En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Cazadoras de Sueños.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Tamamo el Jue Oct 10, 2013 5:23 am

Prácticamente arrastrada a consta de su voluntad y su espíritu la sacerdotisa aterrizaría allí donde ningún visitante puede acceder, el lugar más sagrado y cuidado de todo el templo. Los zorros que merodean este lugar inmediatamente cubrieron el patio y entrada del recinto divino, dando a advertir que la dueña y su estudiante no se encontraban allí, sino que fueron absorbidas por un mundo de sabiduría y experiencia que abarca ya un milenio.
¿Cuándo fue la última vez que pisaron sus pequeños pies aquel sitio iluminado por fuego azulado y acechado por sombras que la reconocen como mandataria entre las invisibles columnas de robles? Desde su profunda pérdida ella eligió la ignorancia; no obstante el asunto en cuestión involucra a una vieja amiga y a una nueva estudiante la cual no tendría acceso siquiera en el mundo empírico a un lugar así, pero como todo fue dicha la situación escapa de la sabiduría resguardada en los días más próximos. ¿Sabrá entonces encontrar lo que parece una solución de fantasía? Ciertamente no es a la única que quieren ver muerta aquellos retorcidos ojos vacíos.

El suelo de madera comenzó a sonar irregular cuando la puerta más descuidada del templo se las tragó a ambas. El aire que allí se respiraba era abrumador, el incienso siempre entrega una extraña paz en el espíritu pero al observar los gigantescos estantes repletos de pergaminos y escritos de un color quemado uno entiende que el mundo anterior, aquel donde hay dos satélites girando en un cielo verdoso ya no existe y que ahora atrapadas en un laberinto sin salida se encuentran, vigiladas por un espeso humo que asfixia los pulmones de aquellos que no están acostumbrados al aroma de la perdición. Pero no solo el ambiente cambia sino que la mirada y el gesto de la raposa se transforma en un temple serio que parece no contener piedad alguna. Los rasgados ojos esmeraldas que ella posee observan primero su espalda para finalmente centrarse en ese horizonte donde la penumbra toma extrañas formas distorsionadas que acechan en un frenético vuelo a aquellas pequeñas siluetas que se tratarán de ambas residentes del mundo exterior.
¿Pero que puede asustar más? ¿Los enormes estantes temblar y el escalofrío de un deja vu maldito o la poderosa miasma que surge de la Sagrada Colluvio que erizó sus nueve colas en señal de una alerta máxima? La presencia del peligro puede resultar invisible a la Heres, pero alguien tan sensible como la Guardiana entiende que no están solas y que se trata de una amenaza incomparable. Ofendida su mueca se amolda al disgusto como también a la aplastante presencia espiritual que se equipara con las sagradas montañas donde los antiguos dioses duermen. Finalmente los labios rosados y enternecidos de Tamamo son cubiertos por su abanico que por primera vez en esta historia se abre para desplegar consigo una nueva fuerza sobre el ya muy inaguantable ambiente. Así, las sombras eran invitadas a unirse en una figura colosal que puede devorar a la Gran Estrella Blanca; La misma bajo las finas prendas de la incertidumbre se presenta con un fuerte alboroto que es digno de cien atracadores esquizofrénicos.

La rapidez con la que puede resultar todo es hasta monótona y poco atractiva pero los pocos pasos en la entrada de aquel sótano desconocido habían desatado un presagio durmiente desde ya tiempo. No quiso sino en el momento preciso volver a emitir una palabra, incluso si esto significa ignorar completamente todos los gestos y bufidos que su inmadura estudiante puede dejar escapar de forma adrede o en una tormenta desinteresada de pensamientos creados a través de su insana pereza. La mayor siempre caminó un par de pasos delante, dejando su espalda descubierta y también la posibilidad de que ella escape en un arranque nervioso, o al menos eso pudo haber hecho hasta que el portón de madera se cerró violentamente en la gigantesca sala donde los tonos azulados del fuego mágico apenas cubren los pies de ambas; hermoso lugar para engendrar oscuridad más no para que algo que la tome de rehén se esconda; ¿Sabría ella de este peligro y evitó comunicarse con su estudiante para no intimar su deseo con la muerte? Por lo bajo ella miraba su hombro para conocer su expresión, sus gestos y el grado espiritual que pudiera ella aparcar sobre sus hombros...Más de una vez Tamamo susurró "Apagado".

El camino hacia este lugar, y lo que en verdad iba a suceder...Quizás solo la primera parte sea un relato creíble en los labios mortales de Reimu, Tamamo dejará esa pequeña muestra de desconcierto al momento de observar hacia el techo invisible, engullido por un abismo que nadie debe de imaginar. Está claro que si sus pies toman la delantera es porque ella quiere asumir todos los riegos, no es que la sangre de la Heres fuese un regalo divino, inocente ya estaba involucrada en una rueda de infortunios ¿No fue esa también la razón por la cual la llevaron a con la honorable? Solo los Dioses disfrutan de su perspectiva ahora, ni siquiera la hermosa guardiana de las montañas esmeraldas puede jugar al Ángel con ella.
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Hakurei el Sáb Nov 16, 2013 8:02 pm

La sacerdotisa es alguien con poco sentido de la responsabilidad, pero no por eso es alguien que decline de las mismas y se niegue a aceptarlas. Más de una vez durante su preparación habrá dejado escapar un bostezo por sentirse cansada y agobiada de la seriedad del trabajo. Pretendía poder cerrar los ojos al menos un par de horas, o más si la beneficencia divina era grande, pero en cambio se le prohibió siquiera cerrarlos para tomar una siesta de 5 minutos. En su cabeza sabe que no se trata de pedir beneficios, y "no" es una palabra que no puede usar cuando se trate de las demandas de Tamamo-Sama, sabiendo que no solo le será negada su petición sino que también la van a castigar por su insolencia.
Por tanto se adentra con ella al lugar más privado del Templo del Zorro. No puede decir que no se siente halagada y honrada con eso, siendo su instinto algo materialista lo que le devuelve el ánimo de inmediato, pensando en que sería esta una oportunidad para ver que tesoros esconde la vulpina divina del Valle Esmeralda en sus bóvedas exclusivas.

Decide que no sería bueno hablar, o mataría no solo la sorpresa de lo que pueda encontrar, sino que piensa que sería imprudente de su parte. La sacerdotisa aún no sabe nada de Tzión si se pone en práctica lo que conoce, pero tampoco es tan ignorante como para tentar la paciencia de una divinidad que se sabe que puede enterrar una montaña con tan solo golpearla con una de sus colas, y desenterrarla de nuevo con tan solo dar un pisotón de uno de sus pequeños pies que deben pesar más que el golpe de 1000 hombres juntos.
De momento, solo es un fuerte aroma tradicional lo que inunda las cámaras durante el avance, cosa que bien podría relajar durante la meditación, misma que usaría como excusa para quedarse dormida sentada y luego trabajar con mayor disposición por haber descansado algo; así luego diría que sus energías vienen de la iluminación.

