En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Vie Oct 11, 2013 1:05 pm

Atuendo:

Se dejó caer sobre la dura cama, completamente exahusta. Ambos brazos a los lados y la mirada perdida en la nada, pudiendo por fin respirar tranquila. El viaje había sido largo, física y mentalmente agotador, como lo era siempre viajar con su querido esposo. Cerró los ojos con suavidad por un momento, deseando que aquél segundo de tranquilidad durase para siempre mientras Astrain yacía en la primera planta "pagándole" al dueño de la taberna.

La cama era grande, matrimonial, puesto su hombre había insistido en ello... y había sido bastante persistente. La cara del que antes les había comentado "¡Qué linda hija tienes!" se volvió sombría al vislumbrar las oscuras intenciones en la sonrisa de Astrain. Sin hacer más preguntas les había acercado la llave de la habitación, la cual Millia se apresuró a tomar, corriendo escaleras arriba.

Incluso 5 minutos sin él eran gloria.

Respiró profundo. Además del cansancio muscular, sentía un intenso dolor en las costillas, que le impedía respirar bien. Detestaba cada vez que tenían que pasar por algún bosque para llegar a su destino. Siempre parecía traer recuerdos a la mente del lupino y realzar sus pasiones, con consecuencias siempre dolorosas para ella. Giró sobre su cuerpo para quedar ahora boca arriba, con los brazos abiertos mirando el techo. No quería que le pillase desprevenida, ni darle ninguna excusa para agarrárselas con ella, como siempre hacía.
Ya ni siquiera deseaba que el dueño del lugar estuviese bien, eso era siempre una ruleta rusa y no importaba lo que ella pensase, no afectaría en su destino.

Se estiró la falda del vestido, para que no se viese arrugada y volvió a cerrar los ojos, por unos minutos más, esperando no quedarse dormida antes de que su marido regresase...

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Vie Oct 11, 2013 2:41 pm

El cuerpo le incomodaba, llevaba mal puestas las correas del traje y el incesante chillido en sus oídos le hacía estremecer al punto de olvidar en donde estaba. De hecho, ni siquiera sabía donde estaba parado, solo sabía lo que su cabeza le repetía. Esa hermosa y sabrosa herejía que cometía contra natura al llevar a una pequeña criaturilla como Millia al alero de sus perversiones.


- ¡Que linda hija tienes! -


Esa frase dibujaba en su cabeza las posibilidades de haber fecundado ya a su esposa, pero no podría decirlo a ciencia cierta. Giró hacia el tabernero y estiro la mano dejando caer un poco de dinero, pagando de antemano la pieza y también un pan enorme de dura corteza y una botella de vino barato, aún no tenía hambre de comida.

El ambiente era demasiado agradable, tanto que le llegaba a incomodar, Astrain no es mucho de hablar con la gente, bueno no en una situación "normal", así que estaba de pie esperando a que llegaran con su encargo para poder subir rápido a ver a su pequeña y adorada esposa.

Sintió como alguien le vigilaba de pies a cabeza, miró de reojo y solo vió lo usual, gente común y corriente bebiendo algo o pasando por afuera gritando como si la calle fuese suya, pequeños ninños que juegan mientras sus madres preparan la cena. Podría salir a la calle y comenzar a masacrarlos a todos, solo para sentir como se derrama la ocura que conlleva su mirada, pero no, esa noche era noche para descansar.

El tiempo pasó casi eterno y la paciencia se empezaba a exudar por los poros del cuerpo, por fin llegó el tabernero con el pedido, una botella de vino llena de moho y polvo que limpió con un paño igual de polvoriento y mohoso, dos copas pequeñas y un pan redondo de color café oscuro con pequeñas motas blancas de harina cruda que le coronan, y manchones negros en la base, huella de su paso por el horno.

Dió la espalda a todos y se dirigió a la escalinata, subiendo paso a paso, habia esperado tanto (o así al menos el lo creía) que no se apreduraría ahora que ya estaba ahí. Llegó a la pieza que le indicó el tabernero, abrió la puerta suavemente y le regalo la mejor de las miradas y bufó. Esperando que la pequeña advirtiera que su hombre había llegado. Avanzó sin decirle nada, dejó la botella de vino y el pan sobre la pequeña mesita de noche al costado de la precaria cama. Y recordó cuantas veces habían hecho cuántas cosas sobre camas precarias, que ya no le molestaba dormir en donde fuera, pero sabía que pese a que el era como era, su pequeña amada, se merecía aunque fuera una noche, dormir bajo techo.

- Bueeeenas Nocheeeeeez - susurró casi serpenteante al oído de la pequeña - No creo que tengas tanto sueño ¿o sí? - sonrió y se quedó de pie junto al cuerpo recostado de la pequeña, atento a la situación, esperando como cazador a su presa, esperando el más leve desliz de la tela que la nena llevaba sobre sus piernas para dejarse llevar otra vez por la locura, o tal vez quien sabe y esta noche se convertía en un romántico empedernido.

No no, todos sabemos que se dejará llevar por la locura, la diferencia es saber cuánto aguantará.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Vie Oct 11, 2013 5:01 pm

No sabía que era lo que le veía. Realmente nunca supo que era lo que le había atraído a ella. No era una mujer adulta, una pareja mucho más adecuada para alguien como él, y usualmente de su preferencia, incluso ahora. No tenía grandes curvas, era pequeña, monona, casi como una niña, ahora recién rozando la adolescencia. Y cuando se conocieron, se veía más pequeña aún.

