En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Un destello dorado en medio de la lluvia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Lun Dic 24, 2012 1:59 am

La noche con lluvia había llegado hasta el poblado de Nuhl, una lluvia copiosa y muy ruidosa, golpeando el suelo en su caída. Los pasos del caballero resonaban al pisar con fuerza, como era de esperarse no había nadie aun que era comprensible, era de noche y las personas estaban durmiendo. Las gotas chocaban contra la armadura que llevaba el hombre, el agua se deslizaba por su cuerpo y llegaba hasta sus pies, su capa blanca se había mojado por completo durante el camino hacia Nuhl. Salbatyre logro divisar a un perro cachorro que se cubría de la lluvia escondiéndose debajo de una pequeña casita hecha en madera, parecía estar construido para ese animal en específico. El perro le siguió con los ojos y el caballero hizo lo mismo, después de unos segundos la conexión de miradas se corto, pues el hombre ya se había alejado de animal. El caballero de pelo azulado largo miraba hacia las casas hechas de concreto, pasó por un lugar que tenía un cartel en lo alto que decía hospedaje, pero seguramente las personas adentro estarían durmiendo. Pero tampoco Salbatyre tenía pensado entrar, su cuerpo estaba envenenado, corría por todas las venas del cuerpo y sí permanecía cerca de alguien por mucho tiempo lo terminaría lastimando. Es por eso que el hombre se mantenía alejado de las personas, pero su atractivo físico hacia todo lo contrario, era tan llamativo que cualquier se le acercaría es por eso que los apartaba, a veces de manera grosera pero era para impedir que salgan perjudicados. Él era como las armas que usaba para combatir, las rosas, hermosas pero con espinas que podían llegar a pinchar a quien las tomara. Él era tan mortal como eso.

Sus pies lo llevaron hasta un templo que se encontraba en la calle, una cabaña construida para eso, pero no era la única, había dos templos enfrentados entre sí. Uno era el del Gran Zorro y el otro de la Gran Bestia, los carteles escritos los delataban. Ingreso al del Gran Zorro, no era que tuviera una preferencia hacia él pero era el que estaba más cerca de donde se encontraba. Al entrar vio la estatua que representaba a dicha divinidad, a Salbatyre no le importaban mucho, sabía que existían cosas extrañas en el mundo pero no era algo a lo que le interesara demasiado. Aun así tenía respeto por los seres divinos, por lo que tomó una flor que había allí y usando su magia de tierra la transformo en una rosa roja, la cual la dejo al lado de la estatua del Gran Zorro como ofrenda o permiso, pues iba a descansar en ese lugar. Se quito su capa mojada dejándola a un lado, mañana buscaría la forma de poder secarla, se acomodo como pudo en aquel lugar y miró la lluvia. Tenía pensado lo que haría al otro día, buscaría a alguien que necesitara sus servicios como cazador de monstruos y cobraría por ello.

—Dioses…Demons…¿Cuál es su papel en este mundo? —se preguntó a si mismo reflexionando, quizás esa pregunta era muy difícil de contestar, pero solo fue un pensamiento, nada más que eso. Solo se quedo viendo la lluvia, esperando que el sueño se apoderara de él para poder descansar y despertarse en un nuevo día.
avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Mahimā el Lun Dic 24, 2012 3:45 am

Preguntar cual es el papel de los Dioses y los Demones en este mundo es como preguntarse el porque del aire que corre hacia nuestro cuerpo, el porque la muerte y la sangre que nos hacen más que simples mortales...No tiene sentido preguntarse aquello, mucho menos el derecho se encuentra a nuestra mano. ¿Pero quien puede creer tal cuento? El, siendo un alma única entre tantas siquiera permite duda sobre la voluntad de esos que rigen el universo y el destino. No se resigna, porque donde quiera que fue había dejado una desoladora marca, pero todo ocurre porque el flujo de los sucesos así lo predispone, para un profeta es necesario respetar este concepto ¿No es también la razón de que haya despertado la última esencia en su cuerpo y la utilice muchas veces en contra de la maligna voluntad? Mencionar que es maligna en realidad es una clara ignorancia pero los hombres pelean para sobrevivir, para poder seguir escribiendo sus historias de su redención, y es correcto ese tipo de esperanza, eso es el honor para un viejo caminante que había llegado antes que él, que no tomó ofrendas porque la misma tierra no exige nada de su fruto, que como él había viajado a través de la lluvia nebulosa que desciende por extraña razón en los cielos. Mahimä, como es denominado en su tierra, sabe ya desde tiempo que el aire que se respira es inusual, y no es por aquel hermoso hombre que se ocultó en las sombras, sino que es por lo que hay fuera, allí en las infinitas praderas fértiles, pero no intervendrá, para nada, su deber es simplemente observar que tipo de aberraciones existen aquí...No son algo que con sus manos limpias no pueda destrozar en segundos, eso es tarea de aquellos que son jóvenes, inexpertos e inocentes.