Sin embargo, siente como su fantasía es forzada a terminar, cuando nota como las colas de su ama se han erguido cual serpientes enojadas. Erizadas como si de un gato enojado se tratase, y sus tiernas orejas bien rectas, sugeriría que se trata de un cuadro bastante cómico para ver, al tratarse de una colluvio con aspecto infantil haciendo una pose que en vez de intimidar, causaría risa. Claro... Eso es lo que diría un ignorante sin un par de ojos ni absolutamente nada de percepción, porque hasta un ciego retrocedería al menos 4 metros si estuviese presente de la Tamamo-Sama que ahora mismo está dándole la espalda a Reimu.
La sacerdotisa nunca antes se había sentido tan diminuta y superada. Por instinto, traga saliva y es ella quien toma un par de pasos hacia atrás, conmocionada por el aura tan imponente que seguro basta para hacer que cualquier bestia caiga muerta de miedo. Ni siquiera se imagina la muchacha que clase de mirada ha de tener la divinidad, pero sabe que es mejor que no intente verla, o seguro su sangre se helaría mucho más de lo que ya lo está.

Reimu es muy diferente de cualquier otra chica. Si bien alguien más preguntaría el motivo de su postura y de su esencia tan agresiva, ella prefiere conformarse con la seguridad de tener su cabeza bien puesta sobre sus hombros, y no tentar la ira de los cielos cuando está más que clara la presencia de la misma. Espabila entonces la doncella del santuario, y se da dos bofetadas a sus mejillas para reaccionar, deduciendo que si Tamamo-Sama adopta esa armadura de violencia y puro instinto homicida, ella como su aprendiz debería al menos ponerse en guardia.
De sus mangas deja salir un par de talismanes sagrados en cada mano, y flexiona un tanto sus piernas, aunque las mismas están temblando más por la presencia de la raposa que por cualquier otro peligro que pueda haber. ¿Y en que está pensando con eso? ¿Acaso ella puede hacer diferencia? Si algo puede hacer que la pequeña divinidad se ponga así, entonces la chica de blanco y rojo ni siquiera debería estar ahí.

Pero puede ser una prueba... Una prueba que superar...
avatar
Hakurei

Mensajes : 15
Piedras : 239

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Fatus el Lun Nov 18, 2013 3:50 am









Nivel: 3 [☆☆] - 4 [☆☆]

-Tipo: Exterior  -Elemento: Absoluto

Monstruosidades de desconocida procedencia, son los únicos sirvientes fieles al terrible Guardián de la Puerta. Se cree que son los únicos seres vivientes que pueden seguir el ritmo de esta Entidad, capaces de viajar entre universos, dimensiones y realidades.
Como seres que se han ganado simpatía por parte de este fueron recomenzados con la capacidad de encontrarse siempre comunicados entre ellos y con su Señor. Se dice también que comparten bromas nacidas del retorcido humor del Portero, y aunque mucha de estas criaturas suelen actuar incluso de forma ridícula no se les debe nunca subestimar, ya que se destacan no solo por una inteligencia superior sino por capacidades físicas terroríficas; Pudiendo violar cualquier parámetro físico o racional, además de que pueden descargar cantidad de energías sorprendentes, todo y sin mencionar que pueden realizar brechas en la realidad.



-Dieta: -
-Hábitat: -
-Terreno:-
-Organización: -
-Ciclo activo: Indiferente
-Valor: 230 piedras - 530 piedras






Incluso los sentidos de un ser como la venerable Tamamo, mujer ante todo, pueden ser trincados con la suficiente misma encima. La presencia prácticamente invisible de aquella inimaginable y retorcida pesadilla fue claramente la razón de la posición violenta de la ahora salvaje deidad; no obstante lo que su invisible mirada pretende perseguir es nada menos que un fuerte temblor oscuro que a una velocidad increíble paso delante suyo, embriagada por una impunidad infernal a los ojos de cualquier mortal.
Los gigantescos anaqueles del sótano temblaron e incluso a la lejanía se pudo escuchar la caída retumbante de los enormes estantes de madera; Fue una fortuna que el fuego no haya alcanzado siquiera la más mínima hoja de los tomos que se encuentran allí, principalmente porque la velocidad de esa terrible sombra extinguió cualquier tipo de chispa a los alrededores, con excepción del centro donde podríamos decir...Estaban atrapadas.
¿Pero qué es capaz de penetrar este territorio sagrada como también de producir tan terrible ráfaga de viento infestado por un hedor vacío y desesperanzado? Quienes son capaces de comprender las leyes de este universo podrían concluir que fue aquél alocado bufón que duerme sobre el inmenso árbol bajo la infinita pradera del Otro Lado; Pero no existe una brillantes similar en ese ser, es algo más...Pero que porta su misma fragancia, ellos son esclavos e hijos de un creador que inconscientemente buscó compañía en sus viajes; vagan con su permiso y cumplen la voluntad que por falta de interés El no cumple, mensajero, heraldos o simplemente seres que buscan divertirse tanto como El...La raíz del prólogo nace desde esa instancia.

La verdadera cruzada comienza cuando dos gigantescos tentáculos de un musgoso color azulado; manchado plenamente con un blanco puritano, pasan rozando el alma de quien es la menor de las sacerdotisas, los mismos como lanzas se clavan a los costados de ella, estos atraviesan incluso el fortificado suelo de madera que no se vio lastimado por la caída de los estantes pero si por aquella repugnante figura acompañada por una humedad inusual; Las prendas atacadas por la brisa del suceso son testigos de la descomunal fuerza y velocidad que aquella aberración invisible posee, o que lo fue hasta que el rojo de su llamativo listón se vio disminuido ante el fuerte brillo de dos enormes orbes rojos que nacieron por sobre su cabeza y de forma amenazante, un carmín distinguido entre tres pupilas rasgadas apenas separada cada una por una porción de piel recortada, rugosa y hasta cierto punto escamosa. Ahora iluminada esa monstruosidad de alrededor de siente metros de alto se puede apreciar una silueta similar a la de una criatura proveniente de la profundidad de los océanos - Algo inimaginable para lo seres de este mundo debido a lo inaccesible de aquellas masas oceánicas - Un par de aletas dorsales, ventral y una caudal que se ven rasgadas por el paso de un tiempo abismal, superando la antigüedad misma del éter, como también su ambigüedad.
Hipnóticas manchas de una extensa gama de colores apagados impone como arte su cuerpo, predominan sin embargo el azul real y el verde jade. Un movimiento ondulante que rompe las leyes físicas de la gravedad, se mantiene a flote y con total libertad de movimiento; más es el detalle de la inmensa inteligencia que este ser posee la que supone quizás la mayor de las amenazas...¿Pelear? No es seguro; seguir el juego es....Obligado para el reinado de los bufones.