Tampoco era que fuese un pederasta, era algo mucho más profundo que eso, puesto nunca le había visto poner un dedo encima a otra niña en el sentido sexual, y aunque con ella lo disfrutaba de una manera completamente morbosa, había sido algo más. Si bien en un principio la utilizó como herramienta, Millia siente que el supo que había algo más en el momento en que la vio. Y si también era cierto que el mismo se lo había revelado, sentía que había algo más aún que solo lo que él le había dicho.
Su parte faérica era lo que le atraía, pero sospechaba que no era lo único. Un ser de tal edad, como lo era su consorte, debió conocer a cientos de mujeres de razas diferentes, y según lo que ella sabía, solo se había fijado en Millia de aquella forma. Bien podría ser una mentira.

No sabía si sentirse honrada o desgraciada por aquél hecho.

Meditaba eso cuando escuchó los pasos de Astrain subir por los escalones. Fueron parsimoniosos y con cuidado, aunque sabía que el estaba ansioso por verla. No siempre era así, pero cuando la deseaba, la deseaba a todas horas.
Y aunque le costase admitirlo, le dolía cuando no era así.

El llamó su atención, y Millia abrió los ojos con cuidado, mirándole un tanto inexpresiva, sin voltear el rostro. Le vio avanzar y sintió un escalofrío que comenzó más abajo de la última vértebra de la columna y que terminó en la punta de su cabeza, pero su cuerpo no se movió ni un pelo. A la menor seña de debilidad le tendría abalanzado encima suyo.
A veces pensaba que si ella fuese la que lo buscase, quizá el dejaría de acosarla... mas no lo hacía.

-" Bueeeenas Nocheeeeeez "- Extrañamente, esta vez tuvo que contenerse para no ladear el rostro por el
¿Placer?
efecto que provocaba en ella, eso le hizo temer.
Su cuerpo estaba completamente destrozado, lo que menos quería era más ¿Entonces por qué se sentía así?
La verdad era que estaba cansada, pero no. No tenía sueño.

El momento era tenso; cualquier movimiento demasiado suave activaría al cazador, como cualquier movimiento muy abrupto tendría represalia. Lo mejor era comportarse con naturalidad.

- Pero no tengo ningún buen libro para leer - Le reprochó, recordándole lo que siempre hacía. Millia adoraba leer, y si bien Astrain le proporcionaba libros de vez en cuando, solía molestarse cuando se ensimismaba en ellos y no le prestaba atención. Era por esto que nunca podía conservarlos si sobrevivían a sus encuentros. En el último viaje había perdido una gran colección ya de libros.

Lo único que le compensaba era su buena memoria. Al menos las historias siempre las podría recrear en su mente... Pero no era suficiente para zafarse de la cruda realidad que le atormentaba.

Hacía lo posible por evadir el tema. Si bien el era un pésimo esposo, a veces, solo a veces, intentaba hacerla feliz. O mantenerla cuerda para que no se matase, no lo sabía.

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Vie Oct 11, 2013 9:46 pm

La veía allí, recostada sobre la cama, con su pequeña e infantil silueta, era hermosa a sus ojos, ignorando por un momento la locura y dejándose llevar por el arrbato de su corazón la vió ahí y rememoró la primera vez que la vió cruzando el bosque, cuando la encontró entre aquella soledad tan natural, tan inocente... tan... pura.

Sonrió abiertamente mientras abría la botella de vino, y sirvió una copa, la tomó con una de sus manos mientras con la otra se acomodaba un poco la gabardina, escuchó la replica de la pequeña con respecto a los licros, le gustaba como se devorada aquellos trozos de papel que le contaban historias, y a veces le gustaba cuando ella le contaba una que otra historia como madre que le cuenta a su pequeño un cuento antes de dormir. Pero a veces odiaba cuando ella se ensimismaba y le daba más importancia a los papeles en vez de a ella.

Le gustaba consentirla con premios cuando ella se portaba bien, después de todo si no agasajas a tu consorte ¿Cómo la mantendrás interesada? No todo en la vida es fornicar y procrear, también hay ciclos de calma, incluso la luna se esconde un par de días al mes para poder descansar. Y probablemente esa era una de esas noches, solo probablemente.

- No hay libros, porque aún no tenemos un lugar fijo en donde quedarnos, solo vamos de paso, y no podemos llevar más carga que la que portamos en nuestras manos - dijo mientras se sentaba a un costado de la cama mientras sostenía la copa en una de sus manos y con la otra comenzaba a dibujar espirales con una de sus garras en la ropa de la cama, mientras avanzaba la mano hacia una de las pantorrillas de su consorte, le gustaba jugar a tentar y asustar a la pequeña, y sabía que ante el más mínimo roze de la pequeña, esta entraría en su posición defensiva que a el tanto le gustaba.

Dió un sorbo a la copa, sintió el sabor barato del vino que le había dado el tabernero, lo mantuvo en la boca un rato y lo devolvió a la copa, su cuerpo no iba a tragar tal bazofia. Dejo la copa en el suelo y la mano que jugueteaba contra el borde del vestido y la piel de la pequeña ahora paso a dejar de jugar y comenzó a acariciar.

