió toda la naturaleza a mi alrededor y note que es bien real, tanto que me cuesta creerlo. Me quede en silencio, sin saber que decir o hacer, muchas criaturas bellas al ser descubiertas lo primero que hacen es huir, debido al miedo al ser atacadas o simplemente por miedo a lo desconocido, por lo cual me quede silencio observándola, tan solo le dedique una sonrisa tímida pero real y sincera, tratando de ocultar mi arma de su vista, no quiero que piense que soy una persona violenta y maligna.
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Sáb Mar 03, 2012 2:12 pm

El llamado había sido hecho, solo quedaba esperar. Esperar a que se despertara y que no fuera esa clase de personas que solían despertarse gruñonas de su dormir. ¿Y si lo era? Pero se le veía tan tranquilo, calmo y bueno… Sacudió ligeramente su cabeza, despejándose así de ideas equivocadas. ¡Ley de atracción! Las buenas energías atraían a los buenos sucesos, por lo que preocuparse por esas cosas le era contraproducente. Sonrío de nuevo, con más ímpetu, ansiosa por ver el despertar del extraño. ¿Haría falta llamarlo de nuevo…?

Aparentemente no, pues noto un ligero temblar en sus parpados, abriéndolos y observándola sorprendido, casi asustado. ¡Había quedado congelado, como si de un fantasma hubiera visto! Irónico, porque a el lo habían descripto como tal. Pero pronto noto como fue dejando esa actitud de lado, para sonreírle calidamente. La alegría consumió el corazón de Brisa de nuevo. Abrió ligeramente sus labios color pétalo para dejar salir un suspiro lleno de alivio, mientras se acercaba gateando hacia el, sentándose de nuevo. Ignorando por completo el movimiento que el extraño hizo para ocultar su espada. Y de haberlo visto, tampoco le había preocupado. El otro día había conocido al Príncipe Ike y llevaba una lanza. Todos los Príncipes debían llevar algo con lo cual defenderse, ¿O no?

Ahora ya, tan cerca que hasta la falda de la pequeña sílfide rozaba los ropajes del Príncipe, le dedico una mirada más curiosa, pero llena de amor. Una ligera sonrisa adornaba su rostro cuando decidió preguntarle.

-Príncipe. ¿Qué hace en este lugar tan solito…? ¿Se siente enfermo…? ¡Esta muy pálido!–
Pregunto seguidamente, sin descanso a responder algo. Fue en ese mismo instante cuando levanto tiernamente su mano hasta la frente del ajeno, intentando sentir temperatura alta o baja, y ver si efectivamente estaba enfermo. Aunque no estaba segura del todo que fuera humano, porque percibía cierta magia especial en el.

Toco así su frente, haciéndose lugar entre los albinos mechones que caían de ellos. La piel del ser que tenía era muy suave, al igual que sus cabellos, casi tanto como la piel y cabellos de Brisa. Eso era definitivamente un indicador de que se trataba alguien de gran corazón y puro. Bueno como lo era la melodía del viento. Pero… ¿Qué había allí escondido que le había llamado la atención por unos segundos? ¿Era posible lo que veía la joven de ojos dorados como el sol? ¡Era una luna!

Eso solo podía significar una cosa para la pequeña que con gran sorpresa en su mirada, observaba la luna sin disimulo alguno y tocándola con delicadeza con las yemas de sus dedos. El hombre que tenia en el frente era…

-¡Príncipe de la Luna! ¿Esta bien….?- Pregunto casi con miedo de que hubiera caído en ese lugar por alguna desgracia.

Y es que tratar con la realeza, y una realeza tan singular como lo era el, no era común. Para nada común, y eso le emocionaba muchísimo a la pequeña que movía sus alitas alternadamente liberando inconscientemente ese relajante y adictivo aroma dulce.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Dom Mar 04, 2012 8:49 am

Me quede en silencio observándola, mis ojos azules, tranquilas orbes color zafiro la miran minuciosamente, observo los detalles de su vestimenta así como también de todo su cuerpo, a los ninja y parecidos así se le enseña de pequeños. Miro sus cabellos ondulados color verde agua, brillan sus cabellos que si bien están sujetos aun mucho de su cabello caen por sus hombros y espalda. Puede que me sienta demasiado como decirlo, enternecido por esta criatura, ya que por alguna razón al mirarle el rostro le encuentro forma de un corazón...Vaya imaginación la miá para pensar en algo como eso al verle el rostro, pero no puedo negar lo bella que es, es innegable para mi...¿De verdad estoy despierto? Me resulta difícil de creer que me ha encontrado una criatura tan bella en la propia realidad. Los ojos de la jovencita son muy llamativos, son dorados, un bello color, ese es el color del sol lo cual hace que le agraden aun mas. Se acerco hasta mi, lo hizo gateando como si fuera una niña pequeña que va al encuentro de algo desconocido, completamente pura e inocente, me quedo quieto, dibujando una leve sonrisa para ella. Se sentó junto a mi de frente, tan cerca que hasta sus ropas rozan, la miá, se me crisparon los nervios por un momento, un cosquilleo me recorrió el cuerpo, por un momento llegue a pensar en mi padre, sintiendo compasión por el, imaginándome que el debe haber pasado por algo similar al tener a mi madre tan cerca, tener a una criatura tan pura e inocente al alcance de la mano puede hacerte perder la cordura, eso es lo que siento yo en este momento. Me sonrió de tal manera que mi corazón dio un salto, me mira curiosa y me llama ¿Príncipe? Definitivamente aun estoy durmiendo, no soy ningún príncipe ni nada parecido. También pregunto sobre mi estado de salud y que estaba haciendo allí en ese lugar, pero son tan rápidas sus preguntas que no me dan tiempo a contestar nada, y menos pude contestar cuando llevo su mano a mi frente, en ese momento cerré mis ojos nuevamente y me dedique a seguir soñando, no me opondría a un sueño tan hermoso, su tacto es tan suave, no quiero despertar jamas, prefiero quedarme con ella aquí en el mundo de los sueños.
Siento sus caricias y permanezco allí recostado, su piel es tan suave, tan suave que solo soñando podría yo sentir una sensación de tanta felicidad y placer al mismo tiempo. Esta vez decidí contestar a su pregunta, ya que tanto insistía en saber cual es mi estado de salud mejor sera responder.

-Estoy perfecto...Contigo a mi lado nunca podría ya encontrar el infortunio bello ángel- Sinceramente no sabia si era ella un ángel o no, pero como estoy soñando tampoco es que importe mucho. Huele bien, realmente ella huele muy buen, es realmente muy suave y dulce, apetecible dirían los troll o similares, pero yo...Prefiero no decir nada al respecto. Huelo esa bella fragancia que seguro proviene de ella y me relajo, para así caer preso de los sueños, preso de la esencia de esta hermosa criatura a la quiero acompañar eternamente en los brazos de Morfeo.


avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Dom Mar 04, 2012 7:10 pm

Sus ánimos se vieron un poco ofuscados ante las palabras que finalmente el Príncipe le ofreció. Tenía sin duda una voz adulta, pero muy serena e inclusive seria, aunque hablaba de una forma hermosamente poética. Aunque a decir verdad, lo que le había dicho sin duda alguna le llenaban de duda y porque no, confusión. ¿Decir que estaba bien cuando caía así de dormido en ese instante? ¡Brisa había jurado que era una sílfide! No un hada de los sueños… Aunque si, podía llegar hacer dormir a alguien con sus polvos de hadas… ¡Ah, quizás era eso!

-Perdón, ya no las muevo mas…- Dijo, mientras se concentraba en hacer cesar ese inconciente aleteo de sus bellas alas. Estaba algo confundida, estaba segura que para liberar sus polvos de hadas, primero debía de quererlo. ¿Se había emocionado tanto con el Príncipe de la Luna que lo había atacado sin darse cuenta? Esperaba que no, que hubiera sido algo mas. Atacar, aunque tan inocentemente a la realeza, era de muy mala educación. O bueno, en si atacar a alguien que no merecía ninguna acción hostil lo era.

Ahora si, volviendo mas a sus palabras, también la habían confundido un poco. ¿Ángel decía? Brisa dudo un poco, tenia entendido que esas criaturas tenían alas de pájaro y no de mariposa. Tiraban plumas, y no polvos de colores como ella. Y sin mencionar que estos primeros vivían en el paraíso, mientras que ella, bueno… A lo mucho podía llegar a tocar las nubes, y no más allá. Podría volar como ninguna, pero a cierta altura la cuestión se ponía cada vez más difícil…. Divago rápidamente entre sus pensamientos, llegando a una correcta conclusión. Se había, evidentemente, confundido. Sonrío un poco divertida, casi dejando escapar una leve risilla de sus labios.

