En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Frio... Sin embargo, cálido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Frio... Sin embargo, cálido

Mensaje por Siegfried el Jue Jul 21, 2016 1:52 am

Identidad: Siegfried.

Edad: Aparenta menos de 30.

Raza: Colluvio,

Alineación: Caótico bueno.

Deidrabba: Vivo.

Elemento: Luz.

Descripción psicológica:

Decir que este hombre es una persona enteramente feliz, es estar errado, pero se es ingenuo si se piensa que es alguien débil de corazón y voluntad. Siendo determinado al punto de caer a veces en la estupidez y la terquedad, y en ocasiones demostrando una lógica adecuada, sabiendo que algunas veces la Discreción es la mejor parte del Valor. Considera que no tiene una razón para vivir, pero tampoco una para morir. Si su espada esta hecha para matar monstruos, entonces eso es lo que debe hacer.

Siegfried es alguien convencido de que la respuesta a todo está en el camino, y si no lo están, entonces se descubren a medida que se avanza de alguna manera. Su mentalidad es llanamente simplista, y suele entender poco de lo que es complejo. Es alguien que sonríe a todo momento, sin importar que en la batalla el rostro de un hombre pueda endurecerse, al momento de finalizar con la misma habrá de demostrar felicidad. Mucho es lo que ha perdido, y la locura con forma de dragón es más una maldición que cualquier otra cosa, que lo lleva a debates solitarios con su propia mente. La búsqueda de la resolución es uno de sus objetivos, y con vista al mismo habrá de actuar siempre, protegiendo lo que posee y lo que vaya ganando, y más si eso son los sentimientos.

"Mientras más oscura es la noche, más brillan las estrellas"

Descripción física: No es alguien que pueda pasar desapercibido fácilmente, pues su armadura hecha con los huesos y escamas mas resistentes de monstruos asesinados durante generaciones por su familia, y su arma principal que lleva consigo en la espalda, cuyo tamaño es comparable al de una persona, le hacen destacar habitualmente si no usa algún tipo de manto oscuro, como un vagabundo, para protegerse del clima y de las miradas de mercenarios.

De contextura no exagerada, pues un guerrero debe saber mantener el equilibrio de su musculatura, sabiendo que mientras mas volumen tengan sus extremidades, menor sera su agilidad. Entrenando de forma que pueda desarrollar fuerza y resistencia sin comprometer el tamaño de sus fibras musculares, pero si definiendolas de forma atlética, ha obtenido un cuerpo de 2.20 metros de altura y un peso comparable de de 130 kg.

Su cabello es plateado y sus ojos destellan de color azul, mientras que por su torso se puede apreciar una marca de color esmeralda brillante durante las batallas, símbolo de la naturaleza draconiana.

Habilidades:

Fafnïr

Uno de los taimados que azotó por años a las tribus del norte, fue un Dragón inteligente pero violento llamado Fafnir. De sus fauces provenían fuertes ondas cargadas de pura locura, y entre ellas el concepto absoluto de Muerte. Sus flamas no eran calientes como el fuego de la batalla o el que puede apaciguar el frío, sino que eran nutridas por un calor proveniente de la propia naturaleza del Fallecimiento. Siegfried, gracias a la oportunidad que sus compañeros le otorgaron, logró apuñalar a la bestia y ser bañado con esa esencia, que más que parecer vida escapándose, era como bañarse en una visión mortífera.

Maldito para siempre y sin salida por una esencia corrupta del Otro Lado, Siegfried obtuvo cualidades draconianas a nivel parcial y especial. Su nivel de resistencia mágica se incrementó al punto de disminuir la efectividad de los conjuros hostiles a la mitad de su poder, y los elementos como el Fuego y la Tierra resultan incluso menos efectivos contra él. Cabe destacar, que aparte de la gran fuerza que pudo adquirir debido a las batallas y entrenamientos, esta cualidad ha incrementado ese atributo en varias veces más, siendo capaz de manipular peso que solo podría ser sostenido por al menos diez bestias en máxima condición física.