Antes de que la Raposa dijera algo aquella criatura tomaría riendas a sus acciones, uno de sus tentáculos, naciente del inferior de su cuerpo, sostenía con fuerza un enorme tomo de tapa dura con el cual golpearía con levedad contra la delicada cabeza de la Heres, quién es en parte una rehén de esa enorme figura que ahora de forma extraña se mueve en zigzag, ondula estática pero exaltada...Indicio de que no hay señales hostiles. ¿De qué trata ese libro preguntarán aquellos que no fueron engullidos por la terrible aparición de este ser? "Ilustre enciclopedia sobre los buenos modales " Escrito por una legendaria sacerdotisa de las tierras del oriente, nada más que un aburrido reglamento sobre cómo debe una encarga de un templo dar servicios a los Héroes como también preparar un excelente té. Alguien del otro lado parece estar observando un poco la vida de una mortal plana y sin emociones, el hecho de que la golpeara más de una vez era una gran revelación.

Pero no todo termina ahí, un segundo tentáculo entonces aparece en escena también por encima de la cabeza de la sacerdotisa. La tapa de un deteriorado libro sin página, claramente arrancadas. Esta criatura intentó acercar las letras de dicho tomo a quién es la dueña y quién debería darse la vuelta para enfrentar cara a cara a su enemigo. En este caso el título era algo difuso, había inusuales manchas de suciedad en él, aunque se puede visualizar unas palabras claves: "[...] Cazador de Sueños..."  
¿Algo para tener en cuenta? Hay algunas páginas pegadas sobre la cabeza de esta criatura, una buena suposición es que esta misma haya destrozado este importante tomo para convertirlo entonces en una necesidad ajena... ¿Acaso no sería usual y poco divertido que la solución se encuentre en un lugar seguro como lo es el templo? Es una forma de comprender el tipo de pensamiento que posee esta criatura, anexada a la manifestación inconsciente de su padre. Esta entonces esperará, verá que sucede en el futuro mientras no deja de golpear con suavidad la cabeza de Reimu, a su vez que uno de sus tentáculos más pequeños se enreda con su moño rojo.


Última edición por Fatus el Sáb Dic 28, 2013 11:02 pm, editado 1 vez
avatar
Fatus
Admin

Mensajes : 314
Piedras : 999989
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La llama aún no se extingue bajo la luz de la luna.

Mensaje por Tamamo el Sáb Nov 30, 2013 5:36 pm

La rapidez en la que reaccionó la Colluvio era de admirar, sus enormes nueve colas se transformaron en un  mortal abanico que irrumpió la serenidad del lisiado aire que ahora respiraba, su mirada nacida en las formas de la guerra se hizo presente ante su aprendiz como también ante la abominación que podríamos decir "la tomó por sorpresa". Tamamo, quién es dirigente y administradora de los conocimientos del lugar esperaba un ataca directo a su persona, además de una iniciativa grupal en vez del asalto de solo una monstruosidad que muy a su pesar la podía incluso superar en su nivel espiritual. No se puede decir sin embargo que la ignorancia atracó sus posibilidades, ya que estas criaturas no son más que firmas imponentes de la presencia de quienes son "Los Dioses"; Si es que acaso a tales monstruos se les puede adorar de una forma sana. Esta es la única de ellas, con la misma no viene una horda de seres indescriptibles a asesinarla, aquellas entidades vacías la querían muerta pero aún no le había llegado la carta de difusión, para suerte de todo este pueblo, de toda esta región en realidad que se ve envuelta en una serie de problemas internos y bélicos.

Es necesario entonces hacer hincapié en la feroz reacción de su guardiana que no solo expresa algo de remordimiento por haber sido tomada con la guardia baja, sino que solo puede ahora observar como esa asquerosa criatura pone sus extremidades sobre el cuerpo de su alumna, remarcando con mucha fuerza el "SU". Un segundo sin embargo basta para que todas esas emociones se pierdan junto a la presión que ella intenta imponer, sus colas descienden pacíficas, sus orejas no dejan su estado de alerta pero ya no se encuentra erizado su suave pelaje, su abanico pasa por sus labios y sus ojos incandescentes y rasgados toman tregua de la situación al entrecerrarse; la verdadera naturaleza de un demonio oriental se refleja entonces en el gesto de la guardiana, astuto zorro heredado bajo la luz lunar, la hereda de la sabiduría esmeralda planifica con una monstruosa rapidez su próximo paso, finalmente su abanico se cierra y sus pasos se adentran hacia su aprendiz, aunque no es a ella a quién mira sino al destrozado tomo que contenía la indispensable cura para su compañera, la descendida princesa lunar, única hija directa de Isháa...Al final no iban a permitir que la paz de esa hermosa muñeca de porcelana fuera fácil de obtener, y está más que claro que el dueño de esta abominación es el principal culpable de tal fechoría; Eso no es más que un divertimento para ellos, todo a consta del sufrimiento ajeno.

La raposa dorada suspiró y cerró sus ojos, incluso sus orejas cayeron con un claro tono de decepción y amargura. Su mirada tierna y alegre se apagó finalmente cuando encaró con rapidez la mirada de su aprendiz, buscando esta, y finalmente la repulsiva triada de ojos que posee esa criatura y que más atento parece encontrarse en querer torturar a la Heres que de suponer una amenaza real.  ¿A qué viene esa pesada carga que iba a dejar escapar de sus labios un tanto temblorosos? Al detalle que la princesa de la noche notó, y que su aprendiz...Bueno, ella no la conocía como sus amigas lo hacían, pero tarde o temprano iba a enterarse de las razones de la rigidez y seriedad de una maestra que en muchos casos parece más una confidente que una tutora. Tamamo le hizo frente a un destino cruel, y ahora que su mensajero se encuentra presente ella sacó a la luz su lado más mortal y frágil.
-¿Por qué insisten? ¿Por qué debe este juego llegar tan lejos? ¿No te basta con quitarle a ella la felicidad de su hogar? ¿Tampoco te es suficiente con arrebatarme a mi pequeña Brisa? ¿Tanto necesitas de nuestro odio y de nuestra tristeza para existir? No lo entiendo...-Un susurro entonces murió, aquella dolorosa conclusión que retuvo quizás las lagrimas que no podía ya sollozar, o el grito que ya no puede escapar de su corazón. Y si, lamentaba que su ignorante aprendiz fuera testigo de esas palabras que provienen de su tierna alma, pero es inevitable mencionarlas cuando se encuentra uno con el culpable de la desgracia propia y la de los seres queridos. "¿Por qué?" No solo ella sino centenares de personas se preguntan en cada momento cuando el dolor hace presencia en nuestras vidas, dejando permanentemente un vacío casi imposible de reemplazar; cada momento se llevará una parte de nosotros al otro lado hasta que al final todos nuestros hermosos recuerdos se hayan ido.