Aquel que entró luego que él era uno de aquellos y por lo muy visto no había podido notar su oculta presencia, algo que claramente hizo explotar en el momento que sus ojos desearon encontrar la paz del aguacero. Su esencia, la subyugante tierra está bajo sus pies, se exalta ante su presencia poderosa y absolutista que a veces resulta muy similar, y erróneamente, a la de los Demones...Pero esta masa espiritual, que no es más que la presencia que impone el vagabundo, no solo tendría que afectar la tranquilidad de la mente del otro usuario de la tierra, sino que también aterrar su cuerpo debe su terrible poderío que sobrepasa el limite que el alguna vez pudo conocer.
- ¿Eres tan poco precavido como para no notar mi presencia, usuario de la tierra? - El vagabundo no iba a tardar demasiado en mostrar su imagen entre la oscuridad de la terrorífica noche de Nuhl, donde los faroles son azotados por un leve viento que se podría decir es provocado por su propia presencia que se cree puede rozar la divinidad. Él, que está encapuchado y vestido con prendas mojadas y sucias, se había hecho presente en la lejanía, con su adulta y resonante voz imponente de poder, demandadora de respeto y temor a su esencia pura y caótica. ¿Pero qué es? El será lo que el ajeno debe ser y fue lo que él es ahora. - Con esa prudencia en este mundo morirás, como pudiste haber muerto apenas los cielos cayeron. - Habló entonces con casi una arrogancia inaudita, pero a su vez estaba en todo su derecho de ser creído bajo la tutela de su energía, porque incluso la tierra parece latir con fuerza ahora, la presión había aumentado, la magia estaba circulando con tanta libertad que si alguien poseyera un ojo más allá del Heracido encontraría infinitos trazos multicolores que son desprendidos de él...Como si fuera un Dios, pero de aquellos que se vuelven mortales al adoptar forma física. ¿Y que suerte? El había preguntado su papel, bajo un templo que es predominante de la Tierra y el Fuego. ¿Coincidencia también que el posea en parte la misma sangre que la suya? Al vagabundo no le costaría nada darse cuenta de que ese hombre hermoso está maldito, y quizás por su propia deducción decidió eliminar su desconcertante disfraz.

Como enemigo es peor que los mil demonios del a sabiduría que luchan en las tierras del Príncipe de los Verber, pero como aliado y consejero es un regalo del Gran Espíritu. ¿Que elección iba a lograr aquel Heres tras esas palabras y el torrente de energía que liberaba con solo su voz?
avatar
Mahimā

Mensajes : 11
Piedras : 6001
Deidrabba : Vivo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Lun Dic 24, 2012 4:09 am

El sonido de la lluvia golpeando el techo del templo del Gran Zorro se volvía monótono a los oídos del caballero dorado, sus ojos se habían cerrado por completo ingresando en el mundo de los sueños, ilusiones que provocaba la mente cuando las personas dormían y muy pocas veces alguien recordaba lo que soñaba. Pero una voz oculta lo despertó de su descanso, rápidamente se levanto del suelo y se aparto de aquella persona encapuchada que estaba junto a él. ¿Cómo era posible? No se había percatado de su presencia al entrar al templo, esa persona con vestimentas de vagabundo tenía razón, fue poco precavido, había bajado la guarda al pensar que el lugar era seguro para él. Al parecer había una persona en Nuhl que no estaba durmiendo, Salbatyre solamente se quedo viéndolo pero en ese instante sintió una sensación extraña que provenía de aquella persona con ropa mojada. La sensación recorrió todo su cuerpo y sintió vibraciones fuertes, un viento que pasaba por donde se encontraban dejando mover el cabello largo del hombre en dirección en la que soplaba el aire.

Como si una gran presión estuviera sobre él, nunca antes la había sentido, era como si su armadura no sirviera de nada contra esa extraña sensación que lo tenía algo intranquilo pero su rostro no lo demostraba. Aquella persona encapuchada volvió a hablarle, en esta ocasión le pensaba responder. —Reconozco mi falla, tuve que haber inspeccionado el lugar antes de cerciórame. Ahora por favor, aléjate de mí —típica respuesta suya, al menos las últimas palabras, era lo que le decía a cualquier persona que se encontraba cerca de él. Empezó a aumentar un poco la distancia entre los dos, la moverse la armadura hacia un ruido metálico.
—¿Qué haces aquí? Sí es el lugar lo que quieres puedo dejártelo, me buscare otro —le dijo al hombre encapuchado, pero aquella sensación seguía en él pero no con la misma intensidad que antes. Aun así sus sentidos están listos para cualquier cosa extraña que hiciera esa persona, pero pensaba que si no lo atacó cuando tenía los ojos cerrados no lo atacaría en ese momento. Lo que le recordó algo.

