En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Suspendida en un hilo. {Priv.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Sáb Feb 02, 2013 12:34 am

El viento soplaba fuerte. Soplaba tan fuerte que podía mover el puente sobre el que la pequeña hada descansaba. Con ambos pies sobre la cuerda que le sostenía y las alas bien abiertas, se mantenía en medio de la estrctura dejando que su alma se la llevase el viento. Agazapada como estaba, era como una mancha roja en el camino. Sus alas le mantenían en el lugar, aunque el viento amenazaba con arrastrarla lejos cada vez. Su única respuesta era cerrar más fuerte ambas manos sobre la cuerda.

Tenía los ojos cerrados y el cuerpo cansado. Todo el éxtasis del día anterior ya había acabado y el esfuerzo comenzaba a sentirse pesado en ese cuerpo de muñeca. En ese cuerpo "hermoso" en el que había sido condenada a nacer. La sangre seca en sus ropajes le incomodaba. El olor a muerte podía sentirse desde muy lejos.
No la había sacado fácil. Había sido una idiota al intentar cruzar todo el bosque con el olor a sangre en el cuerpo, mas la suerte le había acompañado y, al menos, estaba con vida. Con la ropa y el cuerpo hecho jirones, pero con vida. Necesitaba salir, necesitaba un lugar donde poder pensar, antes de que todo comenzase.

Y había encontrado el mejor lugar para detenerse. Un puente ubicado en el límite del territorio, desde donde se extendía la tierra y el límite a descubrir era donde llegase tu vista.

A veces se preguntaba: ¿Por qué ella? ¿Por qué ella había tenido que ser amparada por él? ¿Las cosas habrían sido diferentes de no ser así? Y sonreía. Sonreía porque no existía tal posibilidad. Aquello había nacido dentro de ella, no había sido plantado por nadie más y era por eso que había sido elegida, no al revés.

Aún así a veces dudaba. Aún así el desenlace de las cosas no le estaba gustando. No quería ser una marioneta , quería ser titiritera.

Haría lo que tuviese que hacer, pero lo haría porque le nacía. Porque así lo dictaba su ser, porque así le indicaban sus instintos. Abrió los ojos y soltó una mano, mirándose la palma de su mano derecha.

- Aún tienes mucho que hacer, Cáineann - Y el viento sopló fuerte otra vez, amenazando con lanzarla al vacío y llevándose su gorro consigo el cual danzó camino al abismo.


Última edición por Liz el Lun Feb 04, 2013 7:11 pm, editado 1 vez (Razón : Edité los motivos de porque estaba allí.)

_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Tiberius el Sáb Feb 02, 2013 7:21 pm

¿Cuánto tiempo ha deambulado en esa fantasía a la que los mortales llaman libertad? ¿Quince años? ¿Veinte? No, más. Y mientras siguiese errando por Bahaamot sin amo al cual servir; sin propósito, seguiría destinado a pasar la eternidad ocultándose en aquellos lares menos transitados por la humanidad y así pagar por todas las vidas ha arrebatado en los últimos dos siglos. En verdad, la vida de los distintos seres que habitaron ese mundo nunca significó algo para él, siendo Tiberius una simple obra del Oscuro, se le otorgó un poderío tremendo, pero escasa consciencia y razón, después de todo su único propósito iba a ser el de obedecer a su Señor. Sin embargo, cuando esa sacerdotisa rompió el vínculo que le dominaba, lo condenó a una inutilidad perpetua. Tiberius era una criatura sin principios, sin metas, sin voluntad; su amo era el responsable de encauzar su vida hacia algún propósito. Lamentablemente no podía ser cualquiera, en todos esos años nunca apareció un alma con la convicción necesaria, los pocos que se creían dignos de avasallar al hijo bastardo de Tagirion e intentaron apresarle terminaron convirtiéndose en su cena.