La inocente y dulce cabeza de la locutora entonces negó con rapidez y espabiló las palabras que conocían su destino y que seguramente cambien para siempre el camino de todo este mundo, es una utopía intrigante que no forma ya parte del presente donde la mandataria se encuentra parada, lo sabe y poro esa misma razón adopta la firmeza de las montanas más antiguas de los archipiélagos del este; ya bajó sus brazos el suficiente tiempo, ya dejó espirar sus males al aire, ahora tiene a sus hombros una misión más importante, su responsabilidad y la sanidad de aquella que comprende también su angustia.
-Entonces no nos queda otra alternativa...Bien, iremos allí y buscaremos la solución por nostras mismas. -su mirada al frente indaga en la resignación y en la más solida de las decisiones, más las palabras y emociones que contiene esta pequeña deidad no acaban con esa seca determinación, sino que nuevamente su abanico se abre, el mismo cual arma de fuego es apuntado hacia aquella enorme criatura oscura en señal, y por alguna razón la vulpina sonríe muy por lo baja a la vez que sus ojos vuelven a mostrarse depredadores, el chocante nivel espiritual de la dirigente se eleva nuevamente hasta el reino de los celestiales, aunque en armonía y silencio su imponente presencia parece iluminar el sitio al avivar las llamas azules de aquella fortaleza hecha con los cimientos del conocimiento. - Pero primero deja tranquila a MI aprendiz. Hakurei Reimu ahora es una indolente intento de sacerdotisa, pero en un futuro hará temblar todos los planes de tu patrón... ¡¿Quieres un adelanto de eso, siervo del Portero?!-

El fuego interno de sus ojos se vuelve a prender entonces, su espíritu brilla y de alguna forma u otra intenta contagiar a quién es aquella Heres a la cual pareció describir con la mayor de las crueldades, sin embargo su futuro a planes de la regente es prometedor, ella por alguna razón tiene una extraña esperanza...Por dictamen sagrado pero también por consejo ella la aceptó, la luna llena le habrá susurrado algo interesante al momento que Reimu llegaba a través de los cielos hasta este sitio alejado y que necesita de la sangre fresca de una leyenda sin escribir.
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Hakurei el Mar Dic 03, 2013 12:28 am

Temblar... Pero no precisamente de miedo hacia lo desconocido. Más bien, Reimu tiembla hacia lo que ya conoce, lo que parece inocente y hasta juguetón, porque es preferible siempre una Tamamo-Sama no distorsionada por una visión de rabia, que la de una bestia tan iracunda que en cualquier momento hará que el techo se derrumbe con solo agitar una de sus nueve colas. Pero, pueden existir cosas que hacen que una joven que es falta de ánimos y sufre de apatía, pierda el control de un momento a otro. No debe malinterpretarse esa frase; no significa que se deja llevar por el miedo, sino por su personalidad tan extraña y su tendencia al mal humor.
Una de esas cosas que la pueden hacer presionar sus dientes y fruncir el ceño. Por sorpresa y su enojo natural, para empezar a notar por la sensación de viscosidad sobre su cuerpo, la naturaleza de su captor. Violento, grande, ¡Y demasiado grotesco! En las sombras no es capaz de ver más que un par de luces rojas, igual que el color de sus propios ojos, pero es evidente que son más monstruosas. Es cuando sus orbes se abren de par en par. Puede apreciar de qué se trata, tanto de la criatura como de las cosas que la han atrapado.

- ¡WAAAAAAH! ¡DEMONIOS! ¡ME ESTÁ ENSUCIANDO TODA LA ROPA! ¡AHORA TENDRÉ QUE LAVAR DE NUEVO! - Es la única preocupación de alguien como Reimu. Un fracaso que no contempla ni siquiera el peligro a su vida, y más tiene en mente todas las obligaciones que el vivir acarrea. Sacude sus pies suspendida en el aire, agita su cuerpo entre esos tentáculos al ser víctima de la sensación de ese pegajoso limo marítimo escurriéndose por su cabello, el cual diría ella que es todo un proceso mantener. - ¡Uwaah! ¡Maldición! ¡Deja en paz mi listón! ¡Ni siquiera eres algo cómodo! - Si bien más insultos y súplicas podrían ocurrirse, es lo primero que puede venir a su mente sin importarle que esa deformidad podría proceder a tragarla en tan solo un movimiento.
Los golpes en su cabeza con el uso de un libro solo la hacen desesperarse más, y en lugar de una llamada de auxilio, suspira casi con una resignación parecida a la de un desconocido que es el blanco de las demostraciones de cariño de un perro muy enérgico.

Puede que haya sido ese agotamiento propio de ella lo que hace que fije su atención en las páginas pegadas en la cabeza del monstruo. No es como si pudiese hacer otra cosa aparte de forcejear y cansarse en vano, así que al menos tomaría el tiempo de revisar lo único que tiene frente a sus ojos y es capaz de entender. De no ser por el insistente y molesto golpeteo de ese libro en su cabeza, no habría notado que era un manual lo que estaba dañando su cabeza... Pero no era lo más importante. Lo interesante era el título que podía leer si ponía atención, y que se resumía como "Cazador de Sueños"
- ... Como si tal cosa pudiese cazarse... - Murmura por lo bajo la última de las Hakurei. Por todo ese momento, y unos pocos más, ella detiene su frenético intento por liberarse, y en su rostro no hay cabida a otra expresión que no sea la de nostalgia. Esa frase... Trae consigo el recuerdo de cuando perdió toda esperanza. Fue ese día cuando fue obligada a resignarse, y aceptar que había nacido como una más de las guardianas de un linaje creado solo para sacrificarse y martirizarse sobre todo.

Reimu no tiene muchas memorias felices de su madre, pero recuerda un evento muy claro y decisivo, que fue la única vez en que vio sonreír a la mujer que la trajo al mundo. Desde niña respetaba y admiraba la belleza y fuerza de su única familia, pero puede decir que en ninguna ocasión llego a verla contenta. La sonrisa con la que le hablo ese tarde lluviosa, era más parecida a un gesto de disculpa que a una dedicación de amor hacia una hija.
Las palabras no fueron mayor consuelo, porque representaban una enseñanza... Y buscaban que la niña solo se entregase a la aceptación...