Sus ojos se entrecerraron, su mirada se baño de ese candor libidinoso que precede a las ganas de amar. buscó el rostro de la pequeña y sus colmillos se asomaron por entre su rostro - Amada mía, ¿Me dejaras esta noche poseerte de corazón, o acaso quieres que te tome a fuerza de recuerdos? - Le gustaba sembrar ese toque de miedo, duda y fugaz deseo en el corazón y la cabeza de la que a su vida hacía compañia. La noche es joven así que hay tiempo para una y mil caricias de pasión.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Lun Oct 14, 2013 4:20 pm

Sintió el olor fuerte del mal vino apenas abrió la botella. El olor del barato brebaje inundó su pequeña nariz, molestándole. En ese poco tiempo que llevaba con su consorte, había conseguido apreciar el sabor y el olor de un buen vino que varias veces había apaciguado el dolor y le había adormecido en el candor de su bamboleo. Mas a pesar de que su paladar y nariz se habían refinado, varias veces hubiese rogado por cualquier licor, incluso más barato que ese, para que calmase el ardor de sus heridas.
Pero ahora no había caído tan bajo. Podría apaciguar el dolor de sus costillas siempre y cuando no se moviese demasiado.

- "No hay libros, porque aún no tenemos un lugar fijo en donde quedarnos, solo vamos de paso, y no podemos llevar más carga que la que portamos en nuestras manos" -

Sintió hundirse un poco en la cama mientras esta cedía ante el peso del Licántropo, siendo inevitablemente atraída un poco hacía el por pura gravedad.

{Irrefutable e innevitable como la gravedad...}
Pensó mientras sentía el susurro de su garra sobre las ropas de cama, que mal no le habían hecho a nadie, sabiendo que pronto encontrarían carne tierna a la cual castigar. No tardó demasiado y fueron sus delgadas pantorrillas las que pagarían primero. Se puso tensa instantes antes de que rozase su piel, y se relajó -tan solo un poco- cuando no detectó dolor alguno ¿O es que su cuerpo estaba tan magullado ya que no sentía nada? De todos modos la caricia fue electrizante y sicológicamente mil veces más dolorosa que cualquier corte que el le pudiese provocar.

Las caricias cerca del flequillo del vestido estuvieron mejor. Millia cerró los ojos por un instante, perdiéndose la mirada libinidosa del lobo y tan solo los abrió cuando él le dirigió la palabra.

¿Poseerla de corazón? ¿Aquello cambiaría el hecho de algún modo?

Detestaba que le gustase tanto jugar con ella así, con su cuerpo, su mente... y sus sentimientos.
Porque aunque no sabía cuales eran, habían sentimientos hacia el Lycan, sentimientos que batallaban a muerte entre ellos día a día por ganar en la carrera de la cordura. Y tenía miedo, porque cada palabra que salía de su boca era peligrosa, nunca se podía saber si era una trampa o era real sinceridad de su "corazón", de él tener alguno. Y no podía mostrarse débil, no podía flaquear, o el la consumiría entera. O peor, ya no la necesitaría más y la deshecharía como quien arroja huesos a los buitres.

Le hubiese gustado preguntarle millones de cosas, incluso hasta burlarse de su concepto de "amor", pero cualquier palabra que pudiese salir de su boca en aquél momento probablemente arruinaría la posibilidad de tener una noche donde la luna se escondiese y junto a ella, partiese el dolor...

Así que en silencio estiró su brazo derecho y le tomó del cuello, atrayéndola hacia ella con suavidad, para depositar un beso -quizá demasiado- lento, progresivo y con delicadeza. Cuando acabó, abrió los ojos, esperando ver algo diferente en el rostro del lobo, algo que antes no hubiese visto...

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Lun Oct 14, 2013 9:40 pm

Se quedó ahí de golpe junto a la cama mientras respiraba, la sangre no le hervía y eso era raro en el, talvez el "paso" por el bosque le había quitado las ganas de aullar, el menos por los segundos que llevaban en la habitación los dos. O siemplemente quería deliberadamente forzar a su amada a dar ese paso sobre el borde del deseo. A perderse entre caricias infinitas, agonía y placer. ¡Y vaya que le encantaba el sabor de la agonía ajena!

Hasta que sintió la pequeña manito sobre su cuello, como tantas veces el la había tomado, le había lacerado los costados del rostro tomándola a la fuerza, ella con la suavidad de su cuerpo inocente, le tomo con una mano y no bastó más que el hecho de querer arrastrarlo hacía su núcleo personal que hizo que el lupino se dejase llevar, como si ella tuviese gravedad propia, y el se dejaba llevar por la líneas de suave y dulce locura que escapaban de los respiros lentos y acaramelados de su boca. Y fue su boca la que lo invitó a sellar sus respiros en los de ella, y fue su boca la que se sumergió en la de el, suavemente, dejándo que por pequeños y eternos segundos, la espiral del universo palpitara en el antebrazo tatuado del macho lobezno, y por un instante su corazón bufó, sus ojos se llenaron de oscuridad, el amor es amor porque te llena, pero otra cosa muy seria es volverse meloso por dejarse llevar por ese sin razón que los humanos llaman romance.

Astrain vivía el amor en su forma más salvaje, el lo vivía anexado a la locura más primigenia que solo se esconde en los laberínticos y recónditos parajes de un corazón carcomido por la codicia de la eternidad. Eso se reflejaría en su mirada cuando la pequeña hadita le mirara, vería como el amarillo normal pasaría a ser un dorado intenso, como la pupila se achicaría al punto de casi desaparecer, sentiría en su rostro, la respiración agitada de su amante, y sentiría como la cama palpitaría al compas del cuerpo de su amado.