Y ahí estaba ahora, igual que hace 25 años, recorriendo el bosque en busca de comida para sobrevivir al paso de la eternidad. Se había pasado el día entero siguiendo el escurridizo rastro de alguna criatura que desprendía un notorio olor a sangre, quizá algún animal herido cuyo prolongado sufrimiento sería terminado por su mano. Era extraño, al sentir la tierra por medio de sus habilidades no conseguía una lectura muy clara sobre su potencial presa, se movía con parsimonia y parecía no afectarle esa supuesta herida, ni siquiera parecía tener el porte de los animales comunes de la zona. Después de un rato dejó de lado la cacería y comenzó a seguir el olor por mera curiosidad, dirigiéndose a un lugar en donde su percepción sobre la tierra terminaba; seguramente un precipicio que le cortaría el paso a ambos. Y en efecto, tras caminar con cuanto sigilo sus dimensiones le permitían, llegó al borde de un profundo abismo en donde toda clase de vida parecía acabar. Pero aun podía sentir la sangre en el aire, muy cerca.

Bordeó el barranco con cuidado, siguiendo el rastro que a cada paso se volvía más intenso gracias a las fuertes corrientes del lugar. En eso, su cuerpo rozó una estructura extraña, un tanto vibrante. Por medio del tacto alcanzó a diferenciar lo que debía ser una cuerda, también algo de madera… ¿Un puente colgante? Era lejos lo que hacía más sentido. Permaneció quieto unos instantes; la esencia del líquido carmín no disminuía en fuerza, por tanto su presa seguía ahí… inmóvil en el puente. A esas alturas ya le habría visto, entonces, ¿Por qué no huía? Él no cruzaría ese puente, no tenía pensando abandonar las tierras que mejor conocía. Así que a la espera de algo, meció sin ninguna gracia una de las sogas que sujetaba el puente, prácticamente jugando.


Última edición por Tiberius el Lun Feb 04, 2013 5:26 pm, editado 1 vez
avatar
Tiberius

Mensajes : 29
Piedras : 27
Deidrabba : Apagado.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Sáb Feb 02, 2013 7:58 pm

Suspiró. Era irremediable.

Otro remezón sacudió la cuerda. Esta vez se dejó caer hacia adelante, aún con los ojos cerrados. El viento frío golpeó sus mejillas e hizo sonrojar su tez, descendiendo a gran velocidad. No quiso abrir los ojos, quería guardar ese momento en su recuerdo lo más que pudiese. Estaba cansada, necesitaba recuperar energías, necesitaba encontrar su centro nuevamente.

Por fin abrió las alas y los ojos. El abismo se veía interminable aún con todo lo que había descendido. ¿Tanto había ascendido en su viaje? No se había percatado. Su sentido de orientación hace mucho rato que se había confundido.
Planeó un tanto, y a lo lejos pudo ver una mancha roja aún descendiendo, que se perdía en la inmensidad del agujero.

- Hmph. - Tendría que coserse otro gorro.

Ascendió para volver a su punto de partida, y ciertamente sorprendida vio una criatura en uno de los extremos del puente. Específicamente desde donde ella misma había llegado. No parecía más que otro de los miles de monstruos que se podían encontrar por esos lares. Se acercó un poco más, sobrevolando por sobre él, inquieta.

Su pudiese clasificarlo, diría que su hábitat sería un tanto más "cavernoso". ¿Entonces que hacía allí?

{Tonta}

Ascendió rápido y se ubicó en el puente, a escasos pasos de él. Se sacó la parte de arriba del vestido, quedando en enaguas, probablemente la única parte de su ropa que aún se mantenía levemente blanca, y se la lanzó. - ¿Es esto lo que buscas? - El olor a sangre entremezclada en sus ropajes era fuerte, y la mayor parte de el pertenecía a un guerrero, hombre. El resto era en parte su propia sangre y la de los seres que le habían atacado. Ahora que se había sacado el vestido se podía ver un corte ciertamente profundo debajo de su hombro, en su brazo, el cual aún sangraba un poco mientras formaba una gruesa costa.

Su piel estaba irritada por el frío, pero no le importaba sacarse el vestido, al fin y al cabo no podía llegar así a la ciudad.

Volvió a suspirar, cansada. Ni siquiera sabía porque le hablaba. Era solo una criatura, probablemente se le lanzaría de todos modos en busca de carne, decepcionado por no encontrar a la presa herida. Le echó otro vistazo solo para percatarse que no tenía ojos, reforzando más su teoría de que era un ser de las cavernas.

Genial. No tendría que pelear, solo debería largarse volando y este no podría seguirle.