-Entonces conoce ángeles muy raros, porque yo soy una sílfide, Príncipe de la Luna.- Comento, casi en tono de broma. Pero nada que fuera con mala intención, porque su propósito no era hacerle pasar el ridículo. Aunque nada de es fugaz y leve jubilo duro. Brisa volvió su mirada al Príncipe, un poco preocupada. Parecía casi aturdido por el sueño, y cansado. ¿Seria buena idea dejarlo descansar? Se las había apañado para estar en ese lugar en solitario, pero el Bosque de Tasmus no era un buen lugar para dormir solo y sin precauciones. Las Alseides dormían allí con confianza, pero porque contaban con la gracia de vivir en una gran comunidad, y de ser seres muy huidizos de ser el caso. El, el no…

Dejo salir entonces de sus labios un pequeño suspiro, casi inaudible para al gran mayoría. Acercándose de nuevo al Príncipe, extendió su mano para acariciarle su mejilla, intentando despertarlo suavemente con eso. Recién entonces noto con más claridad como tenía marcas en sus pómulos. Eran muy simpáticas, y hasta podría decirse bonitas. Lo acaricio entonces, con delicadeza, mientras una sonrisa daba paso a unas palabras que se pronunciaban en calidad de susurros.

-Príncipe, si esta muy cansado, yo esperare a que termine de dormir. No voy a dejarlo solo en ese lugar.- Menciono, con suma delicadeza. Era muy probable que no la hubiera oído pero daba igual. Ella cumpliría con su palabra.

Ahora, ya sin mas que hacer y habiendo despejado las dudas que las hadas de las flores habían creado sobre tan misterioso personaje, se alejo un poco, como en un primer momento estaba. A un metro, y en ese mismo lugar, se tiro sobre el suelo cubierto de flores. No estaba en sus intenciones dormir, en lo absoluto. Estaba muy descansada y con suficientes energías como para volar todo el Valle Esmeralda en un santiamén. Pero era su deber en ese momento hacer no solo de centinela, sino de guardia real. Al menos hasta que notara que el Príncipe de la Luna estuviera completamente despierto. Y ya que estaba. ¿Por qué no disfrutar de un colchón de flores que hacia tanto no lo hacia?
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Lun Mar 05, 2012 8:24 am

Mientras me dedico solo a seguir soñando, con mis ojos cerrados disfrutando de este momento de ensueño esa hermosa criatura junto a mi permanece a mi lado de manera gentil, manteniendome hechizado, contentando a mi corazón, atándome a ella mas y mas de manera dulce e inocente. Se disculpo conmigo, diciéndome que no las movería mas ¿Pero que es lo que no movería mas? Sinceramente no comprendo de que me esta hablando esa hermosa criatura. Mientras ella menciona lo de conocer ángeles raros, extiendo mis manos hacia el frente, para así con mis manos tomarla del rostro suavemente y acariciarle las mejillas, así como luego acariciar sus cabellos llegando así yo al paraíso, pudiendo tocar a una criatura tan, pero tan...No tengo palabras para describirla, bueno eso es lógico, los sueños son mágicos y siempre superan las expectativas, es natural supongo que no pueda describir lo maravillosa que es esta criatura junto a mi.

-Silfide...-Susurro con los ojos cerrados. Ahora que lo pienso, esas son las hadas del viento, lo escuche de Olayer, el elfo druida amigo de mi padre, el me enseño muchas cosas sobre los hijos de Gaea, La Madre Tierra según su religión. Mientras pienso en lo aprendido sobre las hadas de los vientos siento una gran suavidad sobre mis mejillas y rapidamente noto que me están acariciando, o mejor dicho que ella es la que me esta acariciando, me dejo hacer, me hace feliz ese trato tan dulce y gentil para conmigo. La escucho sonreír mientras me dice que puedo dormir tranquilamente, que ella estará conmigo y que velara por mi. Realmente me gustaría dormir abrazado a ella, pero mejor me quedo tal cual estoy, por lo que comienzo a perder mi conciencia, supongo que ahora es cuando despertare de este sueño para abrazar nuevamente la realidad, es una lastima, puesto que realmente quiero permanecer con ella, realmente no deseo despertar.

Abrí los ojos lentamente, con lentitud una vez mas y para mi sorpresa aquella criatura hermosa que me había encontrado en el mundo de los sueños aun estaba allí frente a mi, recostada sobre un colchón de flores.

-Es imposible...-Susurre realmente sorprendido. Mis ojos se ven claros, azules y profundos mostrando de que estoy totalmente despierto. Me pellizco la mano para darme cuenta que el dolor es real, incluso al ser mi piel tan clara me quedo una marca muy visible sobre la misma. La confusion se me en mi rostro al comprender que no estuve soñando cuando la vi por primera vez, todo este tiempo estuve despierto, o al menos eso es lo que estoy comenzando a creer.

-¿Eres real...?-Puede que esa sea una pregunta muy tonta, pero estoy completamente confundido y no se que pensar, esta criatura frente a mi si es real, entonces, no se bien como podría reaccionar, tanto ella como yo, no se que es lo que haremos...O al menos yo no se bien que es lo que haré a continuación.
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Lun Mar 05, 2012 12:54 pm

Quedo entonces allí recostada, sobre el casi infinito colchón de flores que se extendía por todo el territorio que les correspondían a las pequeñas Alseides. Miraba hacia el cielo, con una tierna sonrisa que poco a poco iba apagándose un poco, al punto de quedar un rostro bastante serio para lo que ella era. ¿En que estaba pensando nuestra pequeña hada de los vientos que tan seria se veía?

Quizás, y solo quizás que hacia muchísimo no se daba el gusto de hacer aquellas pequeñas cosas que antes de ser centinela solía hacer casi todos los días. No se quejaba, en lo absoluto, porque era feliz brindando protección a las buenas criaturas del bosque, y su queridísimo bosque en si. Ese era su hogar y su lugar de ensueño. Podría ser peligroso de a ratos, si… ¿Pero que lugar no lo era? Su sonrisa volvió de nuevo a su bonito rostro mientras pensaba cuando seria que partiría con Tamamo Sama a aquel viaje que ella había propuesto.

¿Qué clases de cosas maravillosas podría haber mas allá del Valle Esmeralda? ¿Conocería a las sirenas? ¿Algún pegaso o unicornio? ¿A los temibles dragones? ¿Qué otros seres de increíble y bella apariencia encontraría en ese viaje que se hacia de espera interminable? ¡Estaba tan ansiosa por ir! Aunque antes, debía hacer algo muy importante, muy muy importante y debía prepararse para eso. Sus ojos se cerraron por unos segundos, mientras visualizaba como debía ser el regalo que tenia preparar para su Dios, La Gran Bestia. Después de todo, no podía darle cualquier cosa siendo ella quien era.

Pero fue interrumpida de sus planes en el instante que escucho un susurro. No eran los pájaros y reconocía aquella profunda voz de hace unos minutos atrás. “Es imposible”, oyó, haciendo que se levantara sentándose inmediatamente, mientras veía con algo de sorpresa a el Príncipe que parecía haberse despertado. Ella sonrío, mas calma, pero aun sin comprender que había sido ahí catalogado como “imposible”. Sus alitas se movieron un tanto curiosas cuando finalmente decidió saludarlo de nuevo.

-Buenos días, Príncipe de la Luna. – Saludo, con una simpática sonrisa, para terminar de oír las palabras que ahora pronunciaba el albino que en frente tenia. Fue entonces que noto como este le preguntaba, de manera casi increíble, sobre su existencia. ¿Qué si era real? ¡Claro que lo era! ¿O es que acaso no lo veía? Una mueca muy sorprendida pero con unas incontenibles ganas de reírse asalto a la pequeña, que intentaba evitar esa risilla llevándose las manos a su boca.

-¡Tehee! ¡Claro que soy real! ¿No ve que estoy aquí, Príncipe? Pareciera que aun no se ha despertado del todo…- Menciono con muchísima simpatía, mientras se ponía de pie y hacia una leve reverencia ante el soñoliento Príncipe de la Luna.