Suavemente llevaría las manos hacia atrás, susurraría algo en alguna lengua perdida -o simplemente grotesca- y su gabardina suavemente caería por sobre su cuerpo dando de lleno contra el piso y desapareciendo entre las sombras al igual que las correas de su cuerpo comienzan a dejar escapar a la bestia. El destino de la noche ha sellado su comienzo, y no hay que dar nada por hecho hasta que llegue a su final.

Un nuevo susurro, una sonrísa gigante en el rostro distorsionado y perdido del mayor, atacaría casi de frente a la pequeña, abalanzándose sobre esta, al punto de casi destrozar la cama, quedando frente a frente, le susurraría al oído de la pequeña las palabras que sabía, harían a esta despertar del letargo que demostraba esta noche.

- ¡Vamos a mostrarle un poco de amor a tu padre! - decía mientras liberaba una mano del apoyo de la cama y rasgaba desde el cuello hasta la intimidad el vestido, pasando a llevar tambien suavemente un poco de piel, dejando que pequeñas gotitas de sangre escaparan raudamente. Acto seguido, de un salto se quedaría parado a los pies de la cama y con la otra mano, tomaría la bolsita de cuero que llevaba atada al corazón y tomandola se la lleva a un costado del rostro - ¡Bapum, Bapum! - haría mientras con la mano le daría la ilusión de que esta palpitaba.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Mar Oct 15, 2013 7:08 pm

Por unos instantes estuvo asi segura de que lo lograría. No sentía la respiración agitada del lobo ni aquél éxtasis previo que indicaba que la tormenta se avecinaba, pero de extraña manera, aquello le aterraba más. ¿Por qué el lobo estaba tan tranquilo? ¿Acaso era porque era una noche sin luna? ¿Acaso estaba dudando de ella? ¿O quizá se daba cuenta de que ya no la deseaba como antes?
Fueron miles de incógnitas que acongojaron el corazón de la hadita como si hubiese sido atravesada por mil espadas. No se había dado cuenta de lo acostumbrada que estaba a aquella vida, a aquellos golpes, a aquél sufrimiento, y el miedo y vacío que sentía al pensar que podía perder todo eso.

Estaba aferrada a su vida actual de una manera retorcida, como si su cuerpo se hubiese adaptado y las punzadas en el estómago cada vez que temía por el cambio, evitasen que su mente se liberase de aquella insana relación.

{¡No! ¡Es solo costumbre! ¡Yo no lo deseo, yo no lo amo!} Se gritó a si misma, mientras terminaba de besarlo y el le seguía con el rostro, pero aún así su cuerpo ansió por más, y su boca deseo recubrirlo de
¿Amor?
besos y devolverle el deseo que el le demostraba.

Deslizó su manito con suavidad de vuelta a la cama y miró hacia un lado, levemente sonrojada, como nunca se le había visto, pero solo un instante antes de buscar la mirada del lobo, recordando que estaba suplicando por tener consecuencias buenas para ella. Claro, era por eso que lo hacía, para que si iba a violarla, no le doliese tanto.

Quizá era tan solo que Millia no entendía la forma de "amar" del lobo.
Pero no, aquello no podía ser amor.

Y lo vio en aquellos ojos que se tornaban dorados, y en ese mismo instante, armándose de fuerzas apoyó ambas palmas en la cama e intentó safarze por la parte del respaldo. En una situación normal no intentaría tamaña hazaña, pero más que por evitar el dolor, era porque estaba dolida, estaba dolida por ser utilizada y por creer que una vez sería diferente.
Si bien Millia gritaba de dolor cada vez que el lobo la poseía, hace mucho que había dejado de derramar lágrimas, y ahora atenazaban por escaparse de sus ojos. Era por eso que tenía que huir, de una manera más desesperada que nunca, aunque le costase la vida.

Dobló las rodillas para apoyarse, y con el impulso que había tomado de sus palmas, intentar levantarse afirmada en la pared, mas el solo hecho de intentar pararse de golpe hacía que sus costillas crujiesen bajo su propio peso.

Por suerte el lobo se levantó, gruñó en un idioma extraño y le dio tiempo de recuperar el aliento. Se sentía desesperada y no quería mirarle; dejó que su cabello tapase su rostro y respiró agitada, intentando calmarse, aunque su cuerpo hervía por salir volando de allí. Estaba nerviosa e histérica, pero dudaba que el lobo notase la diferencia a llena de dolor y sufriendo.

Fue tanto su apuro que no se dio cuenta de que su vestido estaba rasgado, y que de su plano vientre goteaban un par de cristales de
sangre.

-"¡Vamos a mostrarle un poco de amor a tu padre!" -
Gritó el lobo, haciendo gala de su teatralidad, para suerte de la hadita.

Era su oportunidad, por el rabillo del ojo miró la ventana cerrada de la posada... Si tan solo lograba detenerlo por un instante...

Y en cosa de segundos, decidió que lo haría.
Como araña por la pared, se apoyó en esta para flectar las piernas al tiempo que desplegaba sus góticas alas. Tomó el poco de sangre que emanaba de su herida, y como lanzándole un beso, la sopló en dirección a Astrain, lanzándola como las agujas que siempre solía utilizar: una en dirección a su rostro, y otra a su pierna izquierda. Su intención era o cegarlo, o detener el movimiento de su pierna tan solo un instante con el control que le ofrecía su sangre en cuerpo ajeno, para provocarle la torpeza necesaria que le permitiría escapar.