_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Tiberius el Lun Feb 04, 2013 6:35 pm

Con la brusca torpeza que solo podría tener una criatura de su mentalidad y tamaño, continuó balanceando la ligera estructura durante unos cuantos segundos más por pura inercia, esperando que algún cambio en el ambiente le indicase si su presa seguía ahí o si solo estaba perdiendo el tiempo. Apenas comenzó su pequeño juego con la cuerda del puente, sintió una leve disminución en la tensión de la misma, esta a su vez vino acompañada también de una inusual vibración que le hizo parar en seco la actividad. El otro suceso extraño sucedió después cuando el intenso aroma que circulaba en el aire se esfumó de repente; no tenía sentido, las fuertes brisas del lugar soplaban en contra de la dirección donde se suponía estaba el perseguido, por tanto la única manera de que ese inconfundible olor se desvaneciera así de rápido era... cayendo al vacío. ¿Habría acaso su efímero jugueteo botado al contrario del puente? Parecía poco probable, no había escuchado ninguna exclamación o señal de sorpresa ante el leve remezón en los alrededores, además para poder hacer caer a alguien habría tenido que sacudir el puente entero con todas sus fuerzas. Ya no importaba, de cualquier modo su víctima había desaparecido y estaría mejor cazando algún otro animal allá en el bosque mientras aún era de día.

Iba a voltearse e ingresar de nueva vez en el follaje cuando súbitamente volvió a sentir el rastro y oyó algo ser lanzado junto a él, a lo cual se aproximó de prisa sobre el objeto, olfateándolo. En efecto, aquel era el rastro que había seguido todo ese tiempo, pero lo llamativo era que junto a ese concentrado olor a sangre venía también mezclada una esencia ciertamente femenina, apenas perceptible. Tan solo cuando agarró el desechado vestido con su mano dio cuenta de su textura; tela. Luego de oír una voz cercana hablarle por encima de él, volteó hacia su procedencia, elevando su inexistente mirada hacia ella. Se debía tratar de algún ser alado y seguramente de pequeña estatura, al menos eso podía inferir de su aniñada voz y el hecho de que no la sentía en contacto con el suelo.

-Buscaba- corrigió a modo de respuesta, empleando una voz profunda y pausada. A continuación le gruñó molesto, frustrado por haber seguido una estúpida prenda manchada y nada más. Las cosas seguían igual, no valía el esfuerzo intentar acabar con una criatura voladora que encima ofrecía tan poca carne. Sin más e ignorando a la pequeña hada, avanzó de regreso al bosque, sacudiendo un roble cercano en su totalidad con tan solo un puño. Quería desahogarse.
avatar
Tiberius

Mensajes : 29
Piedras : 27
Deidrabba : Apagado.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Lun Feb 04, 2013 8:05 pm

Su epifanía no habia sido tan provechosa como había esperado. Ni siquiera había alcanzado a saborear ese ápice de libertad cuando fue interrumpida. ¿Acaso el universo no se aburría de bombardearla con intervenciones?. No sería el primer ser que se encontraba en su camino, ni tampoco el último, mas quizá el más interesante (Y eso que se había encontrado con variados inquilinos).

Un monstruo que podía hablar. La sonrisa se dibujó en su rostro, descarada, puesto el ni siquiera podría verla.

A ojos de Liz, era probablemente la criatura más particular que se había encontrado. Cuando el alzó la vista hacia ella, sintió un leve escalofrío en la espina dorsal de excitación; era como la versión predadora perfecta dentro de la evolución: Cuello y mandíbula fuerte, brazos y manos hechas para cazar, negadas para los distractores labores que requieren motrocidad fina, espalda ancha y caja toráxica bien protegida, y por supuesto, una hilera de dientecillos que desgarrarían la piel como si fuera queso, el emblema de los depredadores.
Era sencillamente adorable.

Sentía como que estuviese parada frente a una reliquia traída de otra época, pero que además, tenía la inteligencia suficiente para hablar, lo cual lo eliminaba de la categoría de mero monstruo.