—Hace un momento dijiste “usuario de la tierra”, entonces debo pensar que eres un mago o al menos tienes conocimiento de la misma —quería disipar sus dudas sobre aquella extraña figura que tenía en frente. Pero no le agradaba quedarse más tiempo del necesario con él, aunque estén un poco alejados uno del otro el veneno aun seguía latente y podía comenzar a afectar lentamente a la persona esa. Por lo que el caballero tomo su capa con una sola mano y se dispuso a retirarse para buscar otro lugar para descansar, un sí tenía que dormir debajo de la lluvia.
avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Mahimā el Lun Dic 24, 2012 4:44 am

- No es el lugar lo que deseo, viví demasiado lluvia bajo mi cuerpo como para huir ahora. Y si, lo mencioné porque mis ojos están más allá de tu entendimiento, aparentemente. Puedo ver la esencia de tu sangre, como también la causa por la cual me pides que mantenga distancia. -El vagabundo se mantuvo entonces quieto, plantado en su posición, hizo calma su presencia, al punto de solo volver a unirse con la esencia primordial del elemento que ambos comparte. Y aunque la oscuridad esté ocultando su rostro este mismo estaba sonriente, y de una forma bastante arisca en cierto sentido. Su tono de voz por unos momentos se inclinó hacia el paralelismo de verdades, una ironía tan marcada que era claro, es demasiado intencional. Mahimä que es un ser imperturbable puede fingir a la perfección fragmentos de su personalidad, sus conocimientos le dan la ventaja de encarnar incluso en otras identidades y su poder le da autorización para decidir quien puede morir y quién no. Pero demente no estaba, no es un psicótico, mucho menos un asesino del terrible culto que dirigen los hijos de la corrupción. La razón es muy simple, su armadura, que brilla como el astro en los cielos diurnos, esa forma y esa energía que ni siquiera el puede modificar, la había visto antes en un hombre igual de hermoso que el que tiene de frente. Su sangre parece única, y no debe ser derramada por las manos viciosa de la distorsión. Sus labios marginaron esa respuesta cínica a la realidad que él ignora.- Eso es muy noble de tu parte, aunque esa inocencia sea el peor de los pecados. -

Ahí fue cuando su sonrisa se borró y sus manos se empuñaron con un poco de fuerza, sus pasos ahí comenzaron , no literalmente, a carcomer el suelo del delicado templo del zorro. Eran lentos y de forma adrede, no hizo siquiera caso a su petición, y no es porque su veneno fuera matarlo, a sus alturas y con la absolución recorriendo su cuerpo solo bebiendo toda la sangre que corre por sus venas el podría lograr perjudicarlo, y con levedad. Vio con su mirada oculta que estaba muy por debajo del antiguo portador de la armadura dorada, eso es bueno y a la vez es malo. Lo primero porque el contacto puede ser fácilmente directo, y porque también puede tomar a esa joven alma como suya si ha de desearlo, pero es realmente malo su actual ingenuidad, tiempos difíciles puede fácilmente prever aquel vago, y nadie que haya visto por el momento ,con excepción de la guardiana del Templo esmeralda, cuya presencia juró poder sentir, y del gobernante de la Corrupta Nueva Leone. Esto no es un destino que al hombre de cabellos del paraíso le convenga, y menos al ser único entre muchos. - Mi sangre es mucho más corrupta que la tuya, y más de la cantidad que puedes tu soportar es necesario para siquiera afectarme. -La tranquilidad con la que volvió a retomar sus palabras en medio de las gotas que pueden colarse por el templo adjuntan a la sinceridad. Si deseaba ahora mismo podría probarlo, nadie puede causarle ya algún daño significativo.

Sin embargo, hasta donde se encontraba antes sus pasos volvieron a concluir, al igual que sus palabras. No sería precipitado, necesitaba la confianza para que revelara lo que él ya conocía. En él hay algo que desea explotar a toda costa...Y no piensa detenerse hasta poder lograrlo, ya sea de mala manera o no.
avatar
Mahimā

Mensajes : 11
Piedras : 6001
Deidrabba : Vivo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Lun Dic 24, 2012 6:12 pm

Sus pasos se detuvieron al escuchar la voz del vagabundo una vez más, esta vez atrayendo toda la atención del caballero de armadura brillante, dándose media vuelta para poder verlo de frente. Por más que internara no podía ver su rostro, la capucha que llevaba y la oscuridad de la noche hacían que su cara no pudiera ser visible. Había visto personas raras y extrañas en su vida pero nunca de esta manera tan improvista, la sensación de presión que sentía en su cuerpo disminuyo, pudiendo relajarse de esa manera pero teniendo cuidado con cualquier movimiento sospechoso que hiciera. Lo que dijo le hizo pensar en la identidad de quien era este hombre, al parecer tenía habilidades sumamente extrañas y aparentemente pudo deducir el veneno que corría en sus venas, sin que él lo mencionara.