Impulsándose como cohete desde la pared, intentó volar hacia la ventana, hacia su libertad.

Lo lograría, o moriría en el intento.
Tan solo no quería que la viese llorar...

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Miér Oct 16, 2013 12:52 am

Estaba absorto en las formas de la pequeña hadita sobre la cama, le encantaba ver como luchaba y a la vez se dejaba llevar, simplemente adoraba la paradoja en la que se convertía la pequeña a la hora de ¿amar?

Bueno, los pensamientos se hacían nada mientras miraba a la pequeña, era solo su cuerpo y su instinto feral el que actuaba por el. El silencio de sus actos, y todo lo que sedecían implicitamente con sus gestos, miradas y actos, era más poderoso que cualquier palabra que pudiese escapar de sus bocas. Sacó la lengua y relamió la comisura de su labio mientras repetía el sabor de la saliva de su amante, de ese beso que ella le regaló, de esa llave con la que ella se entregaba inconscientemente a la merced del monstruoso amante que la llevaba en andas de tal vida, como la que llevaban.

Le gustaba ser el actor principal, el antagonista de la tragedia, el foco de atención de las miradas de su amada, y la pequeña hadita lo sabía. Pero había algo que se sentía en el aire, ese preludio de tormenta, pero el lupino lo ignoró completamente, veía la piel blanca, tersa y suave de la pequeña doncella que se recostaba frente a él y en su cabeza se comenzaban a dibujar mil y un ideas diferentes, pero nunca habia planeado ninguno de sus encuentros con su amada, su relación la basaba en el instinto, en la expectativa.

El segundo pasó, la expectativa comenzaba a hacerse realidad, los músculos de sus piernas se tensaban, sus dedos se estiraban comenzando a crujir, su mirada se fijaba en la figura de la pequeña y luego su ojo derecho observó como una mancha roja avanzaba hacia el, alcanzó a cubrirla con la mano, sin poder notar la que se clavaba en su pierna y le regalaba un golpe de corriente a lo largo de la pierna y subiendo por su espalda, alcanzó a ver un poco de la silueta de la pequeña atravesando la ventana, sin poder alzar la voz, para cuando pudo hacerlo, ya era tarde, ella había escapado.

Pasaron un par de segundos más y la movilidad le volvió dejándolo moverse a voluntad. Avanzó hacia la herida de la ventana en la pared y observó a la pequeña como escapaba  volando con el cielo nocturno de telón.

- ¡Ahhhg, me encanta cuando quieres rememorar las glorias pasadas corazón! -
le gritó, y si la pequeña escuchaba sus palabras, observaría como frente a ella aparece la imagen de su amado levitando en el cielo, mientras que el utilizaba el mismo grito, para crear un camino sombrío atravesando el cielo, y dejándose un poco llevar por sus raíces licanas, corriendo como alma que lleva el reverendo satanás tras de la pequeña que le arrebata el corazón con cada momento que pasaba. Porque aunque sea un psicopata/sociopata/homicida/hereje/esquizofrénico, está enamorado de su pequeña esposa, de su pequeña hadita y sabe que en este o en cualquier universo paralelo, ella será su mujer.

La boca abierta, salivando como loco, el pelo desgarbado cubriendole el rostro, los ojos brillando con ese instinto entre exitado y furioso no dejan a la vista lo que puede pasar por la cabeza de la bestia, la noche comienza y esta es una noche más, una noche nueva, una cacería que comienza, así es el ciclo eterno de su vida, y esa noche se encargaría de recordarselo a su amada.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Miér Oct 16, 2013 3:36 pm

Quizá no era tan solo ella la que estaba cansada, pero contra todo pronóstico, logró escapar. Intentó proteger un poco sus alas mientras atravesaba el delgado vidrio de la ventana de la habitación, cerrando los ojos y pasando a llevar la cortina que la protegía. Su cuerpo se volvió una roca de tanta tensión al cruzar el umbral, esperando que en cualquier instante una garra se cerniese en su tobillo.

Pero no pasó. ¿Le había acertado?

No... sintió por unos instantes el control de una mano, por lo que no podría haberle cegado, pero hizo peso muerto en ella y en la pierna, para que no le siguiese. Al menos había sido capaz de entorpecerlo lo suficiente para que no la alcanzase, aunque no había sentido mucha resistencia de su parte... ¿Qué le ocurría? ¿Estaba cansado o solo tenía ganas de cazarla?... Pero esto ahora no era un juego para Millia, a diferencia de millones de otras veces ahora SI quería escapar de él. Fervientemente.

Escuchó un gruñido a lo lejos, pero conociendo sus habilidades no quiso entender sus palabras. Ahora solo deseaba alejarse de él lo más posible. Pero primero tenía que calmarse; si estaba mal física y sicológicamente no podría escapar de él...

¡Oh Bendito matrimonio! ¡Oh maldita prisión!

No había forma de escapar de sus garras. Si tan solo encontrase una forma de eliminar aquél lazo que los unía... ¿Pero cómo?
Estaba segura de que había visto un río antes de llegar. Si quizá pudiese mojarse podría enfriar su mente y calmar un poco su cuerpo. Suspiró y descendió un tanto, para meterse volando entre las calles más estrechas que pudo encontrar, para intentar perderle de vista. Quizá aunque supiese donde estaba, podría dificultarle el encontrarla...