El le dio la espalda, y de un solo golpe hizo temblar un árbol cercano. Liz se mordió los labios, nerviosa. Estaba demasiado curiosa. Quería conocer a fondo que era lo que se había encontrado. Volvía a sentir fe en la "humanidad", donde los seres dejaban de negar quienes eran y sucumbían para ser lo que eran dentro de la cadena alimenticia. La maldita cadena involutiva volvía a tener esperanza. Ahora era solo cosa de extirminar a todas las nuevas y débiles razas, y dejar a los seres fuertes y perfectos.

Era mucho más que un mero monstruo de las cavernas lo que tenía al frente.

Mas se alejaba, y no sabía como abordarlo. De todos modos era hora de que volviese a Nuhl, donde la hija de Ishaa esperaba su destino, aunque eso no significaba que no pudiese divertirse en el camino.

Le siguió volando, zumbando a un costado de él. Disfrutaba su enojo y decepción.

Desde una altura prudente le cantó:

-Brinda por mí sólo con los ojos
Y yo haré un brindis con los míos - Y rió.


-¡O soltaré un beso en la copa,
Y no pediré más vino!
La sed que nace del alma
Reclama un vino divino,
Y aunque pudiese beber el néctar de Jove,
No lo cambiaría por el tuyo.-


Dudaba que pudiese entenderle, más siguió volando, por la mera satisfacción de hacerle enfurecer. Honrando a su raza, sobrevoló la cabeza del ser, riendo y cantando, acercándose a rango de golpe solo para alejarse fugaz al segundo siguiente. Sus intenciones eran confusas, más esperaba una reacción, una reacción a partir de la cual pudiese comenzar a trabajar.

_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Tiberius el Lun Feb 11, 2013 12:07 am

La curiosa chiquilla había mostrado cierta valentía al atreverse a dirigirle la palabra a una abominación como Tiberius, tal vez no se había dado cuenta de que la había estado acechando desde hace rato o quizá solo era muy estúpida. A diferencia de ella, la mayoría de quienes se lo topaban solían huir despavoridos o prepararse para un combate que la ciega bestia jamás buscó. En cualquier caso, a ningún ser sensato se le habría ocurrido acercarse voluntariamente a una criatura de aspecto tan peligroso y muchísimo menos hablarle con tal familiaridad, pero creyendo que su previo desplante de increíble fuerza bruta habría bastado para espantarle, continuó su camino creyendo estar solo, sin la más mínima noción acerca del hada que le seguía y examinaba con admiración su depredadora anatomía. Advirtió su sostenida presencia únicamente cuando esta comenzó a canturrear aquella melodiosa tonada de particular verso.

Aunque no captaba del todo el verdadero mensaje de la canción, era capaz de hacerse una pequeña idea de la misma, mas lo único que realmente le llamaba la atención al desilusionado Demone era la encantadora voz de la cría, cuyo apaciguador timbre era en verdad la única razón por la cual aún no tenía intenciones de callarla por la fuerza. Es más, sentía que hasta una simple vocal prolongada podría relajarle si la misma era entonada con tal armonía. Lamentablemente, el cantó fue efímero y su mitigante existencia terminó nada más para dar paso a un incesante incordio por parte de la misma cantora, quien había pasado a convertirse en una especie de molesto insecto, zumbando alrededor suyo cual mosca en verano, acercándose y retirándose al segundo después para no ser golpeada. No le había bastado con crearle falsas ilusiones de una jugosa presa y luego decepcionarle, ahora pretendía enfadarle con la egoísta intención de divertirse a expensas suyas. Desgraciadamente la opuesta no sacaría mucho de él, el ofuscado hijo de Tagirion ya no era susceptible a esas técnicas de fastidio tan baratas, ese estado neutral en el que había quedado desde su “redención” le hizo perder casi totalmente la reactiva ira que alguna vez tuvo.