En cierta manera eso le sacaba un peso de encima, de alguna manera, aun así mantendría la distancia para que él mismo no dañara al vagabundo, aunque comenzaba a pensar de que quizás no se tratara de una persona normal. También era sumamente misterioso, ni siquiera se había presentado ante el caballero y parecía ser que no tenía ganas de hacerlo, tampoco había dejado ver su rostro ¿Qué escondía este hombre? Lo que no dejaba de preguntarse Salbatyre era porque quería habar con él, a pesar de la que le aviso que no se le acercara.
—¿Quieres algo de mí? —preguntó con un tono de voz serio, ya no recordaba cuando fuel la última vez que alguien se le acercó para hablar o él había invitado a una charla. Quizás fue hace mucho tiempo, la soledad por la que había pasado gran parte de su vida se había convertido en su acompañante, silenciosa, pacifica. Se había acostumbrado tanto a eso que era parte de su forma de vivir. Debido a su cuerpo envenenado y el peligro que representaba estar cerca de las personas, la única que podía acercársele era la soledad y ahora este vagabundo.

No era muy bueno para entablar conversaciones, ya se había demostrado con lo poco que habla el caballero, él era una persona antisocial debido a sus condiciones y le agradan las personas, y era por eso mismo que las alejaba, para no lastimarla, aun que muy pocos podía comprender eso. Puede que la persona que estaba enfrente de él lo entendía a la perfección, como él mismo había dicho anteriormente. Este pensamiento atravesó la mente de Salbatyre.
—Siento como si estuvieras buscando algo en mí, ¿O me equivoco?...¿Nos hemos visto antes? —preguntó llevando una de sus manos al mentón y adquiriendo una pose pensativa, pensó que quizás lo había visto antes y el caballero no se acordaba. Había que admitirlo, era muy intuitivo con los demás, una de las cosas que no perdió al estar en soledad.
avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Mahimā el Lun Dic 24, 2012 8:16 pm

No era un ingenuo cualquiera, se había dado cuenta de aquellas ocultas intenciones que guardaba hacia su atractiva esencia. Esto hizo que el vagabundo se plantara en su lugar, que todo gesto que pudiera verse, incluso entre medio de tal terrible oscuridad, desaparecieran con sumo egoísmo, casi de forma tan bipolar...Pero estaba bien así, no es necesario fingir más ningún tipo de comportamientos frente a ese joven que pensaba en lo correcto ¿Era acaso para él un acertijo sus palabras y la figura oculta en sucias telas? No debería serlo ya, y aunque no dejaría ver su rostro ni las marcas de su cuerpo podría finalmente presentarse como alguien que si, lo estaba buscando a él por su sangre y por su brillante armadura de sangre.- Tu rostro me es nuevo, pero no lo es tu armadura ni tu sangre, joven usuario de la tierra. Y será por eso mismo que no es coincidencia este encuentro, los Dioses mismos lo quisieron así, para que sea tu futuro brillante. -Así fue como el hombre hizo su introducción a sus verdaderas intenciones, dejando que sus manos liberaran nuevamente esa ráfaga de presión que anteriormente había hecho presente en todo el templo, aunque esta no es más que una brisa armoniosa que levanta las mojadas y pesadas prendas de su calzado destrozado y embarrado, un susurro de la misma tierra que alimenta las raíces durmientes del pasado con la propia sangre del heres...Una extraña sensación que aplana el corazón, lo acaricia y deja que el mismo viaje por los pasillos de la infinidad, verdaderos significados de la magia si los habrá.


- No obstante eres demasiado débil para llevar tal reliquia contigo, mi moral no puede permitir que sea dañada en vano, aunque la misma tampoco me permite lastimarte a ti, que eres inocente de muchos males. -Simplemente estaba pensando en voz alta con él, estaba especulando sobre su existencia y sus verdaderas capacidades. Y fue cuando entonces una idea se le cruzó por la cabeza, una imagen bastante extraña para sí mismo, pero que le resultaba también agradable, por lo tanto levantó lo suficiente su cabeza como para sonreír y que sean sus dientes y sus lastimados labios los que se hagan presente en esa escena de penumbras y gotas de lluvia que caen sin cesar. Jamás existió calma y tensión entremezclados por la impureza de un propósito mortal, ni siquiera en el mismo Necritum, donde almas se retuercen sin compasión.- ¿Que podré hacer contigo entonces? ¿Estás dispuesto a entregarte a mí o es necesario que haga una muestra de mi poder para que lo entiendas? - Es simple, sus palabras poco a poco agotan su tono, no hay violencia a pesar de su significado, no hay real agresividad, solo un trato digno en un mundo que es lo suficientemente frío como para desvanecer cualquier tipo de esperanza...Y el que encuentra a alguien que parece querer ayudarlo a volverse aún más peligroso para el resto ¿Qué pensará hacer? Está el valor de su vida y lo que haga con ella contra el dolor que puede causar a los demás...Aunque el fuerte está destinado a estar solo.
avatar
Mahimā