-Mucho gusto Príncipe. Mi nombre es Brisa y soy centinela del Bosque Tasmus.- Dijo, presentándose finalmente mientras movía ligeramente sus alas. Su sonrisa parecía pintada en sus bonitos labios de color pétalo, a la vez que un suave viento volvía a envolver el lugar, moviendo ligeramente las flores. No podía ser de menos, la melodía del viento sabia elegir el momento en que develar su nombre.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Sáb Mar 10, 2012 10:31 am

Me quede observando sus alas, bellas alas me caen simpáticas, así como su dueña, la cual parece salida de mis sueños, la chica me saludo muy sonriente, ahora que la miro bien, definitivamente no es un fantasma, por lo cual ha de ser realmente un espíritu del bosque, presto mucha atencion a su figura, a dos grandes y bellos ojos dorados, a sus labios color pétalo, a su piel la cual parece ser tan suave como la piel de un bebe, la miro atento, aunque disimuladamente y con una sonrisa en mi rostro, a pesar de que me impacte el verle no por eso puedo ser tan poco educado como para observala sin pavor alguno. Parece haberse enojado esta criatura tan bella, aunque su enojo no le causara daño a nadie se ve eso a la legua, su enojo es bien infantil e inocente, lo suficiente como para arrebatar una sonrisa con mucha ternura para con ella. Se pone ella de pie y me hace una reverencia llena de gracia, y se presenta ante mi como Brisa, una centinela del bosque Tasmus, que ya me estoy imaginando que ese es el nombre de este frondoso bosque. Me pongo de pie lentamente, ahora en esta posición se nota que soy mas alto que ella, de mientras la observo apaciblemente, sin prisas ni miedos, solo la observo con mucha atencion, hasta que finalmente decido responder a sus palabras, con un gesto de mi mano derecha que acompaña una profunda reverencia hacia esta bella criatura del bosque.

-Me disculpo bella criatura del bosque, nunca fue mi intención hacer enfadar a un centinela de este bosque. Soy Kensei, es un honor conocerla hermosa señorita, sepa usted que estoy a su disposición- Al igual que mi apariencia y de mi voz, mis movimientos para esa joven son gráciles y suaves, bellos de ver, así como también muy respetuosos, mezclando gracia y buena etiqueta al mismo tiempo sin ser para nada grosero. Luego de presentarme ante esa joven, decidí mirarla a los ojos con mis dos orbes azules, la miro sereno, en parte con cierta curiosidad, en parte con cierta admiración, pues es preciosa y grácil, haciéndome sentir muy bien, conmigo mismo, con ella misma y con el bosque mismo, es como si todo fuera mas bello gracias a ella, y posiblemente ese pensamiento sea una realidad, casi puedo yo asegurarlo así.

-Espero sepa disculparme, si por alguna razón se sintió ofendida, pero soy nuevo en este lugar y sin saber nada de el opte por descansar aquí, debajo de estos grandes arboles que lo cubren todo, sobre la corteza de este tronco, apoyado sobre este árbol, sintiéndome relajado ante tanta paz y belleza no pude sino rendirme ante este bosque y su atmósfera divina y me eche a dormir aquí para recobrar fuerzas. -
Mientras una leve brisa se hace presente ante nosotros rodeándonos de frescura, yo la miro con una leve sonrisa en mis labios, disfrutando de esa sensación de frescura que trae con sigo el viento para nosotros, disfrutando de este encuentro fortuito con esta bella criatura de los bosques.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Miér Mar 14, 2012 12:00 am

Su sonrisa se mantenía amplia, y mas aun cuando finalmente lo vio ponerse en pie. ¡Realmente era grande! Al menos a lado suyo lo era, y bastante, aunque claro, no había tanto merito para ver quien era mas grande que Brisa, porque de por si, ella era pequeña, y muy. De tamaño compacto podría decirse, pero estilizada y esplendida dentro de todo, su estructura era perfecta donde se le viera. Pero no era ella quien llamaba la atención allí. Dentro de todo, a Brisa se la veía siempre. A ese extraño visitante, no. O no antes al menos.

Chillo, dejando escapar una risilla entre sus labios cuando escucho la presentación que el Príncipe de la Luna hacia ante ella. ¿A su disposición decía? ¡Era demasiado amable de su parte! Y aunque hubiera necesitado de su ayuda, era inmoderado el pedirla en ese instante. Aunque tenía algo muy importante entre sus manos, y debía encontrar alguien que la asista. Un asistente, un colaborador, alguien confiable y que sus ganas de ser servicial fueran tan grandes y nobles como sus valores... Si tan solo lo hubiera conocido algunos años atrás, tan solo así podría atreverse.

Lo vio entonces, sonriéndole por tanta cortesía de su parte. Sus ojos eran azules y bonitos, profundos. ¿Seria así el mar? Y decían que el mar y la luna eran amantes. Una luna en su frente y un océano en sus ojos, pero era tan conmovedor para la sílfide el observarlo tan directamente. Si dejaba volar un poco mas su imaginación hasta podría ver el famoso oleaje en su mirar. Un suspiro lleno de ilusión se escapo entonces de su boca, ampliando más su sonrisa. ¡Le llenaba de curiosidad este extraño personaje!

Escucho de nuevo con atención su intervención. Se disculpaba, como si algo malo hubiera hecho. ¿Irrupción del bosque? Las alseides eran demasiado miedosas, no era su culpa. Su presencia en el bosque solo lo ennoblecía mas, es decir… ¡Era un Príncipe! Y ahora que lo pensaba… ¡El bosque no tenia un Príncipe! Ni nada de eso, así que sin mucho esfuerzo, en su cabeza coronaba al Príncipe de la Luna como un momentáneo Príncipe del Bosque, mientras estuviera ahí. Le sonrío de nuevo, acercándose rápidamente a el y abrazándolo sin mucho reparo, con amor y calidez. Después de todo debía felicitarlo por su nuevo puesto, aunque el no estuviera enterado de tal honor.

-¡Príncipe! Aquí siempre será bienvenido. Si desea quedarse aquí, con gusto se lo acogerá. Las Alseides revolotearían de la alegría de saber que un Príncipe las acompaña en sus territorios. Y siendo sincera, ha llegado a la parte mas bella del bosque, solo…- Pauso por unos segundos, dejándolo de mirar tan alegre, para mostrar un rostro con un poco mas de duda e incertidumbre.

-¿Cómo ha llegado hasta aquí Príncipe? ¿Qué hace solo y sin su escolta real?-
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Jue Mar 15, 2012 11:44 am

Me quede observando a esa bella criatura que responde al nombre de Brisa, refrescante y pura como el viento que nos rodea en estos momentos, como si el viento estuviera respondiendo a su nombre y a su presencia, como si la propia madre naturaleza me estuviera dando una muestra clara que estoy en presencia de una de sus hermosas y adorables hijas, como decirlo, es simplemente perfecta, no importa por donde la mire ni cuanto lo piense, es perfecta, tengo que tener cuidado de no caer ante esa perfección, el corazón de los hombres dicen que es débil ante la belleza femenina, las criaturas ancestrales como los dragones y otras razas son débiles ante otras criaturas especiales, yo en particular soy débil a las criaturas bellas e inocentes...Soy hombre, dragón y bueno, ella es una mujer, un hada y mas pura e inocente que la propia virginidad prácticamente... Puedo casi asegurar que estoy condenado a caer rendido a sus pies. Sonríe seguido esta hermosa criatura y yo la observo prestandole total atencion, como si estuviera bajo alguna especie de hechizo que no me permite resistirme el verle, tan bella y perfecta, se me cruzan muchos pensamientos, demasiados como para describirlos todos.

*-Si mi padre estuviera aquí, me obligaría a casarme con ella-* Sonrió de solo pensarlo, pero admito que no negaría a esa orden. Mientras la observo sonreír maravillado por su presencia muestro una sonrisa aun mayor de la que ya tenia, sin siquiera pensarlo, ni siquiera me di cuenta de que estaba riendo, pero bueno, esta hermosa criatura me llevo a ello. Ni siquiera me di cuenta de que deje de intentar esconder mi espada, se me aflojaron las manos con la mera presencia de Brisa, las cuales desean estar sobre ella, abrazándola, cuidándola y amándola, estoy comenzando a arrepentirme de ser hombre por primera vez, no puedo pensar con precisión y coherencia en presencia de la silfide. Cuando comencé a ordenar mis ideas casi de forma coherente todo se hizo pedazos, el rompecabezas llamado coherencia que estaba armando en mi cerebro se disperso quedando todo en la nada nuevamente, eso fue producto del abrazo que me dio Brisa, de forma automática la abrace también, ni siquiera lo pensé, como si mi cuerpo actuara por su propia cuenta sin tener en cuenta las ordenes que yo le doy, sin tener en cuenta mis deseos, o tal vez es todo lo contrario, mi cuerpo puede que haya reaccionado porque lo deseo mas que nada en este mundo, porque lo necesito, tal vez sea eso...
Estando en el paraíso, de seguro si existe ese lugar que nombran muchos seria la misma sensación que ser abrazado por ella, trato de escuchar sus palabras, de coordinarlas de tal manera de que tengan sentido, por suerte lo logro, ahora la parte mas difícil de todas, una es hacer que mis caricias sean leves y suaves, no perder el control, que he visto lo que pueden llegar a hacer mi padre y mis hermanos mas chicos al tener en sus brazos a una criatura a la que quieren demasiado, lo otro es coordinar mis palabras para que tengan coherencia y ella pueda entenderlas y no me tome como un tonto.