Para una próxima vez tendría que recordar no dejarse vencer por su propia curiosidad, pues esta no solo le había hecho perder valiosas horas de caza, sino que también le hizo ganarse una indeseada acompañante que demoraría en dejarlo tranquilo. Frenó la marcha cuando sintió algo pesado y de porte considerable recorrer las cercanías; una nueva presa había aparecido. Dejando atrás a la ninfa, trotó ágilmente los primeros metros entre el rastro recién detectado y él, disminuyendo su andar a uno más sigiloso al estar cerca. Ahí, pasado unos arbustos, se encontraba un oso de formidable contextura que le tomaría un poco de trabajo matar, pero serviría de compensación por las anteriores decepciones. La faena se haría más sencilla si conseguía tomarlo por sorpresa antes de que cierta cría llegara a estropearlo todo.
avatar
Tiberius

Mensajes : 29
Piedras : 27
Deidrabba : Apagado.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Jue Feb 14, 2013 9:22 pm

¿Por qué seguía huyendo? ¿No era ella lo suficientemente interesante como para llamar su atención? ¿O quizá su inteligencia era inferior a lo que ella había pensado y solo le permitía escupir palabras y buscar la cena?. Dejó de dar vueltas por sobre su cabeza al ver que el siquiera le prestaba atención. Se sentía decepcionada. Todo iba tan bien en sus planes y tanto le había costado hacerse del anterior objeto de interés (Alhein) como para que apareciese otro y le ofreciese la misma dificultad. Se quedó un instante sobrevolando los aires, duditativa, ¿Valía la pena el esfuerzo? Aquello no lo sabría... No lo sabría hasta verlo en acción.

En cualquier otra situación su primera reacción hubiese sido seguirle de golpe hacia donde fuese que se dirigiera y arruinarle la cacería matando lo que fuese que estuviese siguiendo antes que él. Pero ya había visto que no era la forma de actuar. El pobre animalillo tenía hambre y no era algo en lo que quisiese interponerse, además, no sabía si su ayuda sería bien vista. Por muy tonto o animal que fuese, podía tener una pisca de orgullo dentro de ese pequeño cerebro, y ella no quería herirlo. No quería perder más puntos de los que ya había perdido.

Le siguió ahora desde una distancia aún más prudente, siendo una con el viento para que ni siquiera el roce del aire con sus alas provocase sonido alguno que pudiese espantar la presa de la bestia. De manera paradójica comenzó a cantar en un susurro, tan solo rozando el aire con sus labios, lo que faltaba de la canción, probando el oído del monstruo.
- Una guirnalda de flores te fue enviada,
No tanto para honrarte
Sino para darle la esperanza
de que no se marchitara;
Más sobre ella apenas respiraste
Y la enviaste de nuevo hacia mí;
Desde entonces crece y huele, lo juro,
no a sí misma, sino a tí. -
La nueva presa resultó ser algo mucho más atractivo que un hada con poca carne en el cuerpo aunque probablemente igual de difícil de asesinar. Cuando terminó de recitar, se posó sobra una rama cercana desde donde pudiese ver la escena. Quería ver como se las arreglaría la bestia para cazar a su presa. No se interpondría, a menos que las cosas se pusiesen feas. O quizá si se ponían muy muy feas. Acercarse a un monstruo malherido claramente le daba la ventaja y era algo que de seguro podría mermar su paciencia y buen humor.
Ya vería si se acercaría por las buenas o por las malas. Observaría la escena como obra de teatro, si le agradaba lo que veía pues.. ya vería.


_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Tiberius el Dom Feb 17, 2013 12:51 am

No sabía si la molesta ninfa le había perdido el rastro durante el anterior trote o simplemente esta estaría guardando silencio en una insólita muestra de cortesía, y aunque la primera opción parecía la más probable, podría haber jurado oír a esa encantadora vocecilla seguirle durante el trayecto. De cualquier modo ya no importaba, tenía a la cena justo en frente suyo y esta no iba a prepararse sola, además tampoco tenía ganas de mantener un enfrentamiento muy prolongado debido a los sucesos ocurridos en la última hora. El oso le descubriría tarde o temprano, pero tratándose de este depredador, la desprevenida criatura no tenía chances de sobrevivir. Se preparó.