"Te he traído al más cruel de los mundos. Te he de abandonar en una edad donde más me necesites. Te he enseñado todo lo que se con la esperanza de que seas superior a mí. Tal como mi madre hizo conmigo, yo he de hacerlo contigo. Reimu, es tu derecho odiarme, porque sobre tus hombros coloco el peso de un legado destinado al sufrimiento. Ninguna Hakurei alcanza su sueño, pero se encarga de que otros alcancen los suyos. Vivimos para proteger, no para ser protegidas. Morimos por la vida de alguien, no por nuestras vidas. Criamos a nuestra hija para que ella críe a la suya, y continúe hasta el fin de los tiempos este ideal donde derramamos nuestra sangre para permitir que la de otros sea salvada. Por eso no fallamos, y por eso no vivimos demasiado, o corremos el riesgo de fallar. Ah... Ahora puedo entender a mi madre... La mujer que más odié, pero sin duda sé que ella me amó... Tal como yo, desde que naciste, te amé."

- ... Cazador de sueños... Meh... Ese libro no es para mí... - Es cierto... Ese libro no es para ninguna mujer que nazca bajo el nombre de Hakurei. Más que un privilegio, es una maldición, y por esa razón es que la mirada de la doncella del santuario se afila con un rencor sin igual. Recordar cosas innecesarias... Traer al presente cosas que sabe que no puede cambiar... Eso solo causa ira. Pero es lo justo, dado que todo el discurso de su madre resume el destino de Reimu con su última frase, esa que cerró por completo esa lección dolorosa que aprendió, más de resultar en un orgullo, y que entiende solo ahora al tener más edad.

"Reimu... Ser una Hakurei significa aceptar al destino."

Si... Lo entiende. Entiende la sonrisa de su madre, que más parecía que lloraría en cualquier momento. Ella era fuerte porque aceptó todo su destino, y cargó el de muchos más hasta su muerte. Por eso ahora Reimu debe aceptar el suyo, siempre a su pesar, pero de eso se trata ser ella: Aceptar su destino. Y si su destino es recibir la orden de morir por parte de Tamamo-Sama, entonces al Dios de la Muerte buscará.
Sin palabras que añadir, de sus mangas salen una veintena de sellos y talismanes, que buscan el cuerpo del monstruo y se enroscan en sus apéndices. La determinación en la mirada de la sacerdotisa, hace que los mismos exploten con el riesgo de que ella misma salga herida. Tal cosa solo asegura una distracción para deslizarse gracias a la gravedad por los viscosos tentáculos que la atrapan, al haber hecho la constricción de los mismos algo más ligera. A cambio de ello, su moño tuvo que ser sacrificado y dejado a la criatura, mientras de dos saltos retrocede para alejarse al menos unos 6 metros de su captor.

- A cambio de mi listón, ¡Recibe entonces mi desprecio! - Para cuando esas palabras fueron dichas, una de las orbes míticas familiares se había estrellado en lo que parece ser la cabeza de la criatura. Seguida de otra, que fue lanzada con toda la rabia acumulada de la chica en una patada, y una tercera es arrojada al mismo destino al impulsarla con un golpe. Tres de esas esferas empiezan a encontrar colisión con la cabeza del monstruo al patearlas y golpearlas de regreso apenas rebotan contra el mismo, repitiendo ese castigo al menos unas treinta veces, tiempo suficiente de que prepare su siguiente conjuro.
- Mi frustración, mi tristeza, mi impotencia, ¡MI DOLOR! - Cuatro tiempos recita. Cuatro Arias diferentes de un conjuro de purificación, que se ha tornado más emocional que espiritual. Los orbes son ahora un cuarteto, y brillan en diferentes colores, para explotar completamente contra ese monstruo, destrozando las páginas que contienen ese título tan burlesco y de mal gusto.

Una Hakurei no puede cazar un sueño. Una Hakurei no tiene ningún sueño.

En ese momento, los ojos de la doncella brillaban con el carmín de los demonios.
avatar
Hakurei

Mensajes : 15
Piedras : 239

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Fatus el Miér Dic 04, 2013 9:04 pm

Perros del vacío son, aerodinámicos para moverse a través de las estrellas y la creación del reflejo vivo y durmiente del Dios, en conjunto de sus avatares colonizadores. Reflejos de su melancólico señor, impulsivos y bromistas como esa sonrisa intenta demostrar, no dejan de mostrarse carismáticos y temidos entre los sabios; sin embargo más horror provocan al ser aquellas extremidades eternas las que tienen acceso gratuito a los recuerdos y secretos de los seres vivientes, cómplices convenientes de la oscuridad...¿Acaso no provoca rabia al ser esos golpes y su sola presencia una razón para volver a recordad ese pasado que esa criatura seguramente ultrajo para satisfacer el capricho de su creador?

Dioses, si es que quieren llamarse así , estos jamás podrán ser olvidados incluso en el futuro más lejano. ¿Por qué? Porque despiertan siempre las emociones de los mortales, por culpa de ellos existen clanes como los Hakurei, y seres inmaculados que se ven corruptos por la semilla e influencia de sus naturalezas; La negación de las enseñanzas de las estrellas y el Gran Sol.

Todas las emociones les harán daño, causen tristeza o alegría el jolgorio impredecible de los que están expuestos a la muerte dan valentía, coraje para utilizar el miedo como un arma más. Por esa misma razón aquel que es denominado por los Sin-Ojos como perro del vacío retrocede mientras se retuerce en una impecable nube de magia descontrolada, producto del impacto entre la magia purificadora de la que posee la maldita sangre Hakurei y lo que son las orbes de lo que podría denominarse como "demonio".
Hábil, perfecta para su tarea ella cumple con su cometido de alejarse y de causar un daño imperdonable para aquello que en realidad solo demostraba el interés y el cariño que su creador parece querer representar, así son tratados los perros callejeros del olvido y cual coincidencia esta viscosa anomalía emerge de entre la nebulosa multicolor con sus orbes extremas explotadas en un coágulo incierto de energía gaseosa; Para su suerte fauces no posee, pues la infinita rabia de este ser pudo haber helado su sangre como también su alma y esto sería representado en su violento accionar; el cual comenzó con un retorcido movimiento ascendiente donde sus extremidades apuntaron oscilantes hacia ambas, Alumna y Maestra.

Una magnifica estela brillante y colorida entonces nace del alma de su única orbe intacta, un sólido rayo de pura energía inestable sale disparado contra ambas, el mismo con un diámetro de ocho metros y con una velocidad aterradora atravesaría el suelo de antigua madera que se cree que por sus encantamientos es impenetrable; desmentido, incluso siendo el poder de estas bestias reducido ante la barrera protectora que mantiene la venerable. Sin embargo la respuesta de la criatura no termina allí, sino que son sus tentáculos los que atacan de una forma desmedida a ambas desde distintos ángulos, sus extremidades principales son cuatro, sin embargo esta criatura provocó un extraño efecto que parecía decir que el tamaño de esta criatura es demasiado reducido ya que esos poderosos vectores salieron disparados contra el suelo, logrando que estas ,imitando a las inimaginables orugas de las dunas, emerjan predadoras contra aquellos seres mortales e impuras que se comunican a través de la violencia.