-Te agradezco todo lo que haces por mi, ángel con forma de hada, sinceramente me siento como si estuviera en el cielo estando aquí, aunque no puedo asegurar si seré tan feliz una vez tu hayas partido alejándote de mi...A pesar de ello, estaré encantado de convivir con criaturas tan maravillosa en tan increible lugar. -
Exclamo mis palabras con mucha ilusión y la miro sonriente a los ojos, viéndose ella reflejada en ellos, como si fuera ella reflejada sobre la propia superficie del mar.

-Bueno...Como te he dicho antes, no soy un príncipe propiamente dicho, pero si vine acompañado, me trajo mi padre pero se ha marchado, me deje en las cercanías de este bosque antes de marcharse, el se aseguro de protegerme durante el largo viaje- Al darle esa respuesta no pude evitar acariciarle los cabellos, mientras me quedo hipnotizado por su belleza, observándola a los ojos, trasmitiendo mis sentimientos de felicidad hacia Brisa.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Jue Mar 15, 2012 10:21 pm

El abrazo que le había brindado fue mutuo, correspondido automáticamente. El Príncipe también se mostraba feliz por estar allí, su sonrisa lo confirmaba, luego sus palabras terminarían de cerrar el círculo. Pero decía que el era feliz con ella. ¡No Príncipe, debía ser feliz siempre! La felicidad no dependía de alguien más que de uno mismo. Además, las alseides se sentirían ofendidas si no era feliz con ellas. Porque de saber que era un Príncipe de la Luna su visitante, lo agasajarían cada momento con cuanta pequeñez pudieran. La miel más dulce, las vayas más rojas, las flores con mejor perfume y el agua más pura que pudiera desear, ellas se la conseguirían.

Pero prefirió guardar silencio hasta que contestara su pregunta. Ella lo veía con muchísima ternura, para que a los segundos, mientras le explicaba su situación le acariciaba sus cabellos. ¡Ah, como le gustaba recibir amor! Fue instantáneo que Brisa apoyara su cabeza contra el pecho del ajeno, embargándose en la cuidadosa caricia, mientras sentía la suavidad de la ropa del Príncipe. Después de todo, la ropa del Príncipe debía de ser suave. ¿No?

Oyó, embargada en las caricias, pero oyó con seriedad. ¡Un momento! El dijo su nombre, pero jamás había aclarado que no era un Príncipe. ¿Por qué a los príncipes le costaba tanto reconocerse como tal aun cuando ya habían sido descubiertos? ¡Una mejor pregunta! ¿Por qué los príncipes últimamente andaban tan de encubierto? Sus ojos dieron muestras de como por segundos divago mas allá del asunto. Pero bajando de la luna casi cayendo, subió su mirada de nuevo a Kensei.

-Su padre definitivamente es malo. ¿Cómo va a dejar a su hijo solo? ¡Y decir que lo va a cuidar! ¿O es que acaso es invisible y ahora esta aquí también? ¿O tiene super visión? - Pregunto con algo de curiosidad. El Rey de la Luna debería ser muy poderoso. Como para decir que podría cuidarlo sin tenerlo cerca. No solo poderoso, sino con una vista excepcional. Brisa veía realmente bien, casi tan bien como los halcones, pero ver a través de nubes y árboles tampoco podía. El padre de Kensei, de algún modo si.

-Por cierto…. No me negó que sea un Príncipe…- Reclamo con cierta molestia infantil, pero sonriéndole luego. –Ni yo le dije que acaba de convertirse en el Príncipe de esta zona del bosque.-
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Vie Mar 16, 2012 11:49 am

Tengo suerte de haber llegado a este bello lugar, pero también tengo suerte en estos momentos por tener detrás mio el tronco del árbol, porque cuando Brisa apoyo su cabeza sobre mi pecho fui vencido completamente por ella y su presencia sin igual, por lo cual caí hacia atrás y mi espalda quedo tocando al tronco del árbol que me mantuvo de pie. Suspire en aquel momento teniéndola en mis brazos mientras le acaricio los cabellos, desde la raíz de los mismos hasta su final, lentamente con mucho aprecio observándola con mucho cariño. Nos miramos por un tiempo y la mirada del hada paso de la inmensa felicidad a tener un cierto tono de des entendimiento, como si hubiera algo que no comprendiera, pero rapidamente esa expresión se borro de su rostro y paso a hablar sobre mi padre, habla tanto de forma tan graciosa que me eche a reír mientras la abrazo no lo pude evitar.

-Jajajaja joven y bella Brisa, mi padre no es malvado, me ha traído hasta aquí cuidándome, asegurándose de que llegue bien y a salvo. El tiene sus métodos para encontrarme si lo necesito o si el me necesita, ademas, ya estoy un poco grande como para pretender que mi padre se ocupe de mi al ciento por ciento, es hora de que comience a cuidar de mi mismo, de otras manera jamas creceré.-
Sonríe un poco mas hasta que ella tomo la palabra de nuevo por lo cual guarde silencio y le preste atencion, mirándola con cariño mientras mis manos continúan acariciando su espalda y sus cabellos con mucho amor.

-Bueno, me disculpo contigo hermosa Brisa si no deje claro que no soy un príncipe, pero es verdad que tampoco me habías dicho que me convertido, según tu, en el príncipe de este hermoso territorio. Lo que me gustaría saber es ¿Como es que sucedió eso sin que yo me enterase?- Enarque una ceja al hacerle esa pregunta, pero aun así la sonrisa no se borro de mis labios, pues me siento de maravilla con ella no la quiero dejar ir. La miro embelesado, sintiendo la tentación de besarle la frente así como su cabeza, y cierro mis ojos, cierro mis ojos antes de que aparezca otra imagen, no puedo verla a la cara, no puedo ver esos labios color pétalo, no se que me puede pasar si los miro fijo, es un riesgo que no tengo pensado enfrentar.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Sáb Mar 17, 2012 3:13 pm

Lo miro, también alegre, con esa sonrisa casi prácticamente inamovible de su rostro. Ella sonreía siempre, y si es que no lo hacia, era porque quizás algo extremadamente sucedía. ¿Y cuando dormía? Seguía sonriendo, la felicidad y las ganas de vivir alegre era un don y algo preestablecido que su Honorable Padre le había dado al momento de crearla. Inocencia artificial, pero a la vez pura como ninguna otra. Lo mas puro que la naturaleza podía dar a ese mundo, tenia el rostro de Brisa. Y ella, tal cual como la niña obediente que solía ser, escuchaba atenta a la divertida respuesta del Príncipe Kensei.

-Bueno, ahora mismo. Si no lo hacia yo, lo harían las Alseides. Además, ellas se asustaron primero de usted. ¡No puedo permitirles darles el honor de nombrarle Príncipe si paso eso ante! Seria muy…. ¡Ah!…. Mmh….– Dijo, quitándose rápidamente ese pequeño enojo infantil, mientras su miradaza buscaba en el aire aquella palabra que quería decir. ¿Cómo eran? ¡Vaya que podían ser escurridizas las palabras! La tenía en la punta de su lengua cuando esta había salido volando.

Si, estaba seria. Su diestra se fue hacia su rostro, mientras muy seriamente intentaba recordar esa palabra, o un sinónimo. ¿Hipócritas? ¿Ciclotímicas? ¿Bipolar? ¿Prejuiciosas…?

-¿Prejuiciosas…? ¿Prejuiciosas serian? ¡Porque ellas me dijeron que usted era un fantasma o un demonio blanco! Y se fueron asustadas, pero ahora ya no. Usted es un Príncipe. Y si les decía que no era malo, seguramente volverían felices a tener el honor de nombrarlo Príncipe. ¡Y no! – Exclamo finalmente casi explotando en un berrinche infantil, tirando todos sus pensamientos al aire, mientras lo abraza con mas fuerza, como protegiéndolo de un peligro invisible.