Posó la palma de su diestra sobre la húmeda superficie del suelo y confirmó la posición exacta del corpulento oso, calculando a continuación una trayectoria hacia el mismo para finalmente apartar su mano. Torció esa energúmena boca expuesta que poseía a modo de cruel sonrisa, anunciando lo inevitable. Flexionó las rodillas y se alistó a saltar, mas no ejecutó dicha acción sino hasta reunir una cuantiosa cantidad de energía en la planta de los pies y otros músculos empleando Potencia. Una vez efectuó la acrobacia, salió disparado de entre las hojas en un raudo salto que estremeció a la zona y alertaría a cualquier ser viviente en las cercanías, así que más le valía haber calculado bien… ¿Pero cuando se había equivocado él? En una fracción de segundo ya se hallaba sobre el animal recién derribado que se puso a forcejear enseguida, arrojando desesperados zarpazos a diestra y siniestra con sus afiladas garras. Aun así, Tiberius consiguió al atrapar el ancho cuello del animal en una llave que a cada segundo se cerraba más y más, comprimiéndole la garganta tortuosamente hasta que decidió finalizar del todo aquel corto enfrentamiento. Ayudándose con su mano libre, torció y rompió el cuello de la desafortunada criatura en un fugaz movimiento.

Dejó de respirar al segundo después en los brazos de su verdugo, quien le plantó feroz mordida en la yugular con sus afilados dientes, arrancándole una jugosa porción de carne fresca que enseguida engulló con crudo deleite. Decidió arrancar un buen trozo del cadáver y dejarlo a unos metros de él, siendo básicamente una especie de agradecimiento al hada por no hacer de su caza un problema mayor y arreglarle un poco el día con su canto, después de todo su libertad le impedía conocer el rencor. Ignoraba si ella seguía ahí o si siquiera aceptaría una ofrenda tan bizarra, pero no estaría de más dejarlo ahí por si acaso.

Así de impredecible era el ex-vasallo del Oscuro.
avatar
Tiberius

Mensajes : 29
Piedras : 27
Deidrabba : Apagado.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Dom Mar 03, 2013 3:17 pm

El salto de la bestia fue prodigioso. La velocidad de sus actos, sumada a la corpulencia de su cuerpo, bastó para hacer estremecer levemente a Liz. Estaba clarísimo que si en algún momento llegaba a quedar a rango del monstruo el tiempo suficiente para que el calculase su salto, su cabeza rodaría colina abajo. Supuso que sencillamente se había salvado al poder elevar sus pies del suelo, ahora su más preciada ventaja.
De todos modos, no fue su prodigiosa manera de asesinar a la presa la que hizo estremecer el corazón del hada de placer, si no que fue la expresión en su rostro segundos antes de saltarle para cerrar su mandíbula sobre su cuello. Aquél leve dejo de deleite era algo que una criatura benévola no sería capaz de comprender, y algo a lo que muchos renunciaban. Algo en lo que a Liz le gustaría trabajar.

Un trozo de carne volador le sacó de sus pensamientos. Le miró un tanto extrañada; ciertamente no era el tipo de banquete que gustaba probar y no se comparaba en nada con el cuerpo que había destrozado días atrás, pero había pasado un buen tiempo desde su última comida, y era lo suficientemente cortés como para rechazar un trozo de carne que aún tenía sangre corriendo por sus venas. Así que bajó de donde estaba, posando sus piececillas en la tierra, completamente vulnerable y abrió su mandíbula al tiempo que sus blanquecinos dientes de niña se transformaban en una dentadura de tiburón, y con una mano, se llevó el pesado pedazo de carne, sacándole un trozo, bastante grande para la pequeña boquita de muñeca, triturándolo rápidamente.

Comió en silencio, quizá a la misma velocidad que el monstruo, pero intentando no mancharse lo poco que le quedaba de ropa. La comida era algo sagrado para ella, y no deseaba mancharlo con palabras necias, al menos de momento. Cuando hubo acabado se relamió el resto de animal de los labios y le dirigió la palabra: - Te admiro monstruo ¿A dónde te diriges? - Dijo con tranquilidad, sin siquiera levantarse del suelo, sabiendo que si el lo deseaba, podría saltar sobre ella en cosa de segundos. -Siento haber arruinado tu primera cacería - Se apartó un mechón de cabello y se lo acomodó detrás de la oreja, mirando hacia la nada.
No deseaba ser hostil, estaba curiosa y le pareció que el abordaje directo sería lo mejor en aquella situación, donde sus demás intentos habían fallado.