Impresa queda en su alma por siempre esta maldición. Es imposible retirarla.


Jordmungandr

Nombrando a uno de los integrantes del Clan de Dragones de las Tierras Heladas, Siegfried adquirió esta maldición justo antes de desvanecerse luego de ser alcanzado y poseído por Fafnir. Esta inscripción fue dejada en su espíritu al igual que la marca del árbol draconiano corrupto fue dejado en su pecho. Siegfried ahora puede caminar sobre el agua si ese es su deseo. Jordmungandr tuvo piedad de él por alguna razón.

Sin embargo, no culmina ahí la particularidad de esta condición. A cambio de la mala suerte por llevar la posesión de un dragón y la condición de otro, Siegfried hace que sus atributos de fuerza y velocidad sean incrementados cuatro veces más, sin excluir sus otros beneficios. Su nivel de resistencia física y la resistencia al Hielo y al Viento son lo más notorio de esta cualidad. Sin duda esto lo asemeja mucho más a un monstruo, pudiendo competir en varios aspectos contra ellos.

Impresa queda por siempre esta maldición en su misma alma. No es posible retirarla.


Yggdräsia

Como parte del misterio que traslado a Siegfried desde las Tierras Heladas hasta Tzión, se piensa que la única integrante hembra del Clan de Dragones fue la que llevó al inconsciente Siegfried lejos de su lugar de origen, por razones desconocidas. ¿Protegerlo? ¿Condenarlo? De cualquier forma, viajar en la cercanía de un ser como Ella, deja a sus acompañantes efectos distintos; puede ser muerte, o puede ser vida, o algo completamente diferente.

Yggdräsia cubrió a Siegfried de forma no intencional, con varias de las extrañas fuentes de energía que ella ha recolectado, y convirtiéndose en un componente de su maldición, lo ha dotado con una singular resistencia mágica y física en general. Una vez que el guerrero albino tiene contacto por primera vez con un ataque oponente, disminuirá la efectividad del mismo las siguientes veces que se use. Cada repetición de ese ataque perderá un 1/5 de efectividad.

Esta maldición está impresa en su alma. No es posible retirarla.


Alptraum

Alptraum advirtió a Siegfried sobre su destino durante el camino que tomaba sin detenerse. De los más desquiciados y peligrosos del Clan de Dragones de Omniros, este ejemplar es uno de los que alcanzó su ideal de perfección al convertirse en una Pesadilla Viviente. A su alrededor, el mundo cambia y se retuerce, como lo hacen todos los que le puedan seguir.

Siegfried ha ganado una protección contra las amenazas mentales de forma pasiva y moderada, más no es la cualidad principal de esta habilidad. Por cada aliado en una batalla, el Guerrero incrementa sus resistencias una parte adicional a los beneficios que recibe, y sus aliados igualmente se verán imbuidos por una parte de todos los aumentos de batalla de él, resultantes de la combinación de todas sus habilidades y la Inscripción de Tzión. Es decir, Siegfried es un fortaleza andante.

Esta maldición está impresa en su alma. No puede retirarse.


Siegblut

La verdad detrás del funcionamiento de Siegrand, la espada que brilla como el sol. Nada de especial había en el individuo de Siegfried que no pudiese tener alguien más de su familia, tan solo se trata del hecho de haber nacido en el linaje del Ancestro y tener la sangre de Siegheim, para poder blandir ese filo enorme. Es por ello que puede manifestar ondas de luz desde la misma, o hacer que ese material hierva lo suficiente para derretir los glaciares más antiguos. Sin embargo, tal poder se mantiene sellado siempre con la mejor protección posible, y eso es la ingenuidad de su actual portador.

