En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

La niña y el lobo. (Pasado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La niña y el lobo. (Pasado)

Mensaje por Regulus el Jue Mar 07, 2013 8:15 am

Regulus Lobo:

Regulus había vivido muchas noches de invierno como aquella, siempre habían sido ante sus lobunos ojos los ocasos más lentos que pudiesen existir, el natura lo sentía como si la luz y el calor quisieran aferrarse cuanto más pudiesen a aquella cruda estación donde las temperaturas bajaban hasta volverse insoportables. Aquella tarde mientras el sol descendía había observado trepado a la copa del más alto y majestuoso roble como la luz fundida en el horizonte en un mural de colores llameantes se extinguía poco a poco dejando paso a las primeras estrellas que iluminarían junto a la luna aquella noche.

Se encontraba lejos de su habitual territorio, aquel claro en el bosque profundo, donde la cueva en que había sobrevivido a sus primeros y perdidos años de vida se hallaba escondida entre la espesura, como una gruta subterránea perdida entre los frondosos árboles.

No hacía más de media hora el hambre, gran movilizador de situaciones e historias, había llevado a su poderoso olfato en busca de una presa, y poco o nada había tardado en dar con un ágil ciervo, el cual al sentir la presencia de aquella poderosa bestia de dientes afilados y temibles garras había huido sin demoras en pos de salvar su vida, más el instinto de caza y la premura de sus necesidades lanzo a la fiera de largo pelaje azabache en una intensa carrera tras el animal. Sus ojos carmesí fijaron a su víctima y no permitieron en ningún momento que se perdiesen de su alcance, utilizando el poderío de sus extremidades y la agilidad de cada musculo de su cuerpo para desplazarse con todo el largo de su estructura, la cual superaba ampliamente los dos metros de largo, por el dificultoso paraje que era aquel bosque.

La persecución vertiginosa se había prolongado por varios kilómetros pues la presa había demostrado ser un veloz oponente, el cual con un menor tamaño lograba sortear muchos obstáculos con mayor facilidad. No obstante su destino había sido sellado desde el momento en que Regulus lo había detectado, desde que se había declarado a sí mismo un cazador y había dedicado sus horas y esfuerzos a ello, ninguna presa había escapado de sus mortales dientes. Fue así que en medio de aquel desafío el astuto cazador aprovecho sus dotes para invocar la ayuda del viento, elevarse en un poderoso salto hacia las ramas de un árbol y despistar a su cena mientras de salto en salto se posicionaba sobre ella para luego caer con toda la fuerza y el poder de sus agudas garras sobre el indefenso animal. La ejecución fue rápida y sin piedad ni miramientos, pues no había remordimientos en aquella acción para el ser de los bosques, bien entendía que era el ciclo de la vida y en algún momento el también serviría a ese círculo. Había devorado por completo al animal, pues también creía que una muerte sin motivos era un insulto y de esa forma rendía honor y respeto a la criatura que había sesgado del mundo.

Había subido a la cima de aquel árbol satisfecho por la buena comida, dispuesto a disfrutar de uno de sus pocos placeres, como era observar el cielo. Si bien no se encontraba en su territorio sabía que aún se mantenía en el entorno del bosque, y sus agudos sentidos se mantenían alerta, atentos a cualquier indicio de compañía no deseada.
avatar
Regulus

Mensajes : 3
Piedras : -3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La niña y el lobo. (Pasado)

Mensaje por Anna el Miér Mar 13, 2013 3:18 am

Días pesados y noches gélidas habían soportado aquel par de nómadas caminando por el bosque, buscando refugios entre las raíces de los árboles para que entre los troncos y las ramas cortaran los fríos vientos que soplaban al caer el astro rey. El varón había conseguido ramas para hacer una fogata y la infante había invocado las llamaradas para brindarse calor, ya se habían asentado entre tres grandes robles cuando el silencio se rompió por el rugir del estómago de Vildegard seguido por la risa de la niña de hebras blancas quien se burlaba divertida de su hambruna, sin embargo, poco después su estómago comenzó a emitir ruidos guturales también y a vibrar, fue entonces que decidió adentrarse al bosque oscuro en búsqueda de alimentos.

Existe una fina línea que divide la inocencia de la estupidez, es de estúpidos adentrarse en una zona peligrosa conociendo el sin fin de adversidades y obstáculos que pudiesen entrometerse entre él y su meta al punto de atentar con su vida. Pero al niña era una criatura inocente que no veía maldad siquiera donde se notaba que la había a leguas. Caminó sin rumbo fijo por un buen rato, cada vez se alejaba más del punto donde se encontraba el Demone a su espera, pero la pequeña humareda que subía al cielo la lograba ubicar, si quería saber donde estaba solo alzaba su mirada y buscaba la señal que le servía de guía. Sobre su diestra llevaba, Anna, una pequeña flama que con dificultad se mantenía viva, esto porque temía que alguien más la encontrase.