Mensajes : 11
Piedras : 6001
Deidrabba : Vivo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Miér Dic 26, 2012 5:14 pm

Al parecer el caballero había hecho la pregunta correcta en aquel momento, el vagabundo empezó a mostrar su intenciones para con él, ya no había que ocultar nada, Salbatyre le había dado pie para que digiera lo que realmente quería, mientras se mantenía apoyando su espalda en una pared prestando atención a las palabras de aquel hombre.
—Eso quiere decir que has conocido anteriormente a alguien de mi clan, pero ¿Qué quieres decir con “futuro brillante”? — a pesar de que intuía que pudiera haber conocido a algún miembro de su familia nunca antes lo había visto, esta era la primera vez, si lo hubiera reconocido en un tiempo anterior seguramente nunca se olvidaría de tal persona con un temple misterioso al hablar. Al parecer la lluvia seguía cayendo sin cesar, los golpes continuos que provocaban las gotas de agua sobre el techo del templo del Zorro eran muestra de ellos.

Su rostro cambio a serio cuando escuchó de aquel hombre que era débil, según sus palabras y que no era merecedor de la armadura. Pero lo que no sabía el vagabundo era que debajo de su hermoso rostro y su tranquilidad era que se escondía una gran determinación y fuerza de lucha. Siendo capaz de pelear hasta las últimas consecuencias para proteger lo que es importante para él, aun con brazos y piernas rotas él seguiría luchando hasta lograr su objetivo. Hermoso y mortal al mismo tiempo, él era como la rosa que se encontraba cerca de la estatua al Gran Zorro.
—Yo no soy débil, te equivocas en tu pensamiento, soy sumamente poderoso y si tengo que demostrártelo lo hare. Porque soy digno de llevar esta armadura, el legado de mí clan — respondió con fervor y determinación, apretando un puño para dar énfasis a sus palabras.
Pero no se encontraba enojado, sino siendo subestimado por el vagabundo, pero claro, no tenía intenciones de lugar, y menos en el pueblo.
¿Qué pretendía hacer aquel hombre con él? ¿Qué se entregue a él? No, nunca antes había servido a alguien por lo que tampoco lo haría ahora.


—¿Por qué debería entregarme a ti? Nunca haría tal cosa, siempre fui alguien que estuvo en solitario desde hace mucho y no me interesa servir a alguien, no me importa si eres una divinidad o lo que sea. Es mi vida y la vivo como quiero, si quieres hacer uso de tu poder hazlo, yo no me voy a contener — de alguna manera el vagabundo había tocado ese punto sensible que poseía, su orgullo, entregarse al hombre ese sería como perderlo, nunca se había rendido a los pies de nadie y no lo haría, no importaba si era un Dios o un Demonio. Una especie de energía comenzó a emerger del cuerpo del caballero, de color rojo pero de tono suave, y combinado con un poco de violáceo. Ahora su pensamiento era otro, si debía luchar contra el vagabundo para comprobar que era digno de portar la armadura, pelearía contra él sin importar de quien se tratase, no dejaría humillarse por las palabras de un extraño.
avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Mahimā el Jue Dic 27, 2012 4:15 am