Ah...Divino y perfecto Portero de las dimensiones ¿Cómo es que envías a tus hermosos e inocentes sirvientes ante estas viles y bajas formas de vida? Desde aquí puedo rechazar tus acciones, es claro que no sientes nada por esos que siempre buscan tu mano entre ronroneo y golpes. ¿No sientes una pizca de lástima? Seguramente el hecho de que nacen a través de la arena emergente de tus dedos pálidos te vuelve insensible, pero no dejan de ser tus hijos, extensiones de tu voluntad y valores... ¿Tendrás algo como eso en tu inexistente corazón? A nadie le has permitido pretender tu amor, nadie puede llegar a ti e incluso luego de muertos tu los despachas, solo por el hecho de que todos en el interior son todos idénticos, seres altos y sin rostros que marchan a través del desfiladero.

Sin embargo en tus planes una idea retorcida existe, brillantes cual estela celestina de una roca manejada por un parásito exterior, misma estela que quedará vacilante luego de los cinco segundos por los cuales se extenderá y manifestará la esencia de los monstruos nacidos de la tristeza y la soledad. Una hermosa muestra del arte, naciente de los sentimientos más profundos de los bohemios astrales, desaparecidas partículas blancas que caen como nieve al querer descarnar los huesos de sus víctimas, transformándolo en polvo para la creación de la vida y las estrellas...¿Y quién no lo dice? Pueden que esos ojos siniestros hayan dado una forma curiosa a los enormes astros y las nebulosas que son la cama de los Dioses durmientes de infinitos brazos.
avatar
Fatus
Admin

Mensajes : 314
Piedras : 999989
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¡El verdadero poder de la guardiana!

Mensaje por Tamamo el Vie Dic 06, 2013 5:13 am

Codo a codo, espalda con espalda entonces alumna y aprendiz se unirían en contra de un enemigo que puede borrarlas de la existencia ante un error grave; pero al que le llevan la suficiente ventaja gracias a la grandiosa barrera que existe en todo el territorio sagrado. Tamamo confiaba plenamente en su estudiante; verla reaccionar de esa forma provocó que una añeja adrenalina se manifestara en su pecho, una sonrisa notable entonces se dio a conocer en los labios de la raposa al observar con entusiasmo a la Heres realizar su divina proyección que sin dudas la declara como portadora legitima de la Herencia Hakurei. Sus movimiento en conjunto de los tesoros antiguos hicieron un completo desastre en la criatura que se vio alterada al punto de volverse completamente hostil a nosotros; Cierto es que esta criatura había dado una gran pista a nuestro objetivo pero la sola irrupción a estos archivos es la condena perfecta para que Tamamo también se desate, acompañando en ese sentimiento a una nada perezosa Reimu...Ahora más que nunca la Honorable Guardiana del Templo Esmeralda demostraría porqué ella es quién es, como también la razón por cual nadie en todos estos años se atrevió a destronar la reinante paz de esta ciudad, quién en la cima y bajo los pies de las montañas alaba al gran Zorro, progenitor y bondadoso señor que envió a su retoño para purgar este mundo de lo que podría llamarse "el mal."

La vulposa observó el patrón que la terrible criatura del abismo iba a realizar, un movimiento obvio que estaba cargado con un potencial terrorífico; Ella sabe que ese ser no las está tomando en serio incluso a pesar de sus heridas, no hay portales, no hay una cantidad interminable de magia inestable y eso solo significa una cosa: Es el momento ideal para incapacitarlo, por el solo hecho de que no debe llegar esa batalla a aquel punto donde incluso la integridad de la barrera protectora se ve puesta en riesgo ; La venerable no dudó un segundo en lanzarse con todo su potencial, cuidando incluso a su estudiante de la cual dudaba tuviera los reflejos para esquivar dicho ataque por su sola cuenta...Si, una perfecta combinación de ataque y defensa al estilo más rústico, pero armonioso como el elemento que hierve en las venas de la colluvio.

El incandescente brillo plateado proveniente del centro del principal orbe de la criatura era suficiente como para que la Venerable reaccionara. Sus pequeñas piernas repentinamente fueron impulsadas por una terrible energía espiritual, un aterrador salto que agrietó, no, que literalmente hizo estallar la poderosa madera bajo sus pies y en un área de cuatro metros, los suficientes como para que su aprendiz tuviera que moverse, principalmente para no quedar atrapada en una grieta o que sus propias piernas se van dislocadas por el impulso que tomó Tamamo para no solo prevenir la colisión con aquel ataque sino también ascender con un poderoso salto hacia la misma altura que aquella viscosa criatura había tomado para realizar su acción ofensiva; Las intenciones de la guardiana esmeralda eran justamente prevenir que aquel torrencial ataque fuera preciso, la única forma de lograr eso es interrumpiendo el mismo de la manera más violenta y pura posible.
La silueta de la vulposa se encontraba iluminada por una poderosa bruma de color dorado, brillante como los minerales más hermosos de este mundo. La conexión perfecta con su elemento sintoniza con su nivel espiritual desmedido, su esencia es una con todo lo que lo rodea pero sobretodo consigo misma, el resultado es la fuerza omnipotente que poseen las montañas al emerger, una absorbente y espectacular muestra de poder absoluto que se simplifica no solo en sus puños sino también en aquellas diminutas piernas que con alegría caminaban por los pasillos del templo, despreocupado el mismo de alguna vez observar que aquellas mismas extremidades son capaces de derrumbar los cimientos del sagrado lugar; ¿Qué ocurre entonces cuando la Guardiana Esmeralda decide conectar una poderosa patada con su planta al girar sobre su eje para impulsar aquella poderosa bomba de fuerza descomunal? En términos realistas la criatura tuvo que haber detenido aquel golpe sin problemas; en términos ajenos simplemente se ven a dos ridículos seres hacer maniobras infantiles sin embargo en términos actuales esa fuerza es y fue suficiente como para dar vuelta toda la existencia de la aberración, provocando que su gelatinosa silueta se girara violentamente debido a la tremenda descarga de energía... ¿Por qué la misma no salió entonces despedida? No fue toda la fuerza sino en su segundo golpe donde esta desembocara sobre aquel extraño ser...Tamamo prioriza no solo detener su ataque sino también hacer descender al perro del vacío, la forma de hacerlo es bastante simbólica...Incluso una enorme sonrisa se le dibujo a esta cuando desplegó sus nueve colas contra su enemigo ; gracias al impulso que le dio el primer golpe y a la pequeña voltereta de rol con la cual dejó finalmente caer todo el poder de las antiguas montañas del este...¿Los resultados? Catastróficos.