No sabía que hacer ¿Tendría que volar eternamente para escapar de él?... Alguien tendría que poder ayudarla, y aunque detestase meter a terceros en sus peleas matrimoniales, sería por un bien mayor. Al menos pensar en todo com un plan calmaba su acelerado corazón y las furiosas lágrimas que intentaban escapar por sus mejillas, para no pensar en lo cruel que era su consorte.

Amor. Si claro. Ninguno de los dos sabía lo que aquella palabra significaba

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Vie Oct 18, 2013 9:09 pm

El salvajismo que recorría su esencia, la locura que reinaba su ser era un todo y a la vez era nada lo que tenía adentro. Esperaba que nada de eso cambiase nunca, después de todo era la magia de su ser, del ser como el es.

Se sentía como cazador al acecho, estaba atento a los pasos de su amada hadita, para ella era la "esperanza" de escapar, para el era solo darle un poco de ventaja anter de escuchar los agónicos lamentos que el tanto adoraba. La mejor manera de dejar su huella en su mujer... En su propiedad.

Perdido y absorto en sus pensamientos mientras corría por el oscuro sendero con la noche de fondo, perdió de golpe el rumbo, y ya no encontró a la pequeña, solo sintió que esta se hundía en lo más profundo de las sombras de los suburbios. Su boca se abrió, dejándo caer mucha más saliva, y le regaló el mejor de los gritos, esta vez con una voz avasallante y atronadora, que más de algún contertulio de la taberna y sus alrededores iba a escuchar un tanto extrañado, ya que sonaría como relámpago en medio de una noche despejada.

Sabía donde estaba ella y lo sabía bien. De todo los lugares a los que podía ir a dar, fue justo a la trampa más grande, es como que una mosca volase sobre el pantano fangoso lleno de ranas esperando la cena.

- ¿Donde estás amada mía?, No te escondas porque igual te encontraré -

Las sombras por las que la pequeña estaba sobrevolando, se convertirían en fuertes y resistentes cadenas que cubrirían a la pequeña, como una telaraña que amarraría el pequeño cuerpo de la pequeña en una posición en la que la dejaría como yaciendo sobre un lecho nupcial, encadenada de piernas y brazos. Solo por el gusto de sodomizarla un poco.

Se encontraba en lo alto del cielo, sobre un pequeño trozo de sombras que comenzaba a resquebrajarse, mientras se levantaba con las piernas juntas, estiraba los brazos, y haciendo crujir todo su cuerpo, entrecerraba los ojos, recogía un poco de la saliva escapada con la lengua mientras saboreaba el despertar de la bestia interna bajo su pantalón, le excitaba aquella pequeña criaturilla que en algún momento en el bosque encontró. Cerró los ojos completamente y se dejó caer, casi en picado, contra la maraña de cadenas que recibía a la pequeña.

Si ella se atreviese a mirar el cielo, vería el cuerpo caer en picado, con los dorados ojos de su amante, dejándo una estela dorada como un verdadero relámpago sobre ella, pero el lobo era muy atento a todos sus movimientos, y pese a que caería sobre ella, no la tocaría ni siquiera con una gota de sudor. La miraría de pies a cabeza, apreciaría la rajadura en su vestido dejándo la piel a flor de cuerpo, para luego soltar solo un poco las cadenas, cosa de que ella pueda liberar sus manos y sus piernecillas, si le iba a hacer daño, esta vez sería amándola como un hombre a una mujer, y no como cazador a una presa. Mientras las cadenas se van soltándo, pasaría una mano tras la cabeza de ella, para levantarla un poco, y allí, recluídos del mundo, escondidos de la sociedad misma, le arrebataría un beso, violento, homicida de acciones, de esos que te hielan la sangre por la intensidad con la que se da, probablemente deje escurrir uno o dos hilos de saliva por el costado, para luego, y muy suavemente saborear el beso, sin despegar los labios suyos de los de la pequeña, casi violándo por un instante la boca de esta.

Finalmente se alejaría lo suficiento como para que ella retome el aire, y mirándola a los ojos, estaría espectante a la respuesta de su compañera en la eternidad.

- No necesito razones para amarte, porque tengo miles, tan solo necesito razones para no matarte, porque te veo tan frágil, ¡Oh por el alma que perdí hace siglos que tu piel blanca me incita a pecar más allá de lo permitido a tí, mi esposa y amante! -


Le dijo mientras entrecerraba los ojos y se quedaba ahí sobre la pequeña, mientras las cadenas ahora tomaban un matiz satinado, y de la sensación de frío metal, pasaban a ser el más cálido y acogedor terciopelo.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Mar Oct 22, 2013 2:46 pm

Volaba desesperada, con el terror atenazando sus tobillos, como el monstruo que te persigue amenazando con apresarte con sus garras mientras su sombra se desliza sobre ti, siendo lo único que indica cuan inminente es tu muerte. Era un terror constante, el hecho de tener cada músculo de su cuerpo completamente tensado era completamente agotador. Y no se le pasaba, con cada aleteo que daba intentando alejarse de él, solo sentía que tensaba más y más la cuerda que los unía. Y sabía que esta no se rompería,y si algún día llegase a hacerlo, el solo golpe le mataría.