El silencio en tus palabras era digno de admirar, extraño vagabundo. Porque el se había alzado en contra de tu voluntad con su infantil orgullo. Se vio al principio pensante y permisivo, habías sorprendido sus expectativas con la verdad y eso había sido demasiado bueno para él, hasta que llegó el momento de la redención. Le habías advertido sobre su futuro, y su presente. ¿Acaso no era igual a su predecesor? Poseen sin dudas la misma sangre y hasta la misma crianza como para proclamarse alguien sumamente poderoso...¿Él quería conocer entonces el poder? Solo pensarlo había provocado que tu sonrisa invadiera lentamente tu cuerpo, empuñaste tus manos y diste solo un paso hacia atrás, dejando la diestra adelantada a la zurda, tus pies lo señalaban como también tu rostro que poco a poco se dejó ver. Había rastros de barba mal rasurada a tu alrededor, tu cabello opaco cayó entre tus ojos, dejando inhabilitados aquellas orbes de color negro que se fundían con la sombra y el olor de la lluvia cayendo sobre la fértil tierra de Nuhl. Todo parecía normal, no eras un mortal ajeno al mundo, pero tu ojo izquierdo de un momento a otro se iluminó de tal forma que parecía una estrella la que había sido desterrada hasta tu cavidad ocultar, un poderoso zumbido mágico fue seguido por una brillante luz con el color de los cielos diurnos, una presión entonces que supera lo demoníaco comenzaría a apoderarse de aquel templo sagrado, llegando aparentemente incluso a corromper las barreras de la fe que lo protegían. Al igual que él la sangre que te caracteriza comenzó a correr extremadamente exaltadas por tus venas, era la bruma que el había adoptado la que tu no duplicabas, sino que cuadruplicabas en altura y poder, y a diferencia de sus colores inocentes e incompletos tu cargabas toda la gama de colores que el hombre puede distinguir, y los que tu solo puedes ver también. Se había formado en tu pequeño cuerpo una literal tormenta que hizo estremecer primero toda la estructura del lugar, burlando los limites de lo que parece lógico y lo que no.

Tu mirada heterocromía se posó de forma despectiva sobre el caballero de la armadura dorada, aquel que posee, como muy pocos mortales pueden, la sangre envenenada. Su orgullo radiante como su belleza es similar a la más recelosa de las rosas blancas, que enamoran perdidamente a los mortales y los lastiman si intentan acaso tocarlas. ¿No tenías dueño entonces? Así libre se proclama el hombre y eso es bueno, porque orgulloso debe ser de su existencia, pero bajo cayó cuando lo había "desafiado" , necesitaba demostrar sin embargo que era digno de portar esa reliquia, y del poder que le fue transferido a través de sus sangre. ¿Pero lo será? El vagabundo no se había equivocado en nada, sabía incluso que esta era la única forma de hacerlo entrar en razón...Pero no solo ese hermoso hombre sería testigo de tu terrorífico poder, no. Porque tu que eres uno de los hombres más poderosos de este mundo encomendarías tu alma a que los Heres, los Colluvios y los Natura puedan seguir luchando, y para eso las personas deben ser más poderosos que el tiempo y la muerte. ¿Como se puede lograr esto? El elemento absoluto es la respuesta a los problemas del universo, y era justamente eso lo que llevas en tu sangre, despertado y unido a tu condenada alma tienes el poder de los Dioses y los dragones.
¿Asustado debería estar? No vería nada ese hombre hasta que tus sucias prendas comenzaran a alborotarse a tu alrededor, siendo violentamente sacudidas por el poder interior que estabas sacando a la luz..Y jugarías con sus emociones, con sus ideales que tu aparentemente puedes conocer, ya que si él es igual a su predecesor será digno de su armadura, y por ende de su vida como un Heres, un solitario héroe.


- Esta será la primera lección que aprendas de mi parte, Heres...El verdadero significado del poder. -Así, luego de que tus palabras fueras trasladadas por un escabroso viento que sacudía los cimientos del lugar, hiciste realidad tu profecía y le demostrarías a ese inocente hombre de tu verdadera presencia, una que muy fácilmente podría sentir el pueblo entero y el bosque de Tamsus. La capucha que cubre tu cabello opaco y lacio se quitó por si misma, las telas que estaban pegadas al suelo simplemente se elevaron espantadas y de un momento a otro la lluvia se volvió intensa, tan poderosa como los vientos que hacían que el agua entrara por el umbral de la casa del Gran Zorro. Estabas en todos lados, pero en un solo lugares, y frente a él, se había levantado una tormenta abstracta de energía que podría fácilmente intimidad al más bravo de los guerreros, una mezcla entre el más horrendo de los calores y el frío más atroz sacudirían el ambiente, una fuerza que obliga a uno a apegarse al suelo pero que también libera y exalta el alma, una sensación enferma de derrota y a su vez un cóctel bizarro bañado en gloria , una fuerza que empuja en todas las direcciones, una presencia que supera el patético puje de los corazones.- Y todo Nuhl será testigo de esto. -Mencionaste como última advertencia para dejar así explotar tu esencia, tan poderosa, tan terrible que muy fácilmente puede sofocar la ajena, tan impensada que es capaz de despertar a las quimeras que duermen debajo de la tierra, tan espantosa que aloca a quienes velan por el bien y el mal a su vez, una onda de energía que no daña, pero que sorprende y paraliza el corazón por su capacidad...Ese es el verdadero poder del vagabundo que si se contuvo, pero que cumplió con su palabra, era una muestra ínfima de su alma.