Todo en un golpe, las nueve colas conocidas por ser las más suaves y felpudas del mundo [ O universo] impactarían sin piedad sobre la cabeza de ese ser, justamente donde se encontraban aquellas pequeñas extremidades como también los rastros de lo que quedó de aquel libro que ella estaba buscando en primer lugar. La velocidad y la fuerza de impacto que hubo fue la suficiente como para literalmente hacer tambalear todo el templo. Un enorme cráter dejaría lugar al cuerpo de la criatura, junto a aquella monstruosa muestra de poder que superaba los 6 metros de área se encontraba la tierna imagen de la venerable, apoyando su abanico sobre sus labios mientras que con la opuesta sobre su cadera observaba con enorme entusiasmo su obra, esa sonrisa que compartía con su ser más querido se le formó en el temple ¿Sería por resentimiento o simplemente porque no puede resistirse a golpear a algo con todas sus fuerzas? Nadie podrá saberlo, quizás sea una mezcla de ambos sentimientos; Su tono de voz sin embargo oculta esa verdad, despreocupado y jovial entonces se dirige con su oriental acento a quién es su aprendiz...No importaba como ella haya terminado, aún debe terminar su trabajo.
- ¡Apresúrate y sella a esta cosa! ¡Sino vendrán refuerzos y seremos calcinadas vivas! - ¿Y por qué no lo hace ella misma? Eso de sellar criaturas es demasiado bajo para un ser de su altura, prefiere además dejarle todo el trabajo brusco a su aprendiz...Por ejemplo ¿Se imagina Reimu que ella tendrá que reparar los daños hechos por si misma? En realidad debe ser por eso que Tamamo le sonríe como nunca, no puede perder la imagen de su "sirvienta" martillando tablas toda la Mañana - Tarde y Noche ¡Disciplina pura!

La Venerable sin embargo no baja su guardia y puede esperar lo peor, sus colas se ondulan y mecen con delicadeza mientras sus pequeñas orejas suben y bajan al ritmo de su mano que limpia el polvo que se provocó por aquel impacto monstruos. Si no fuera por la barrera ella se tomaría las cosas más en serio, sin embargo esto no es más que un juego de niños para ella...Claro que no es otra más que Reimu la que sale perjudicada...En parte, Tamamo cree inocentemente que encontrará la diversión en esto, a pesar de su amargada existencia.
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Hakurei el Miér Dic 18, 2013 1:41 pm

¿Como describir esa explosión de furia que probablemente se estuvo acumulando en el corazón de Hakurei por tantas generaciones? Una demostración de toda falta de respeto y carisma requerido para ser una servicial doncella de santuario, una falta casi imperdonable el quejarse de ese modo incluso frente a la Venerable hija del Zorro, lo cual no tendría más remedio que un castigo peor que el exilio. A pesar de ser un fracaso como sacerdotisa, la niña no hace cosa mejor que descargar su ira y hacer pagar a uno de los esbirros del Otro Lado, tan asqueroso que aun siente sus húmedos tentáculos sobre ella.
Pero ahora no solo siente que se ha vengado, sino también liberado de una carga que ha llevado por mucho tiempo de manera inadvertida. Es cierto todo lo que ha dicho, ninguna de esas palabras ha sido producto de la rabia hacia alguna criatura azarosa que ha aparecido para mortificarla a ella y a su felpuda maestra... De verdad, para ella, ser una Hakurei es peor de lo que alguien se puede imaginar.

Pudo haberse maravillado en otro momento de como Tamamo-Sama hace palidecer a una estrella fugaz, y con tan solo un salto al frente hace que el suelo grite en agonía. Su fuerza es capaz de partir en dos la tierra y crear una isla, por tanto, ¿Cómo no va a aplicar esa infame habilidad sobre un invasor? Más que un hogar, es un santuario, y por tanto inmaculado debe mantenerse de la imagen de monstruos como ese, que no tienen cabida en este mundo y que La Gran Bestia jamás hubiese permitido. Es por eso que la imposición de la bestia más grande de Nuhl, de quizás todo Tzión, es suficiente para subyugar la presencia de una alimaña tan horrible y viscosa.
Puede que para la divinidad haya sido un espectáculo grácil, y haya tenido completa visión del mismo, pero Reimu solo vio una distorsionada imagen y borrones en el aire. Tal vez, si hubiese sido diferente la situación, la chica se hubiese maravillado y despertado con tan hermoso movimiento que hizo agitar posiblemente todo el Valle Esmeralda; si tan solo tuviese tiempo para eso, antes de comenzar un largo y tortuoso ritual de varias horas, y completarlo en menos de un minuto.

De su manga izquierda saca un pergamino oriental, enrollado como se acostumbra a que estén estos pedazos de documentos en las tierras antiguas del este. Desatando el sello cubierto en papel, toma uno de los extremos y desenrolla el manuscrito sagrado con tan solo agitar su brazo y extenderlo. El mismo no revela contenido alguno, dado que se supone que es un secreto familiar; es más parecido a un grimorio que a cualquier otro escrito que contenga técnicas empleadas por los asesinos nocturnos o los poderosos practicantes del Onmyou.
- En nombre del soñador, el formador y el destructor... - Murmura, cortando su dedo y plasmando ese sello sobre el blanco papel, y permitir que se revelen los cientos de sutras y mantras de adoración. - Este exorcismo es hecho en el Templo del Zorro, dedicado enteramente al Señor de las Mil Mascaras, aquel que vigila por todos y cada uno de nosotros. Rezo 100 veces la oración y clamo por su disco aniquilador; mi sangre reza 100 veces la plegaria y suplica por su benevolente loto. - Un proceso como este involucra que las 18 generaciones de un linaje hablan al mismo tiempo, por tanto recitan un conjuro de 1800 versos al instante.

- Mi mundo está compuesto por 1000 capas que se unen sobre si mismas 3000 veces. Nuestro origen es la Resistencia; Todo Cambia y Todo se Desmorona, excepto quien se encuentra hablando y abre el cielo en muchos partes. - La sacerdotisa se coloca de pie, y de sus mangas aparecen más talismanes, plasmándose alrededor de la criatura aturdida, y ahora encerrada en una prisión anclada por la voluntad del Soñador, representante de la Gran Estrella, está inmóvil por el peso de los cielos.
Las manos de Hakurei se unen en una plegaria. Sus ojos demoníacos se cierran finalmente, y lágrimas de sangre caen de los mismos; tanta energía espiritual es capaz de romper hilo por hilo todos los tejidos de un espíritu. - Te someto a la condena eterna... - Los mantras son hablados por voces de tiempos lejanos. Imagenes difusas realizan diversos cantos de un mismo ritual. Y finalmente, la criatura envuelta en esa hostil comunión de almas, se pierde y convierte en un símbolo sobre un segundo pergamino en el suelo, completamente vacío, que aguardaba la llegada de su prisionero. Las luces se disipan. Los dioses retornan a sus tronos. Las doncellas vuelven a descansar. La oscuridad regresa a las cámaras secretas.