Brisa no era la clase de personas que pensara mucho antes de hacer las cosas, y eso se notaba cuando se ponía hablar. No tenia filtro, lo que pensaba, lo exteriorizaba. Y mas allá de que fuera un problemilla que debía empezar a controlar, no lo veía como tal. La hacían mas sincera, explosiva y a veces dolorosamente sincera. Pero si era sincera, era por ende confiable.

-Al Príncipe de la Luna lo nombre Príncipe yo. No ellas. Y ahora yo lo nombro Príncipe de este lugar lleno de flores, hasta donde las violetas se extiendan. –
Agrego mientras se soltaba un poco de aquel abrazo, volviendo su sonrisa a su rostro. Una pequeña risa se escapo de sus labios a la vez que tomaba una de las manos de Kensei, de manera delicada. Dando un paso atrás, y casi empujándolo fuera de donde estaba, movió sus alas juguetonamente, y es que no podía dejar de hacer eso cuando se emocionaba.

-¿Quisiera que le muestre su reino, Príncipe?- Pregunto con una emoción indisimulable.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Lun Mar 19, 2012 12:03 pm

Mantuve los ojos cerrados luego de mis ultimas palabras, pero no se si el remedio fue peor que la enfermedad, porque al cerrar los ojos mi concentración aumento, pero también aumento la manera en que trabaja mi cerebro, ahora que la imagen visual de Brisa no me domina comienzo a ser consciente de otras cosas, como su rico aroma por ejemplo, ahora lo comienzo a oler por completo el cual me encanta, es realmente muy rico. Le oigo hablar y su voz es realmente dulce, expresa mucho de ella como por ejemplo sus ganas de vivir, su felicidad, toda esa inocencia y bondad junta reunida en una sola criatura. Siento sus cabellos ahora mas frescos, así como su espalda mas suave, sus brazos parecen contenerme, protegiéndome del frió, siento todo su ser ahora que no uso mis ojos, su verdadero ser el cual es mas hermoso que su cuerpo, mas hermoso mucho mas, un cuerpo puede dar muchas sensaciones y placeres, pero la esencia del alma es única e infinita, y eso es lo que tengo el honor de conocer en este momento lo cual me deja prácticamente indefenso ante ella.
Abro mis ojos de nuevo para ver como hace una especia de berrinche infantil el cual me hace sonreír de nuevo mientras me toma mas fuerte con sus brazos, suaves brazos...Lleve mi diestra a su rostro para acariciarle la mejilla con la yema de mis dedos, sonriendo de felicidad.

-Esta bien Brisa, ya me ha quedado claro el que ha estado pasando y porque es tu derecho nombrarme como tal. Yo...Te prometo cuidarte, a ti, a las criaturas del bosque, a su flora y fauna, a todo este territorio de ensueño, yo lo protegeré. - Lo dije en serio, la sonrisa se borro de mi rostro y hubo un cambio drástico en voz, me sentí haciendo un juramente inquebrantable en ese momento. Me fue soltando nuevamente, poco a poco, razón por la que creí que había dicho algo malo pero no, ella me tomo de las manos y me invito a ir con ella, ya habiéndome nombrado príncipe de la luna y del propio bosque ahora tiene pensado mostrado el territorio que he de cuidar.

-Claro que si mi ángel con forma de hada, es mi responsabilidad el conocer cada rincón de este territorio, de otra forma no podre defenderlo correctamente si así lo necesita, ni tampoco sabre llegar para auxiliar a sus criaturas mas recónditas y misteriosas que así lo necesiten-
Ya dada mi respuesta di un paso al frente, para así quedar a menos de un paso de ella, mirándola fijo, admirándola con una sonrisa pura que muestra mis sentimientos de manera profunda hacia ella, ahora solo me queda dejar que ella me guié por este hermoso territorio que he decidido proteger.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Mar Mar 20, 2012 3:16 pm

Brisa sonrío con alegría, de manera ligera, casi casual. Siempre sonreía y más cuando alguien le hablaba. Le gustaba saber que alguien la tenia lo suficientemente en cuenta como para dirigirle la palabra y eso la hacia feliz. Aunque no todas las palabras que sobre ella pudieran caer eran buenas, aun no había tenido la mala situación de que le cayera alguna palabra mal intencionada o con fin de herirla. Ella desconocía la maldad del mundo, de los hechos más cotidianos inclusive. Es por eso que ella observaba a Kensei y solo podía ver bondad en las dos ventanas que daban al mar que eran sus ojos. El Príncipe había sido absolutamente amable con ella, su trato era justamente el indicado para que la pequeña sílfide le hiciera un espacio en su corazón de manera inmediata.

-Entonces no perdamos tiempo Príncipe Kensei, que pronto tendré que volar a otras zonas a seguir vigilando al Bosque…-
Menciono, recordándose no solo a ella si no también a el, que no podía estar mucho tiempo allí. Después de todo su hogar en el bosque no era fijo y no podía serlo. Ella era como el mismísimo viento, y justamente esa era la característica en que los demás se valían para que pudiera vigilarlo siempre. Todos los bosques poseían una eterna brisa que movía la tierra, las hojas y las semillas. Y ahí, los natura tenían su brisa, la mas especial de todas que Tasmus había llegado a conocer.

-¿Sabe? Este lugar es muy bello de noche, cuando las luciérnagas salen y la luz de la luna se filtra por las copas de los árboles. ¡Pero seguro esta noche podrá apreciar con las Alseides de lo que le hablo! –
Menciono, mientras comenzaba a caminar por el bosque guiando con su mano al Príncipe de la Luna. Ya una vez había tenido que caminar con un Príncipe y había aprendido que no todos podían volar. El se paro caminando, y si el caminaba, ella también lo haría. La cortesía y la educación estaban primero, aunque su costumbre de mover sus bellas y cristalinas alas a veces le vencía inconscientemente.

Lo guío entonces, sonriendo, pero en silencio. No seria bueno apabullarlo con datos que seguramente las Alseides luego le brindarían apenas volvieran. Y si que hablaban esas pequeñas hadas, tanto que hasta la mismísima Brisa podría verse algo ofuscada con tanto palabrerio que le llegaba a resultar algo irritante. Ahora que lo pensaba, no sabía en que tan buenas manos dejaba al Príncipe. ¡A lo mejor aun le guardaban algo de miedo! Claro, seria lo mejor. No le hablarían tanto, y Kensei no se irritaría del contaste cuchicheo entre ellas. No al menos tan rápido.

Pero pensándolo un poco mas, también debía de advertirle de los peligros que ahí podían proliferar.

-Por cierto Príncipe… ¿Usted sabe… defenderse….?- Pregunto deteniendo la marcha, algo brusca capaz, pero mirándolo ahora ya mas seria. Su sonrisa se había borrado de sus labios y en sus ojos se podía asomar cierta curiosidad mezclada con preocupación.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Jue Mar 22, 2012 1:01 pm

Mientras espero porque Brisa comience a guiarme a través de este hermoso territorio del bosque de Tamsus no puedo evitar el pensar que no paramos de sonreír, ninguno de los dos, pareciera una especie de concurso de ver quien sonríe mas y expresa mejor su felicidad o algo por el estilo, lo cual me hace reír aun mas. La observo sin deparo alguno, sinceramente no me doy cuenta de lo que estoy haciendo, esta bella criatura me hipnotiza y me hace perder la noción de nuestro alrededor, por lo que la escucho en su totalidad y con lujo de detalles.

-Esta bien bella Brisa del bosque, aunque no me gusta nada la idea de separarme de ti comprendo que es tu deber como centinela de este bosque, así que andando, tu guiás, yo simplemente te sigo- Tras mi respuesta acompañada de una sonrisa amable y cariñosa comenzamos nuestro andar. Lo que noto es una gran variedad de arboles, muchísimo verde por doquier acompañado de un sin fin de colores, eso a simple vista ya que con Brisa junto a mi pareciera que el resto del mundo se vuelve opaco, ella esta compuesta por los colores perfectos, así como el arco iris o la aurora boreal, bella e irrepetible. Escucho las palabras de Brisa mientras caminamos, pero no puedo imaginarme este lugar de noche, todo en cuanto piense de seguro sera superado y con creces, no puedo medir la belleza sin igual de este hermoso bosque.