Sea quién sea que esté en Nuhl lo sentirá tan fuerte como lo sintió el caballero de cabellos marinos. Esa explosión de energía abstracta, esa sensación a muerte y corrupción, sería el principio de un evento a futuro en Nuhl. y claro, las confabulaciones de que los dioses arribaron a estas tierras.
avatar
Mahimā

Mensajes : 11
Piedras : 6001
Deidrabba : Vivo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Lun Dic 31, 2012 1:08 am

El vagabundo había aceptado el “reto” propuesto por el caballero pero ¿Qué era este poder que emanaba de él? Realmente era algo de temer y aunque Salbatyre no mostro ninguna expresión de sorpresa, además de levantar un brazo para cubrir su rostro del aire que desviaba el propio hombre de vestimenta mojada. La armadura sentía el golpeteo del viento y oponía férrea resistencia. “Que poder, nunca había visto algo como esto, ¿Realmente es un heres?...”era lo que se preguntaba el caballero en ese momento, una sensación llegó hasta lo más profundo de su corazón y como si fuera una reacción en cadena, al mismo tiempo, recordó unos momentos de su vida, la sensación que sentía en aquel momento era igual a la que sintió durante las invasiones a las regiones de su extinto clan.

Aquella sensación de pelear contra los enemigos, ese instante antes de salir al campo de batalla, adrenalina pero al mismo tiempo temor, temor a morir a manos de los oponentes, de ser herido mortalmente a cada momento. Pero eso le daba más ganas de pelear por sobrevivir, ese instinto natural que tenían tanto los animales y los humanos. De alguna manera las ganas de vivir en este mundo y lograr sus objetivos personales les hacia sobrepasar cualquier problema que se les encontrara, y así pasó con Salbatyre durante sus batallas. Ese gran poder que desplegaba el vagabundo le hizo recordar esa sensación de antes de lanzarse en batalla.

No le importaba lo que fuere esa persona que estaba delante de él, ya lo había dicho, él era digno de esa armadura y sus palabras no quedarían en la nada. El caballero era un hombre de palabra y aunque su energía no se comparará con la de él, haría estallarla hasta el máximo, no, superaría su propio limite. Aunque nunca estaría a la altura del potencial del vagabundo no titubearía ante su poderío ni mostraría algún signo de debilidad.

Con detenimiento el caballero de armadura dorada avanzaría a través de la muestra de poder que emanaba el vagabundo. Como si se tratara de un hombre contra una gran fuerza de viento que intentaba echarlo para atrás, pero no, seguía avanzando, su cabello largo iba en dirección a la que soplaba el viento. Pero su objetivo no era el vagabundo…era la rosa que estaba por volar. Pasó por al lado del hombre de ropas mojadas y tomo la rosa antes que se fuera de allí. Tomo la flor entre sus manos y la puso entre las demás flores que estaban de ofrenda en un jarrón con agua para el Gran Zorro, transformándolas en rosas rojas.

—Realmente tienes un poder monstruoso, que haría temblar esta misma tierra hasta sus raíces, no cabe duda. Aun así, pensándolo mejor deberíamos pelear en otro lugar, puede que gente inocente saliera lastimada y no quiero eso —aun mantenía su reto en pie a pesar de ver lo abrumador que era aquel hombre misterioso. Mirándolo seriamente a los ojos, en esos orbes de color azul igual que su cabello podía verse su determinación inquebrantable.
avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Mahimā el Jue Ene 03, 2013 6:30 pm

Así la tormenta cesó cuando las palabras del noble hombre de armadura dorada se hicieron presente, a pesar de la dificultad del turbulento viento que el vagabundo generaba. Sus sucias prendas se habían calmado, su mirada había tornado a la normalidad, dejando ver su verdadero rostro hasta que fue su capucha la que volvió a cubrir en sombras los extraños gestos de ese que poseía el poder más cercano a los Dioses. Aunque eso si, aquello le había provocado una sonrisa un tanto maliciosa ¿No se iba a rendir acaso? Por el momento eso es suficiente, ese hombre no iba a poder siquiera rasgar tu piel si no era tu deseo, no vale la pena que muera ahora por derramar tu sangre, tenía después de todo algo que cumplir con este pueblo, claro, si realmente era digno de su armadura sabrá que esa colisión se hará cuando se vuelva a cruzar con él y no cuando aquel hombre sin rostro entendió que en el horizonte había una amenaza provocada por su poderosa presencia. Los hijos de Tagirion buscando su cabeza.