- La presencia del mal ha sido retirada. Las felonías del caos han encontrado final en este ser. Agradecidas estamos, y con mi sangre firmo el sello de este contrato. - Sobre la imagen de tinta del ser abominable, es colocada la impresión del sangrante dedo de la sacerdotisa. Finalmente, ha sido sellado, y es ahora propiedad de las Hakurei. - Por diez días rezaré como retribución. Por diez días purificaré mi cuerpo tres veces cada día. Por diez días no probaré bocado y el agua será mi único consuelo... - Saldadas las condiciones por haber tomado prestado el poder de los dioses, termina finalmente el ritual. Hakurei se permite secar sus lágrimas, antes de abrir sus ojos y ponerse de pie. Ya no es ella quien debe enrollar esos pergaminos, sino Tamamo-Sama, como testigo de la ceremonia.
- ¡Maldita cosa! ¡Eres lo peor que me ha podido pasar! ¡Te odio! ¡Y espero que lo estés escuchando! ¡Sí! ¡Te hablo a ti! ¡Monstruo de mierda! - Perdiendo la clase y el misticismo, serenidad y belleza luego de haber cumplido con tanta pureza semejante ceremonia, la doncella del santuario pisotea en un ataque de histeria el pergamino, hasta que se encuentra saciada de hacerlo, dado que no se aburriría de hacerlo nunca. Ya que no lo puede levantar del suelo, al menos si va a dejarle como recordatorio una pizca de su odio.
avatar
Hakurei

Mensajes : 15
Piedras : 239

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Tamamo el Jue Dic 19, 2013 7:48 pm

Hacía ya mucho tiempo que aquella hermosa vulpina no presenciaba un ritual tan bien procesado. De entre muchas sacerdotisas pocas eran las que podían estructurar alabanzas y soportar el grito del fuego interno como podría hacerlo un miembro verdadero del clan Hakurei; Respetada familia a los ojos del Gran Zorro, fieles y disciplinadas como sus mandamientos lo indican. Sin embargo el precio a pagar por tan excelentes servicios y tanta facilidad para alejar el mal de este mundo es una vida corta, y entre corta llena de miserias, sin ningún tipo de posibilidad de disfrutar la misma como el resto de los Heres o los Colluvio hacen, incluso como ella en su momento más desinteresado de su vida lo hizo.

Puede observar entonces como su pequeña aprendiz dedica esas oraciones con tanta devoción que su esencia queda completamente al descubierto, y no mentía al mencionarle a aquel monstruo que descargaría todo su sufrimiento sobre él, lo hizo y literalmente aquel enviado del averno sufrió las consecuencias por atreverse a atacar a alguien que no tiene demasiada paciencia con las cosas que pueden ocurrir en su trabajo; Esta hace poco momento podía ser tomado como una anécdota divertida, sin embargo ella tan a pecho lo desentrañó que el nivel espiritual que desplegó al momento de condenar al engendro la sorprendió incluso a Tamamo, hermosa guardiana dorada que si posee grandes expectativas de quién tiene a su mando pero jamás pensó en despertar en ese solo instante una abrumadora energía espiritual que por mucho superaba la que con fuerza invocó en su primera defensa...El rostro de la Guardiana se mantuvo sorprendida en los momentos que dicho encierro se ejecutaba, los pelos de su cola se erizaron suavemente mientras que sus esmeraldas poco a poco comenzaron a fruncirse para tener una mejor perspectiva analítica de lo que realmente estaba ocurriendo...Un centenar de imágenes rondaron por su cabeza en ese instante, un sin fin de recuerdos e ideas que provocaron un movimiento bajo de sus orejas, apaciguando la rigidez de las mismas por unos segundos. Reimu estaba creciendo muy rápidamente, y no con certeza a su maduración sino a comparación de la presencia espiritual que tenía al llegar aquí y tras unos días al servir y meditar en el templo. Tamamo sabía que no es la mejor maestra, ni siquiera sus lecciones fueron algo que la pudieran hacer emerger de tal forma, aquello justifica su reacción, fuera de que ella hubiese hecho una gran catarsis sobre la criatura de tres ojos.

Pasada aquella tormenta Tamamo se acercó hasta donde se encontraba su aprendiz y con un suspiro le palpo el hombro para que calmara su inevitable ira. Había sin dudas perdido toda la gracia de una doncella en ese mar de insultos e histeria. No era algo que le hubiese enseñado la raposa pero quizás y solo por aquella vez se la dejaría pasar por el excelente trabajo que había hecho en sellar de forma efectiva a una criatura que podía representar un terrible peligro de haber escapado de las barrera impuesta por el templo.
La guardiana entonces se encargó de separa a su pupila con sus colas para poder tomar primero el pergamino donde aguarda aquella criatura pisoteada por Reimu. En silencio Tamamo se encargó de aprisionar con su delicada mano dicho sello para ir en busca del segundo. En su caminar y con su voz dulce como es casualidad le respondería al obrar de la sacerdotisa, ya volviendo a retomar una sonrisa más corriente es su aniñado rostro.  
- Calma tus nervios Reimu, a esta criatura no la volverás a ver dentro de mucho tiempo. Además te he dicho varias veces que no debes perder la elegancia en tu personalidad, nunca conseguirás aumentar la fe de un Templo de esa forma. -Le advirtió entonces su maestra para finalmente suspirar con mas ganas y estirar sus pequeños brazos detrás de su cabeza. Tanto escándalo y tan rápido se había terminado ese problema que ya no tiene siquiera sentido permanecer en ese lugar.  El desastre sin embargo la Guardiana lo arreglará en su momento, lo que buscaban ya no está y ahora debe sobretodo ella comunicarle a la Princesa Lunar que durmiente aún se debe encontrar en su habitación, la Gran Estrella Blanca estaba a punto de darle un respiro.

- ¡Bien! ¡Puedes ir a tomarte un baño y descansar lo que necesites! Mañana será un día bastante duro, así que espero estés preparada para lo peor Reimu. - Entonces así la pequeña colluvio con manos sobre los pergaminos comenzó a marchar hacia donde aquella enorme puerta se había cerrado. Solo era suficiente la presencia de la guardiana para que la misma se abriera y dejara a relucir todo el tiempo que se había llevado a cabo. Fue una pequeña aventura, seguramente, pero la misma había sido más que suficiente como para desplegar el verdadero potencial de la sacerdotisa menor. A pesar de todo Tamamo se sintió satisfecha con su trabajo y eso se le puede notar en su sonrisa que no parará de irradiar una extraña paz que a su aprendiz ha de llegar.

Aunque no todo era tanta felicidad, Tamamo sabe los riesgos a tomar cuando le diga a Cerridwen la solución para su terrible mal.
avatar
Tamamo
Guardiana del Valle Esmeralda

Mensajes : 164
Piedras : 4067
Deidrabba : Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cazadoras de Sueños.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.