Tras unos momentos de caminar en silencio, como si flotara entre nubes, se escuchó el crujir de una rama tras un arbusto y espantada la niña perdió el control de sus llamas, quedándose a oscuras y así permaneció, además de quieta, unos momentos hasta que se dignó a iluminar de nueva cuenta. Con temor se aproximó al lugar donde había provenido aquel ruido y se encontró con una madriguera en la que vivía una familia de conejos. Tomó por las orejas a la madre y con una mano sostuvo a las tres crías porque eran pequeñas aún. Serían la cena perfecta, sonrió encantada y se alzó la vista para encontrarse con la señal que la llevaría con el mayor, pero no la encontró. Desesperada comenzó a caminar a ciegas en aquel lugar hasta el momento en el que otro fuerte y violento sonido la espantó. < ¿Vild-Vildegard?... > Preguntó asustada pero nadie respondió y lentamente se aproximó con pasos inciertos hacia el sitio donde había escuchado aquello. Pero quedó sorprendida y boquiabierta cuando descubrió a una bestia devorando a un ciervo de aquella manera, su cuerpo no le respondía aunque quería echarse a correr en la dirección opuesta, la sangre de la victima se derramó por el suelo. La pequeña, asustada, intentó retroceder pero tropezó con una raíz salida y cayó de espaldas contra el suelo, liberándose la madre de los conejos y perdiendo dos de ellos, quedándose con uno solo que se metió entre los holanes de su vestido. Así, sobre la tierra y poco pasto se arrastró intentando hacer el menor ruido posible, ocultándose entre un tronco grueso y un arbusto, tratando de crear una esfera de fuego, pero del miedo que inundaba su ser, ésta se deshacía una y otra vez, frustrándose.

"Ay... Maldición... No me falles..."

_________________
avatar
Anna

Mensajes : 27
Piedras : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La niña y el lobo. (Pasado)

Mensaje por Regulus el Jue Mar 14, 2013 12:21 am

El cielo de aquella noche estaba densamente poblado por las innumerables constelaciones que esparcían su ya extinta luminosidad por el firmamento oscuro y profundo. El lobo se encontraba disfrutando de la saciedad de una buena comida observándolas y contándolas buscando aquellas constelaciones que conocía e intentando aprender de las tantas otras que eran ajenas a su saber, innumerables años de vida en soledad proporcionan tiempo y espacio para la autodisciplina en varias artes y saberes, Regulus había añorado siempre el cielo y en observarlo hallaba un placer peculiar.

Mas su ensimismamiento fue breve pues pocos minutos tras arribar a aquel punto para relajarse un aroma peculiar llego hasta el, una dulce fragancia cargada con esa peculiar nota sabor que caracteriza a los infantes, esos que por ser bulliciosos y escandalosos siempre prefería mantener lejos. Mas en aquella noche como tantas otras decidió quizás por estar satisfecho y fuera de su territorio, investigar que hacia un niño en un lugar tan peligroso, quizás el fuera la buena lección que le enseñaría a no adentrarse en los bosques en solitario, pues su agudo sentido le indicaba que nadie mas había a los alrededores. Y en verdad su curiosidad se vio mas que nada atendida por las pequeñas luminiscencias que procedían del lugar en que el aroma era mas intensa, pequeños haces de luz, quizás fuego, iban y venían intermitentemente.

Con un ágil y liviano salto toco una vez mas la húmeda tierra del bosque, podía sentir entre los aromas del lugar la cercanía de un rió, y lo cual explicaba la condición de la tierra, no muy lejos de el, a unos tantos metros unos hierbajos escondían a los que podría ser su nueva presa.

Su áspera y fría voz sonó con claridad en medio de la espesura boscosa, era una voz completamente humana, grave y fuerte, si no fuese que claramente articulaba las palabras con su oscuro hocico, podría pensarse que fuese la voz de un humanoide y no de un animal.

- Eres muy insensato, pues si lo que buscas es esconderte entre la maleza, tus pequeñas chispas solo anulan tu deseo, pues son el artefacto delator evidente, sin contar tu dulce aroma. –

Inhalo con fuerza elevando su hocico concentrando sus sentidos en aquella pequeña porción de tierra, el aroma en verdad era dulce y era el característico de los menores, mas no de los niños, hasta joven presa no era otra cosa que una niña.

- O mejor diré, pequeña insensata… dime; ¿Acaso buscas el suicidio que te adentras en un lugar tan peligroso y en soledad? Pues te lo aseguro nadie hay alrededor más que tú y yo. –

Sus fieros ojos rojos, rubíes cargados de fuego intenso y peligroso no se apartaban de su pequeño objetivo arrinconado entre la tierra.

Las hiervas eran altas en aquella zona, un pequeñísimo claro como para mantener una distancia de apenas tres metros entre ambos se situaba como escenario, poderosos y retorcidos árboles con ramas que colgaban como espectadoras sobre el lugar hacían de fondo y de techo el cielo estrellado con la gran luna como invitada estelar.

_________________
El Nombre del viento...
avatar
Regulus

Mensajes : 3
Piedras : -3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La niña y el lobo. (Pasado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.