Soowy~:
Ya sabes, siento la tardanza y todo eso. Apenas llegué me puse manos a la obra para no extender más el tema y no perder el hilo. Siento la mala redacción, pero no me da para corregir~

_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Tiberius el Vie Mar 08, 2013 3:06 am

Concentrándose únicamente en saciar su voraz apetito con aquella tardía pero suculenta merienda, Tiberius solo fue capaz de percibir la presencia de la muchacha cuando esta aterrizó suavemente a unos pocos metros de él, aparentemente aceptando su particular regalo. Complacido, giró su rostro en la dirección de ella, dedicándole una encantadora sonrisa de tétrico e inicuo aspecto en donde quedaban a total vista sus ensangrentadas hileras de afilados dientes. Dicho gesto se amplió e hizo más notorio en cuanto la diminuta chica comenzó a comer, recordándole a él mismo que debía aprovechar la carne mientras esta aún era fresca.

La compañía de alguien más a la hora de comer era un evento que no revivía desde hace varias décadas y, por muy extraño que pudiera parecer, el poder volver a experimentar dicha ocurrencia ciertamente le emocionaba. Su inusual entusiasmo conseguía evidenciarse en la súbita vehemencia con la cual comenzó a devorar los restos del inmenso animal, llevando su anterior ritmo de ingesta a uno mucho más acelerado, logrando así atravesar la carne externa del animal en poco más de un minuto. Desgarraba y engullía sin cuidado, era la versión luciferina del típico niño pequeño que olvidaba masticar su comida antes de tragarla, mas él no necesitaba preocuparse de esos detalles, bastaba solo un par de trituradas de su fuerte mandíbula para convertir la más dura carne en puré. En cuestión de minutos sus dientes ya habían creado una especie de cavidad en el cuerpo del destrozado oso desde donde devoraba impetuosamente su interior, volviendo de sus entrañas un visceral caos. Asomó su ensangrentada faz hacia afuera cuando su singular compañía le habló, “mirándola” durante unos segundos antes de tragar el último bocado de carne que había sacado. Una escena algo divertida en esos crudos estándares.

-A ninguna parte… esta es mi vida- su grave voz le permitía hablar con la claridad suficiente, pero despacio, además ni él recordaba la última vez que utilizó su voz, vestigio de la humanidad que jamás tuvo. -¿Tú?- otra de sus habilidades poco usadas era, aunque a duras cuestas, la de poder llevar una conversación común, después de todo tenía el don de la curiosidad y debía saciarlo. ¿Qué podría hacer una criatura tan diminuta como ella en un lugar así?

Spoiler:
También sabes mi respuesta a eso 8D Lamento lo corto del post.
avatar
Tiberius

Mensajes : 29
Piedras : 27
Deidrabba : Apagado.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Liz el Dom Dic 08, 2013 4:32 pm

El ver como devoraba la carne sin masticarla le recordaba un poco a un extraño tipo de ave. Estaba bastante estasiada observando como devoraba la carne; aquél comportamiento tan animal era lo que más adoraba en todo el mundo, y una escena como aquella era capaz de dejarla en el ensimismamiento más placentero. Fue por eso que dejó su guardia completamente baja mientras mantenía la mirada perdida en él.

Ladeó un poco la cabeza y parapedó un par de veces, mientras un hilillo de sangre le corría por el cuello, el cual no se preocupó de limpiar. ¿A dónde iba? Miró hacia el horizonte un poco perdida; el viento meció su corta cabellera y sus ropajes como en una escena de despedida melodramática.

{Dónde él me quiera llevar} Fue lo primero que se le vino a la mente, pero luego le clavó la vista y le sonrió.

- A donde mi locura me lleve - Dijo y descaradamente voló hacia el monstruo, posandose sobre él y abrazándole el cuello cariñosamente con ambos brazos y acercando su cabecita a donde suponía que estarían sus oídos le susurro de manera suave, cordial, con aquella voz faérica que solo ella podía utilizar.

- ¿Te gustaría ir conmigo? -

_________________

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Relaciones Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Cronología Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ante el gozo de Scanavin reflexionó,reflexionó sobre sus mofadores; sin falta
fue un cuento campesino su repentina venganza,cuando la noche pétrea se había bebido su cuerpo;
pero una nudosa hierba de la laguna,con voz innecesariamente cruel, cantaba (..)
"El Hombre que soñó con el País de las Hadas"
avatar
Liz

Mensajes : 49
Piedras : 80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Suspendida en un hilo. {Priv.}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.