Por el bien de su seguridad y de los Heres que le rodeen, los Commendado crearon una funda con la cual contener la espada en caso de mantenerla sellada. La Inscripción de Tzión, cuya única particularidad es ser irrompible, llega a servir como protección por esa razón, como también ser capaz de sanar heridas si se permanece en reposo y fuera de peligro.


Arma: Siegrand, una espada que ha sido herencia para los hijos mayores en el linaje de Siegfried, desde su creación. Es imperativo y obligatorio siempre pasar la espada a las nuevas generaciones cuando están listos... Aunque en este mundo, nada nunca realmente lo está. Un arma con la particularidad de Matar Dragones, aunque cierta chica en Nuhl le dijo una vez que no era para tal cosa: Era una espada para matar a la noche, por tanto no servía de nada si Isha o la Gran Estrella estaban en el cielo. Fue más una metáfora que algo literal... Pero, ¿Quien mejor que una herrera para juzgar una espada?

Siegrand es el nombre de la espada que una vez perteneció al primer heredero de linaje. Siegheim el Indestructible, forjó una magnifica pieza para la batalla, hecha con un metal que ni siquiera pudo resquebrajarse en el centro del mundo. Ese material viajó por ríos de lava, torrentes de agua, hasta llegar intacto a las inexorables Tierras Heladas, donde ni siquiera tanto castigo fue capaz de moldearlo. Solo la sangre del viejo era lo bastante caliente, junto con la de mil monstruos y dos mil guerreros, fueron capaces de fundir el metal y permitir que la Gran Estrella y el Lobo Blanco bendijeran la forja de un arma que tendría un propósito:

"De la sangre de la batalla es creada, y con el alma del bandido que robó a las Estrellas este metal será imbuida. En este mundo, donde día a día luchan por su vida, Siegrand, protege a los vivos y a nuestros muertos."

El despertar de Siegrand fue una respuesta a los rezos de batalla de una de las tribus del norte, amenazados no solo por otros habitantes, sino por fieros monstruos y viciosos dragones.

Lo primero que fue asesinado por Siegheim, fue un dragón. Bendecida ha quedado, como un Arma Asesina de Dragones desde entonces.


Historia: En sus sueños, las advertencias y mensajes misteriosos de Alptraum hablaban de un lugar donde ya el fin del mundo había llegado. Un lugar donde no debía ir, y sin embargo existía algo para él. La muerte de villanos no arreglan el mundo, pero si pueden mejorarlo sustancialmente...

Entre burlas y acertijos, el taimado dragón de las pesadillas lo ha provocado. Lo ha desafiado, e incluso amenazado con una terrible consecuencia si elegía no acudir a ese lugar donde las esperanzas van a morir.

El testamento de Gargatosz, el último protocolo de Nimflehogg, y las frases demenciales de Alptraum, sumadas a los bramidos mentales de Fafnir que le prohíben acercarse... Le indican que debe ir, a ese lugar, donde los guardianes temen adentrarse.

Sea lo que sea que le espere, sea personal o un engaño, lo sabrá. Igual que siempre, sabe que no está solo...

"Una persona puede perderlo todo, y aún así conservar la fe..."
avatar
Siegfried

Mensajes : 51
Piedras : 205
Deidrabba : Neutro.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frio... Sin embargo, cálido

Mensaje por Tamamo el Jue Jul 21, 2016 6:36 am

Y así es como completamos la fiesta ~ Miren nada más quien llegó aquí...Y parece que te has hecho un poco más fuerte ¿Será posible que tu alma se esté sobrecargando de información?

Tu me caes bien, me gusta tu sonrisa y tienes un cuerpo bastante apetecible ♥ , lástima que tu corazón se encuentre en un lugar donde solo las pesadillas imperan.

¡Tu presencia ayudará a todos, de eso no cabe duda! No te atrevas a morir, todavía tienes mucho que hacer en este mundo.

¡Bienvenido y disfruta un poco más de este continente!
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.