En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

El aflorar del otoño

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El aflorar del otoño

Mensaje por Tamamo el Lun Jul 11, 2016 8:21 pm

Rapidus Terra: El aflorar del otoño.


"Ailidra, una pequeña aldea rural, ha rogado al mundo por su auxilio.  La luz de la gran estrella ha dejado de asomarse por los cielos, así como también la protección de las hermosas hermanas celestiales, los cielos grises apenas y se esclarecen por el pasar del tiempo y en consecuencia una gélida temporada ha traído muerte al único ingreso que posee la inocente gente del pueblo.

Las deidades no han hecho oídos sordos, las desesperanzadas brisas apabullantes han sido escuchadas por anónimos héroes de palpitante corazón, los hubo mestizos como así también puros, los hubo extraños también, más de ellos solo se tiene el recuerdo de una humilde lápida, apañadas con las lágrimas de aquellos quienes los enviaron a su muerte.

Hostigados por la soledad los habitantes de Ailidra no pueden sino más gritar hasta que la última parte de sus reservas se agote, el hambre es un fantasma cruento, el terror los mantiene arraigados en el asentamientos, puesto que llegar a ellos es un mérito venerable para cualquier aventurero; mas lo que ellos realmente esperan es que sus almas no sean devoradas por el hermoso bosque otoñal que se asoma en el horizonte, donde el viento es tan gélido como en el Norte.

Minuto a minuto la tierra se tiñe de carmín, la vegetación muerta se alza y los que fueron nobles centinelas han dejado que la frondosidad anaranjada los arrope.  Gritos extraños se escuchan más allá de tan radiante confín, más irónicamente no es el olor de la sangre repulsivo para aquellos que se encuentran empedernidos, deseando penetrar en aquel mar viviente.

Se dice que la aldea alguna resguardada bajo el ala de una pacífica metrópolis; alimentos a cambio de vida, las sociedades mestizas congenian, más cuando son lideradas por una persona de nobles intenciones y esplendido intelecto;  mas solo una sombra de eso ha quedado, el nombre de la susodicha ciudad se ha olvidado, evitando de esta manera la invocación de pesadillas en los marchitos corazones de los Ailidrenses.

Pocos días quedan para que el Destino cumpla con lo prometido, lo que el bosque esconde emergerá y con el pasar del tiempo más y más el bosque se extenderá, buscando crear un fétido edén otoñal.

La última oración de los inocentes llega a los oídos de otros condenados, y responden, creyendo que la cordura tiene derecho a reinar, aunque sea por un instante
".
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.