-Sinceramente creo que nada de lo que yo pudiese llegar a imaginar este cercano a la real belleza de vivir la noche aquí, en este sin igual lugar, por lo cual, esperare feliz y con muchas ansias a que llegue esta noche- Charlamos felices mientras caminamos por el bosque, cada tanto observe sus bellas alas en movimiento pues me resultan muy bellas y simpáticas, justo como la dueña de las mismas. Continuamos por un rato en calmo silencio, solo admirando el lugar, sintiendo la suavidad y el calor de nuestras manos unidas, siendo felices de estar el uno con el otro en este bonito lugar, hasta que ella me pregunto si sabia combatir, en ese momento freno nuestra marcha de manera un poco abrupta para mi gusto. La gran pregunta ahora es ¿Que le respondo? No me gusta mentir pero tampoco puedo decirle toda la verdad, aunque ya debe haber visto mi espada colgar a un costado de mi cintura y a pesar de ello no huyo. Lleve mi mano al rostro de Brisa, para que así mi dedo indice, el de mi diestra recorriera sus pómulos y luego la punta de su nariz, desde allí realice suavemente un camino hacia la unión de sus cejas y entonces sonreí.

-No hace falta poner un rostro tan serio, no va contigo mi ángel con forma de hada- Tras aquellas palabras que espero devuelvan le devuelvan la sonrisa pasare a responder a su pregunta.

-Se defenderme un poco con la espada ¿Es suficiente como para que no te preocupes por mi?- Le respondí con una sonrisa y le pregunte también con la misma sonrisa aquella pregunta, mirándola a los ojos trasmitiendole felicidad y confianza.


_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Vie Mar 23, 2012 2:13 pm

La mano de Kensei tomo un rumbo un poco imprevisto para la pequeña Brisa. Su mirada seguía seria, pero aun así disfrutaba levemente la caricia que sobre su rostro pasaba. Deslizando su índice hasta sus cejas, aun sin quitarse esa expresión de gravedad. Y no es que lo quisiera así, pero ella debía asegurarse de que tan preparado estaba. Tenia un arma, y esperaba supiera usarla. ¿Quién lleva un arma que no sabe usar? Era como tener llevar guantes para alguien sin dedos. ¡Irónico, morboso inclusive! Pero como centinela, Brisa debía velar por todas las criaturas de buenas intenciones que sobre Tasmus residieran. No podía cambiar su expresión, no al menos hasta que tuviera una respuesta. Y no cualquier respuesta, sino una que la satisfaga.

Oyó entonces, arqueando sus cejas con atención, devolviéndole finalmente una sonrisa ligera a su rostro. Si, sabía defenderse, y eso era suficiente. Si necesitaba ayuda o ser rescatado de algún peligro, ella podría tomarse el tiempo necesario para aparecer por allí. Aunque no estaba segura que tanto podría una espada como la de él, hacer frente a alguna bestia de Tasmus, confiaba en que el Príncipe seria lo suficientemente inteligente para poder salir bien de cualquier situación. Después de todo… ¡Ella también se valía en su picardía para con esos asuntos!

Soltó finalmente una pequeña risilla, tomando la diestra de Kensei que aun posaba su rostro. Ella la sostuvo con ambas manos mientras una sonrisa sincera le era dedicada de nuevo.

-Es bueno saber eso. Aun así de necesitar ayuda, llegaría volando hasta aquí. Aunque su padre diga que lo cuida, creo que yo llegaría mas rápido que el, pero… - Dijo, tapándose la boca de manera inmediata, y mirando con algo de curiosidad hacia su alrededor. Acercándose ahora muy precavidamente a Kensei en un susurro le menciono casi en secreto.

-No le digas eso que quizás se ofenda porque lo llame lento.- Menciono, dando inmediatamente un pequeño salto hacia atrás, riéndose de nuevo. Ella se reía sin filtros, y era porque sentía que acababa de hacer una maldad. Una broma, o algo por el estilo. Sinceramente pocos podrían llegar a entender que era lo que a ella le causaba gracia, pero siempre parecía estar presente. Y cuando se iba, volvía fugaz como una chispa que alegraba todo a su alrededor.

Brincando ahora, unos pasos hacia atrás, levanto su brazo y allí poso un pajarillo de color rojo como las rosas mas bellas que pudieron nacer. El pajarillo aleteaba sobre la mano de la sílfide, quien ahora volteaba, mirando al Príncipe de la Luna, que pasos atrás había quedado.

-Aquí puede hacer muchísimos amigos Príncipe. El es uno de los míos, y puede ser suyo también si quiere. – Le comento con unas hermosa sonrisa pintada en sus labios. Mientras tanto el pajarillo alternaba mirada entre ella y el extraño desconocido de blancos ropajes.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Sáb Mar 24, 2012 11:33 am

Permanecí con mi sonrisa sobre el rostro, acariciando a Brisa de manera dulce y suave mientras ella me mira con el ceño fruncido, de manera seria, aunque para mi sigue siendo una hermosura de criatura, ya sea que este sonriendo, seria o enojada sigue siendo una hermosura a la cual tengo ganas de tener en mis brazos para amarla y cuidarla, lo cual esta bien, al menos lo segundo ¿Para amarla? No se me cruzaba por la cabeza esa intención hasta hace momentos atrás, o no con una definición tan clara, realmente estoy muy mal, demasiado rápido ha sido todo esto. Mientras yo combate mis sentimientos con el poder de la razón y la lógica Brisa volvió a sonreír, por lo cual deje de pensar y volví a prestarle toda mi atencion una vez mas a esta bella criatura del bosque, mas que del bosque, del mundo entero debo decir. Dejo escapar ella una pequeña risilla y me tomo la mano entre las suyas, por lo cual comencé a reír yo también mientras le escucho hablar y me rió mucho al ver sus expresiones, es ella sin duda un himno a la vida.

-Jajaja Brisa, pequeña, no te preocupes, yo veré como ingeniármelas llegado el caso. Sobre mi padre, el no es una persona que se enoje por pequeñeces, ademas...Tratándose de ti, es mas seguro que te de todo su amor antes de su odio, lo puedo asegurar completamente- Pensar que esas palabras son la pura verdad, me causa gracia y miedo a la vez. La veo dar unos saltitos hacia atrás alejándose de mi de una forma realmente simpática mientras eleva sus brazos al cielo, al hacerlo un pajarillo se poso en sus manos y revolotea alrededor de ella. Me explica Brisa que esa hermosa criatura es una amigo suyo y me explica que allí podre hacer muchos amigos en el bosque, a lo cual me pongo a pensar si eso es posible, tengo mis dudas al respecto.

-Realmente me gustaría el conseguir muchos amigos aquí, pero no es lo mismo una hija del bosque a alguien como yo, no creo que me aprecien como a un igual hermosa Brisa-
Con sinceridad le dije lo que pienso, aunque tal vez si saben que soy en parte dragón me tendrían mucho aprecio, esa es una posibilidad pero por ahora lo mejor sera mantenerlo oculto como un secreto.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Lun Mar 26, 2012 12:19 am

-La amistad es un regalo que en este bosque se obsequia a cualquiera que un corazón bondadoso posea.- Respondió sin más. Sus palabras iban dirigidas con una gran verdad, una verdad que los años le habían enseñado mientras volaba entre árboles. En Tasmus, no importaba demasiado lo que fueras, pero si demostrabas tener un corazón puro, lleno de bondad y buenas intenciones siempre un aliado encontrarías. Los Natura podían ver normalmente mas allá de los ojos, y por esa razón, Brisa era capaz de ver la pizca más minúscula de bondad aun en el peor de los villanos.

Pero, con el Príncipe de la Luna el esfuerzo ni siquiera se había necesitado. Los aires que lo envolvían eran tranquilos, pacíficos. Era justamente como aquellas personas a la cual uno recurría cuando mas agobiado estaba. Su paz se transmitía a los demás, tranquilizándolos. Brisa sonrío de nuevo, mientras acercaba su mano con el pajarillo hacia Kensei, de manera cuidadosa.

-Siempre creí que la amistad es mágica. Que es el tesoro más grande que alguien como yo puede llegar a aspirar.- Término de explicar con calma mientras observaba como el pequeño pajarillo de pecho rojo volaba hacia Kensei, calmo, mientras sacudía un poco las alas acomodándose en su hombro.

-Después de todo…- Menciono mientras seguía jugando con el pajarillo con su mano. Ella acariciaba su cabecita emplumada mientras él, le respondía con pequeños y suaves picotazos en su dedo. Brisa mantenía intacta su sonrisa, complacida ante el juego. –A mi me hicieron mis amigos. Ellos son como mis padres, y quiero que se sientan orgullosos de mí.- Comento, mientras para luego desviar su mirada al cielo, o lo que se podía ver de el. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que había aterrizado en el territorio de las alseides?