Pero quería huir, no quería deleitarle esta vez con sus gritos. Y si fuese a gritar, sería por la impotencia de no poder sacárselo de encima, un grito real, no un espectáculo al que estaba acostumbrada a asistir. El aún no comprendía que esta vez si deseaba alejarse, que era un anhelo real, no como las otras veces donde, aunque siempre se lo negase, sabía que sin el vigilando sus pasos se sentiría perdida, sin rumbo.

Pero el nunca comprendería, nunca lo sabría porque no era capaz de ver más allá de su lupina nariz o su miembro.



- "¿Donde estás amada mía?, No te escondas porque igual te encontraré" -


No alcanzó siquiera a mirar por el rabillo del ojo cuando cadenas de sombras se le abalanzaron. Alcanzó a maniobrar para esquivar el primer ataque, pero perdió el equilibrio y se dio de lleno contra una de las paredes de los callejones. Se arrastró por la pared, arrastrando su rostro y todo su cuerpo derecho por la pared, sin poder frenar.
Su cuerpo no alcanzó a caer al suelo, puesto las insistentes cadenas terminaron por tomarla de brazos y piernas, alzándola en el momento justo. Sentía que le ardía todo el costado derecho de su cuerpo y cara, volviéndose una masa grotesca de heridas. Su vestido casi destruido, dejaba ver su faldón e infantil ropa interior.

El grito del lobo ya estaba atrayendo la atención de la gente, y aún más lo harían los gritos de la pequeña hadita.

Arqueó la espalda intentando forcejear y soltarse de las cadenas, pero no cedían.Apretaba tan fuerte sus manitos contra la piel, que borbotones de sangre goteaban desde su palma hacia el "lecho nupcial" que el le había creado.

Estaba tan inmersa forcejeando y gritando a todo pulmón, que no se percató que aquella noche sin luna estaba siendo opacada por una silueta conocida a lo alto del cielo que descendía con rapidez hacia ella. Pero no le importó, siguió gritando hasta que se le desgarrara la garganta, hasta que todos se enteraran, mientras cerraba los ojos con fuerza, rogándole a los cielos que no se le escapase ninguna lágrima.

No supo cuando, pero las cadenas se soltaron un poco, e intentó alejarse de su vista, de su aliento, de su roce. No quería tener nada con él, y haría lo que fuese para sacárselo de encima. Ni mordaz podía ser en ese momento, se sentía destrozada, pero no era lo físico lo que le tenía tan mal; no le importaban los golpes, ni que la violara, ni que la abandonara a su gusto. Le dolía saber que lo que ella sentía por él, era mucho mayor que lo que el sentía por ella.

Le tomó de la nuca, y Millia gritó. Ni siquiera le miró, ni le dedicó aquellos ojos bañados en odio como solía hacer. No podía verle ¡No tenía derecho a mirarla!
Y la invadió con un beso. Un beso muy diferente al que ella le había dedicado, que había sido cálido y con incluso, amor; era un beso frío, violento, como quien tiene entre sus garras algo de su propiedad, un objeto. Y Millia se atoró, y apenas separó sus labios de los de ella escupió y tosió, intentando sacarse su aliento de los pulmones.


- "No necesito razones para amarte, porque tengo miles, tan solo necesito razones para no matarte, porque te veo tan frágil, ¡Oh por el alma que perdí hace siglos que tu piel blanca me incita a pecar más allá de lo permitido a tí, mi esposa y amante!" -


-¡Entonces mátame! ¡Porque en ti hay todo menos amor! - Le gritó, por fin mirándole. Pero no fue la mirada de odio de siempre, ni con templanza oculta en impotencia; fue una mirada de desesperación, con los ojos vidriosos y lágrimas a punto de escaparse de sus ojos, en una breve pausa ante todos los gritos y golpes que le dedicaba a la situación.

Ya nada importaba, no importaba si no la necesitaba más, no podía vivir con esa carga dentro de sí, sabiendo que estaba atrapada con él, tan solo porque así ella lo quería.


Porque realmente le amaba...

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Astrain el Vie Oct 25, 2013 10:50 pm

Se sentía estasiado por la situación, pensaba en su cabeza en lo hermoso de su relación, de la locura de la sangre de la agonía encerrada en el espacio entre su cuerpo y el de su pequeñita querida.
Y fue entonces que se perdió en su mirada, miró como los ojos carmines vibraban y se cristalizaban con el velo de lágrimas de una pena que embarga al alma. Sintió como un escozor en la columna, unas punzadas en el pecho. Algo raro pasaba por su cabeza y no era controlado, no estaba costumbrado a sentir tal miseria en su ser, no le cuadraba la idea de ver a su mujer llorar de pena.


-¡Entonces mátame! ¡Porque en ti hay todo menos amor! -


Las palabras le apuñalaban el alma directamente, sintió el dolor de la intempestiva mirada y las palabras de su amada a la que tantos amaneceres y anocheceres había acompañado a su lado, llenarse del más profundo desprecio, como si todo ese amor se hubiese descascarado, dando a luz la más profunda de las apatías.
No sabía que pensar o decir, se sentía confundido, esta era otra noche más, pero no sabía que pasaba por su cabeza, era como si un gran bloque de hielo hubiese cubierto la hermosura de su locura. Se sentía como un desgraciado más, como un loco sin forma, no era el de siempre, y creyó por un momento, al pasar por aquel torbellino de sensaciones, que talvez los años estaban mermando su esencia, que se estaba conviertiendo en uno más del montón.



[¡Primero muerto antes que cuerdo!]