- Si eres realmente digno de tu armadura sabrás que la gente inocente desde el momento que hice lo que hice fue puesta en peligro de muerte. ¿Qué vale más la pena? ¿Morir en vano sin cumplir la verdadera voluntad de tu armadura o quedarte aquí y limpiar la peste que viene desde los cielos? -Mencionará con un tono arrogante bajo la suavidad de la lluvia que caerían con menos rabia que antes, como si el fin de su manifiesta hubiese provocado que los cielos calmaran su fuera y la tierra el dolor. El vagabundo sabe muy bien lo hizo, sabe las consecuencia de sus actos y hasta adrede fue, ya que a pesar de que odie lastimar este mundo también está en su juicio hacer desaparecer a aquellos que no tienen la fuerza y la dignidad de ser llamados héroes, esto no significa que odia a las personas que pretenden la paz a través de sus vidas, pero si detesta a aquellos que eligen su propio camino, pero siendo recorrido por el paso de la infamia.
No es un hombre horrible ese que goza de una belleza física exagerada, pero es débil y su palabra no podrá cambiar hasta que lo vuelva a ver vivo...Y más le valía seguir intacto como Heres, mutilado quizás, pero desde este momento se jura que si no sobrevive el mismo iba a destrozar no su cuerpo, sino su alma con una única lanza.


- Si eres inteligente no vas a seguirme, aunque estés en derecho de reclamarme responsabilidad. Si eres lo suficientemente estúpido como para dejar que todos los habitantes de Nuhl sean masacrados entonces atrévete a detenerme y hacerme frente. -El hombre mencionaría para comenzar a caminar hacia el oscuro umbral donde la lluvia cae, lentamente lo hizo, dejando de observar el hermoso rostro del caballero de armadura brillante, su sonrisa se borró, pues está destinado a emplear nuevamente viaje.
Sus pasos comenzaron a hacer compás con la lluvia que hace eco al caer, y con impunidad se está marchando ese ser, ya que había provocado un terrible mal en Nuhl, pero si ese hombre realmente es digno de su reliquia entonces no lo detendría, ni siquiera se atrevería a responder a sus palabras dadas en medio de los lentos pasos hacía el vacío negro que se volvió el pequeño y fértil pueblo.
Mahimä, si ese hombre no interrumpía, abandonaría la escena sin mucho más, dejando el peso de sus acciones a la espalda del hombre de cabellos cían y noble armadura dorada.
avatar
Mahimā

Mensajes : 11
Piedras : 6001
Deidrabba : Vivo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Salbatyre el Mar Ene 08, 2013 6:05 pm

Aquel hombre había desatado una maldad con sus acciones anteriores, más allá de que los ojos podían llegar a ver se acercaba una amenaza, seres malvados y oscuros, atraídos por el accionar del vagabundo vendrían al poblado de Nuhl. Así lo había dicho este hombre y parecía que hablaba muy enserio. La lluvia era uno de los tantos preparativos para la llegada de esas bestias que solo deseaban matar y matar.
A estas alturas no había que responderle a vagabundo su pregunta, sobre que decidiría hacer Salbatyre con lo que llegaría pronto al pueblo, por sí mismo el misterioso hombre debería saber la respuesta, teniendo en cuenta como se había comportado hace unos minutos el caballero. Comprendía que debía quedarse en Nuhl, aun que ya lo había decidido desde que piso un pie en el pueblo, en ese momento y acorde a la situación, tendría que ayudar a prepararse para la defensa de los pueblerinos.
Seguía con sus ojos los movimientos del vagabundo, él cual se retiraba después de mostrar una pizca de habilidad, la cual estremeció a la tierra. El caballero tenía una corazonada de que volvería a encontrarse con el vagabundo, quizás en ese segundo encuentro este vería que si era merecedor de la reliquia que llevaba, pero eso lo decidirían los Dioses o el mismo Destino, si se juntaron una vez ¿Por qué no una segunda? Por esa misma razón no lo seguiría.

Solamente se limito a tomar su capa para volver a acostarse donde estaba antes de que empezara la charla de los dos, recostó su espalda contra la base de la estatua al Gran Zorro, solamente vio hacia el camino de tierra para ver si aún seguía allí el vagabundo, ya no estaba, se perdió entre la lluvia y el camino. Solo restaba esperar a un nuevo día, puede que los pueblerinos no se dieran cuenta de la amenazaba que lentamente pero seguro se acercaba hacia Nuhl. Pero podrían confiar en el caballero, quien a pesar de no conocer a nadie del pueblo, los defendería con su propia vida. Pero para pelear se necesitaban energías y para eso el hombre de cabello largo azulado tenía que descansar, no diría nada hasta que las primeras criaturas lleguen cerca del pueblo, no quería causar pánico antes de tiempo, no sería bueno en ese entonces. Todo a su momento indicado, el caballero esperaba que hubiera otros guerreros en Nuhl para así poder combatir al enemigo, seguramente habría almas guerreras dispuestas a pelear por el bien común.
Con el paso de los minutos, el caballero quedo dormido, al lado de la estatua del Gran Zorro, que le brindaba protección durante esa noche de lluvia copiosa.


avatar
Salbatyre

Mensajes : 26
Piedras : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destello dorado en medio de la lluvia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.