-Oh, creo que empecé a divagar un poco. Perdón Príncipe, a veces no pienso mucho antes de hablar.- Se disculpo, volviendo a posar su mirada a los ojos azules que en frente suyo tenia. Como si su mente jamás hubiera volado lejos, más allá del cielo en esos segundos.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Miér Mar 28, 2012 10:15 am

Me pregunto si sera así como Brisa dice, conociendo a Olayer aprendí mucho sobre los bosques y las criaturas que allí habitan, y si algo aprendí de ellos es que son un circulo muy cerrado a las criaturas del exterior, si bien cuento con el apoyo y recomendación de la centinela del bosque no sera tan sencillo como ella cree, de seguro habrá criaturas que se resistirán a ello en un comienzo. No le dije nada, solo la observe sonriente mientras lleva su mano con el pequeño pájaro hacia a mi, el cual observo con tranquilidad para no asustar a nadie. Las palabras de Brisa son dulces, demasiado dulces, aunque yo no se si comparto la misma visión de la amistad con ella, sera tal vez que yo al tener una familia creo mas en esos lazos que en los de la amistad.

-Creo que la amistad es algo hermoso no lo voy a negar, yo por mi parte tengo pocos amigos, aunque son muy pocos valen por miles, son irreemplazables. Esa es la diferencia entre tu y yo Brisa, así como también la de la mayoría con alguien como yo, muchas criaturas del bosque nacen de la propia tierra, yo en cambio nací de mi madre gracias a ella y a mi padre, criado por ellos, junto a mi hermanos , razón por la cual el concepto de la familia para mi es mas importante que el de la amistad. Pero, estaré encantado de agregar valiosos e irreemplazables amigos a mi vida, no me interesa el genero, ni su raza o religión, mientras la felicidad sea mutua para mi es suficiente pequeña Brisa-
Le explico maso menos a Brisa que lugar ocupa la amistad en mi vida, así como también le dejo saber que lugar ocupa en mi vida mi familia, la cual es lo importante del mundo para mi.

-No te preocupes Brisa, supongo que es inevitable para ti el perderte en tus pensamientos en temas tan sensibles y cargados de sentimientos como lo es este tema del cual estamos hablando, pero puedo asegurar mi bella Brisa, que tu tienes un lugar importante en mi corazón y espero, desde el fondo del mismo que ocupes ese lugar en el permanentemente-
Nos quedamos mirando a los ojos, de manera gentil, si estuviera mas cerca de ella no hubiera dudado en darle alguna muestra de mi afecto.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Jue Mar 29, 2012 11:27 pm

La pequeña Brisa oyó cada palabra de su acompañante con gran entusiasmo y emoción. Siempre le gustaba oír hablar de aquellos que tenían familia sobre, valga la redundancia, su familia. Ella tenia la suya, pero no era la clásica y convencional. Su padre un Dios, su madre una guardiana que no la tuvo en su vientre. Por eso sonreía. ¿Qué se sentirá vivir bajo un mismo techo con un padre, una madre y hermanos? Obviamente Kensei lo disfrutaba, por eso los recordaba con tanto amor. Pensaba de manera fugaz en todas las otras ocasiones en que alguien le comentaba sobre el caos y las peleas que podían albergar un hogar, pero… No parecía ser este el caso, o quizás, solo juzgaba demasiado rápido.

Luego de eso, el Príncipe de la Luna con amabilidad resto su falta, casi su pecado de hablar mucho. Y es que Brisa hablaba sin filtros, tirando todas las palabras que por su mente pasaran. Se sentía feliz, más de que lo era hace unos momentos porque él la aceptaba así, e incluso la quería. ¿Estaba bien lo que acababa de oír? ¡Si, el ya la quería! ¡Y esperaba hacerlo siempre! En un segundo de puro impulso, un impulso lleno de felicidad sin razones, Brisa se abalanzo a los brazos del albino, abrazándolo con dulzura. Y aunque su cuerpo era pequeño, había sido lo suficiente para hacerlo temblar, y hacer también que el pajarillo se diera un pequeño susto, sin que hicieran levantarlo vuelo.

-¡Kyaa! ¡Me alegro mucho saber eso Príncipe! ¡Quiero sepa usted que ya tiene lugar en mi corazón! Y espero que también lo siga teniendo por siempre. ¡Yo le puedo guardar ese lugar si sigue siendo la persona maravillosa que el día de hoy he conocido!- Chillo, feliz, casi exaltada. ¡Que gran día! No solo había solucionado un problema si no que también había hecho un nuevo amigo. Y tener un amigo más era el tesoro más grande que podría encontrarse, era el tesoro que ella buscaba al final de cada arco iris. Su sonrisa era pura y sincera, estaba realmente feliz.

Pero no todo era eterno, y eso se dio cuenta al sentir un pequeño peso sobre su cabeza, picoteando su frente. El pajarillo había volado allí, para empezar a picotearla sin piedad, aunque sin intenciones de lastimarla. Viéndolo ahora sorprendida, quedo enmudecida por unos segundos, intentando pensar que le sucedería al plumífero que sobre ella estaba.

-Vamos… Tampoco pierdo el tiempo y ya pienso volver a mis deberes. ¿No ves que estoy feliz de que tengo un nuevo amigo?- Pregunto, casi como un berrinche. Muy tierno de su parte, solo la pequeña sílfide podía excusarse ante un pájaro y hacerle un berrinche por quedarse a jugar unos minutos mas.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Vie Mar 30, 2012 1:29 pm

Nos quedamos mirándonos a los ojos por unos segundos luego de tanta charla, guardamos silencio, yo fui muy claro con mis sentimientos, pero no le dije toda la verdad, no me atrevo a algo así, pero mis palabras sobre el lugar que ocupa en mi corazón son reales, me ha calado muy profundo esta bella criatura y me temo que no podre sacarla de allí en mucho, mucho tiempo. No se que fue lo que paso, no se si fue algo que dije o Brisa de repente paso a soñar despierta, pero me dio un abrazo con tanta energía que casi me crujen los huesos, casi puedo asegurar que si yo fuera una persona sin entrenamiento hubiera generado alguna clase de queja debido a alguna dolencia. Pero para mi, su abrazo es como estar en el cielo, aunque me quede tieso por un momentos dudando si abrazarla o no, porque al sentir sus sedosos cabellos, el suave roce de su piel...Ni siquiera me atrevo ya a pensar o imaginar nada mas.

-Jajaja muchas gracias mi bello ángel con forma de hada, te agradezco mucho en verdad el que me hayas dado un lugar tan especial en tu corazón, prometo ser digno de tal honor. - Dejándome vencer por mis necesidades sentimentales la rodee con mis brazos, despacio, casi con miedo puedo asegurar, por suerte soy bueno escondiendo mis emociones y mis miedos no me hicieron temblar ni nada por el estilo. Como ya me había imaginado antes, la empece a acariciar, lentamente y con suavidad, sus cabellos, su espalda y su cintura mientras miro al cielo, preguntándole a la diosa de la piedad si Brisa es una bendición o una maldición para mi. Note al pequeño pájaro sobre la cabeza de Brisa por lo cual comencé a reírme a carcajadas, ademas que sus palabras y expresión hicieron que me ria mucho mas de lo había calculado en un comienzo.

-Señor pajarito ¿Puede usted darle mas tiempo libre para estar junto a mi? Es realmente necesario para mi felicidad el que Brisa se quede así conmigo como lo esta ahora, se lo agradeceré desde lo profundo de mi corazón- Mi voz fue tan suave, tan melodiosa que no podía decirse con seguridad que lo que dije fue en broma, si en verdad estaba pidiendo al animalito porque permita a Brisa quedarse junto a mi o si tan solo estaba recitando alguna especie de poesía, pero algo es seguro, mis palabras están cargadas de sentimientos fuertes y profundos.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Lun Abr 02, 2012 2:34 am

El abrazo que ella le había dado fue correspondido, finalmente después de unas bondadosas palabras de su parte. Ambos eran felices de que tenían un lugar en el corazón del ajeno, de que eran amigos, y que podían confiar en ellos. Brisa por su parte estaba particularmente emocionada de tener un nuevo amigo, de que este fuera feliz también porque ella lo quería. ¡Pero que sentimiento maravilloso era el amor y la amistad! Esos tesoros de los que justamente hablaba hacia unos minutos, y que por azar había sido recompensada con una nueva reliquia mas entre todas sus posesiones. Y es que a esa altura, el Príncipe de la Luna ya era parte de ella. Un objeto más seria muy rudo decirlo, pero Brisa era dueño del albino que muy suavemente la acariciaba. Una costumbre un poco rara, e inclusive molesta, ya que podría en su afán de celar lo suyo, hacer cosas que no pasaban por lo razonable. Pero vamos, que de momento no había porque preocuparse. La sílfide sonreía inmutable hasta que la voz del ojiazul la despertó de su paz.