Levantó la mirada hacia el cielo, como tratando de capitular lo que tenía en el cuerpo. Que era eso extraño que le había alterado la forma de actuar, y al contemplar el vacío del cielo, simplemente se dió cuenta de la razón de tal comportamiento falaz.

¡La luna, la puta luna! que justamente esa noche se había atrevido a esconder su fulgor plateado, la luna que influía directamente en la cabeza del lupino, no estaba presente para revelarle los secretos de ser un lunático de tomo y lomo. Después de todo ¿Es más cuerdo el que piensa o el que mira la luna?
Dejo escapar un gruñido mientras miraba el cuerpo de la pequeñita tirado ahí sobre la red, como cordero esperando la ejecución de oca del gran deperedador, pero no, esa noche no habrían víctimas. Puede que el fuera el señor del caos y la destrucción, pero si había alguien que podía mantenerlo a raya aunque sea por un momento, era ella cuando le entregaba la mirada completa. Y solo cuando ella le dejaba colarse en el fondo de su alma, el se entregaba como un cachorro abiertamente a sus brazos. Y eso solo pasaba una vez cada muchos años. Tomando en cuenta que ellos ya llevaban caminando muchos años, uno junto al otro. Bajó la mirada y con una voz suave y conciliadora, le habló...

- En mí puede que este todo, que sea un universo de oscuridad desgarradora, pero si de algo estoy seguro... - Las sombras suavemente cubrirían el cuerpo de la pequeña para recomponer el vestido y cubrir las heridas que supuraban ese hermoso carmín del pálido y trémulo cuerpito de su amada esposa, podía ser cualquier hijo de puta lunático y homicida, pero ella era su mujer, y si el cometía algo indebido, sabría pedir disculpas -... Es que TE AMO hada mía, eres mi mujer, y no hay baño de sangre ni genocidio que pueda arrancarte de mi corazón - dijo mientras le estiraba la mano a razón de ayudarla a levantarse, dejando que esta viera la inmensidad de sus dos ojos dorados, que viera su sonrisa amplia ahora cubierta por un velo de preocupación. Era un hijo de puta enamorado, ¡EL HIJO DE PUTA PSICOPATA Y DEMENTEMENTE ENAMORADO DE SU MUJER!.
avatar
Astrain

Mensajes : 13
Piedras : -6
Deidrabba : Apagado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Millia el Mar Oct 29, 2013 2:18 pm

Y algo extraño ocurrió. Pero ya era demasiado tarde, ya no abriría su corazón para él, no volvería a caer en la misma trampa otra vez. No le entregaría el cristal para que el lo dejase caer y se rompiese en miles de pedazos, siendo culpa de ella. No confiaría en que estaría él para sostenerla, porque nunca había sido así, ella solo había sido un juguete, una marioneta, un objeto el cual el usaba para desquitarse, una muñeca, un, un...
Se sentía resquebrajar, casi como si fuese víctima de convulsiones. No sabía como reaccionar y ni su cuerpo, ni su mente, ni su corazón le respondían. Su rostro era una maraña deforme de sentimientos, de desesperación, tal como cualquier otra víctima de las garras de Astrain.Ya no era ella. Quizá era tan solo que había llegado a su límite, eso era todo lo que su cuerpo y mente podían soportar.

El martillo silencioso de la incertidumbre no solo la golpeó a ella, y el ambiente ardiente y acelerado se volvió un bamboleó tembloroso, interrumpido tan solo por la respiración entrecortada de Millia, entre desesperación y sollozo, mientras su cuerpo se mantenía lo más tenso que podía para no dejar escapar los aullidos de su pecho que deseaba llorar.
Estaba en sus manos, completamente indefensa, más con ánimos de luchar aún; no dejaría que esta vez la tomase tan fácilmente, se defendería con uñas y dientes con tal de que por esa noche no mancillase más su delicado y adolorido cuerpo, que con el paso de los años, ya no era el de antaño.

Millia se estremeció cuando el habló, y sus ojos se dilataron por un momento, esperando tener que defenderse otra vez, porque no dejaría que le tocase, pero en cambio, le habló en voz conciliadora y le arropó con sombras tales como las que le tenían atada. No se tranquilizó.

{Nonononono, otra vez no, ¡No volverás a hacer lo mismo! ¡No dejaré que lo hagas! ¡Aléjate! ¡ALÉJATE!}

Pensó y esquivó su mirada, lanzándole con fuerza y sin temor un zarpaso a esa garra que intentaba acogerla, mientras intentaba escapar de su vista. Su pecho subía y bajaba con velocidad sin saber que hacer. No era suficiente ¡Eso no era suficiente! Abrió las alas de golpe e intentó zafarse, clavándose los grilletes en la piel conforme más tiraba, provocando que el carmín de su sangre tiñese las sombras y los retazos de piel que se veían.

Tenía miedo, estaba asustada, asustada de no saber que hacer, asustada de ver su orgullo herido otra vez, asustada, asustada...

No podía parar de pensar, era un torbellino a toda velocidad sin frenos, que si no se detenía ahora, reventaría al chocar con el primer obstáculo que encontrase en el camino.

_________________

And I demand you put my heart back in my hand
And wipe it clean from the mess you made of me
And I require you make me free from this desire
And when you leave, I'd better be the innocent I used to be


Spoiler:
avatar
Millia

Mensajes : 10
Piedras : -3
Deidrabba : Neutro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One more Night... {Privado -Se aceptan NPC's-}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.