Y aunque Kensei clamara por la presencia de la pequeña como algo importante, el pajarillo tenía un buen punto. Si, debía cuidar el bosque, no quería que hubiera mas accidentes como el del pequeño fauno. ¿Aun la atormentaba esa muerte? Absolutamente, aunque Brisa podía aparentarlo de una manera muy profesional lo culpable que aun se sentía respecto a aquella situación. Era una niña después de todo, una niña que sentía que había roto algo invaluable, y sabia que no habría disculpa que pudiera arreglarlo.

-Aunque me duela admitirlo, tiene razón… La última vez que me descuide pasó algo muy feo… - Murmuro algo pensativa, pero sin despegarse de Kensei y esas caricias que iban desde su cabeza a su espalda. Podría quedarse tranquilamente mas tiempo en ese lugar, pero nadie le aseguraba que la tragedia no se repitiera, y de manera mas grande. Después de todo, a pesar de que ya todos sabían que tendrían que empezar a cuidarse por si solos, siempre estaban atentos y expectantes de quien primero viniera a ayudarlos, fuera la dulce melodía del bosque.

-Creo que me he quedado mucho tiempo aquí Príncipe…-
Aclaro, mirándolo con algo de culpa por lo que en esos momentos le decía. -¿Quisiera saber algo mas antes de que parta? ¿Alguna duda? – Pregunto, asegurándose de que cuando se fuera, el tuviera la suficiente información para poder arreglárselas solo, o mínimamente, hasta que las alseides decidieran volver al prado de violetas.

Realmente lo ultimo que quería la pequeña Brisa, era volver a experimentar aquella situación que se había dado cuando caminaba con su Primer Príncipe de cabellos verdes. Recordar aquellos momentos era algo que le endurecía las alas de los nervios y la ponía definitivamente triste. No quería ni imaginar que otro fauno o criatura del bosque fuera ultrajado de esa forma tan bestial como en aquella ocasión había observado.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por kensei shinomori el Mar Abr 03, 2012 2:12 pm

A pesar de que le pidiera mas tiempo a Brisa eso es algo con lo que ella no cuenta en este momento, sus obligaciones como centinela del bosque son demasiado importantes y ademas con consecuencias graves en algunos casos, me imagino que mantener este lugar en paz y seguro debe ser un gran sacrificio diario. Nos abrazamos por un rato hasta que ella decidió que no podía seguir allí conmigo ya que la ultima vez que no cumplió con lo que debía cumplir ocurrió algo malo, así que muy a mi pesar lo acepte.

-Esta bien mi ángel en forma de hada, comprendo bien que tienes que cumplir con tu deber, así que muy a mi pesar me separare de ti. -La sigo acariciando tratando de alargar un poco mas la cercanía de nuestros cuerpos. -Necesito saber algunas cosas mas, como por ejemplo ¿Puedo cazar aquí? Para vivir necesito alimentarme y comer solo frutas y verduras no alcanza para mantener mi balance alimenticio. Ademas me gustaría ver a tus compañeras, a las Alseides de ser posible, creo que lo mejor es que me conozcan estando tu presente- -Si iba a vivir aquí necesito mas información vital para mi supervivencia, pero para sobrevivir debo hacerlo sin quebrar las reglas del lugar propiamente dicho, no vaya ser que desconociendo las costumbres del bosque en cuestión termine haciendo un gran daño.

-Necesito aprender las costumbres del bosque de Tamsus, pero supongo que eso me lo pueden enseñar las Alseides, claro que eso sera una vez que ellas confíen en mi- Lo dejo claro ya que si no confían en mi persona sera inútil cualquier acercamiento que intente con ellas. -También me gustaría saber donde puedo encontrarte en caso de necesitarte, para los casos de emergencia, prometo que no te llamare solo para darte abrazos- Acompañe ese ultimo comentario con una sonrisa amable, una sonrisa que no haga el momento de la separación algo doloroso sino que nos de algo de paz y felicidad.

_________________


Black is the rose that's now in my hand
black for the blood of the fallen
symbol of death will soon be reborn
into the life of my tears' fall...
reborn and grow!
avatar
kensei shinomori

Mensajes : 20
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Chari el Jue Abr 05, 2012 12:23 am

-¿Ca…zar…?- Murmuro un poco extrañada, desviando por segundos casi eternos su mirada hacia el suelo. Brisa definitivamente no era una partidaria de que cazaran en Tasmus, ni por asomo. Le dolía saber que alguien había asesinado a alguna criatura del bosque que muy posiblemente fuera su amiga. ¿Comer carne? ¡Era de bárbaros! La pequeña hadita jamás había comido en su vida bocado alguno de carne, y siempre que se le había ofrecido, lo había rechazado con ímpetu. Tenia cierto miedo de que si aceptaba, terminara gustándole, pero no era algo que estuviera dispuesta a admitir. Y aunque su Adorada Madre le había tratado de explicar innumerable veces que eso era algo vital para el equilibrio del mundo, aun le costaba aceptarlo del todo. Quizás, solo por esa ocasión, ella accedería a que el Príncipe pudiera pescar…

-Supongo que puede… Solo que no me invite nunca a comer…- Menciono, sin volver a verlo a los ojos. Habría que ser muy ciego para no darse cuenta que ella desviaba la mirada a propósito, pero también habría que ser muy poco experimentado en la vida, para no darse cuenta que, lo que hacia Brisa solo era forma de contener una pequeña rabieta infantil. Porque después de todo, ella era una niña en su pensar, aunque su apariencia pudiera dar a pensar que era alguien mas mayor. Aunque, como podria uno esperarse, ese gesto un poco molesto no podría durar mucho. Volviéndole la mirada esta vez, lo miro mas calma, respondiéndole.

-Si, debería ir a buscar ya... O podrías ir tu… ¿Puedes decirles que ya pueden volver…?- Pregunto, llevando su mano ahora hacia su cabeza y tomando al pequeño pájaro que desde hace un buen momento llevaba descansando ahí. Este la observo, y ni bien lo soltó, salio volando fugaz como una estrella hacia los árboles. Ahí se enviaba el mensaje que reestablecería a las habitantes de ese paraíso de flores. Lo mas seguro es que las prontas risas y el aroma inconfundible de rosas recién abiertas anunciarían la próxima venida de las hadas de las flores, que por mas pequeñas que fueren, hacían su magia para embellecer al mundo. Para hacerlo un mejor lugar donde vivir para los enamorados como los amantes de la vida en si.

Ahora que la mirada dorada de la joven peliceleste, ya había dejado de ver al pajarillo, volvió hacia su Príncipe albino. Le sonrío, como primera respuesta a su duda. ¿Dónde encontrarla? Era difícil de decir, ella era como el viento. ¿Dónde hallaba al viento cuando uno lo quería? Podría tener la suerte de que el viniera solo, como que este no apareciera ni por casualidad. Todo era relativo, y mas para ella que vivía en constante movimiento. Quedar quieta era un castigo, y solo lo hacia cuando los sueños mas profundos la asaltaban en un lugar secreto de Tasmus, donde solo ella tenia el lujo de dormir. Jamás colluvio, heres o un natura común lo había conocido, y era justamente por el misticismo del aire que lo protegía. Su guarida secreta, pero tampoco podría decirle donde quedaba. Y aun si se lo decía, dudaba realmente que lo encontrara.

-Si necesita llamarle, solo encuentre algún pájaro y dígaselo. De ultima a una alseide, que también me harán llegar al mensaje. No se como serán sus emergencias, pero cuando algo anormal sucede por aquí, yo soy la primera en enterarse y acudir a arreglar la situación. Por eso no tema. Seguro mas de una vez lo vendré a ver, que como puede esperarse de una centinela, ando patrullando a toda hora por Tasmus. – Le explico, muy feliz, con una inamovible sonrisa en su rostro. Esperaba poder haberle dado una respuesta satisfactoria, lo esperaba de corazón.

El silencio entonces, inundo por unos ligeros segundos el ambiente, cuando un débil sonido de risas se podía oír. Casi como campaneos, era sabido. Las Alseides estaban cerca, muy cerca.
avatar
Chari

Mensajes : 98
Piedras : 395
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ El dulce aroma de las violetas. ~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.