En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Ese fragmento oscuro [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Sygnus Lioncrux el Jue Jun 28, 2012 1:17 am

Cuando se detenía a pensarlo bien, los usos que la sociedad podía darle a un hechicero eran bastante limitados, la mayoría de la gente solía verlos como viejos ratones de biblioteca, arrumbados entre pilas de libros murmurando cosas en idiomas inteligibles y de vez en cuando, encendiendo llamas, provocando heladas o vientos huracanados como si se tratasen de maquinas reguladores del clima...vaya reputación. Lamentablemente aquella reputación caía directamente sobre los hombros del joven y recién estrenado al mundo hechicero de flamantes cabellos plateados y radiante mirada rojiza, Sygnus era bien consciente de todo lo que atañía al mundo de los magos, brujos y hechiceros, sabía con las cruces que cargaba, y sin embargo jamás se sentía detenido o inútil por ello, por el contrario, el seguía en su propio mundo, aportando sus pequeños granos de arena al viejo mundo tratando de dejar una huella en la historia.

Esa misma tarde se decidió a continuar con aquella tarea que había comenzado semanas atrás, la cual consistía en crear una carta de viaje, un mapa exhaustivamente detallado del Valle Esmeralda y sus alrededores. Para ello contaba con una amplia hoja de pergamino en la cual a punta de pluma dibujaba los trazados del terreno y las rutas, apuntaba direcciones e incluso se había tomado el trabajo de apuntar mediante iniciales, las criaturas más vistas y en orden de peligrosidad, por supuesto había puesto y dejado el pellejo varias veces en la tarea, pero sentía que aquello sería bien recibido a futuro por los viajantes de las regiones, y quien sabe! quizás incluso pudiese hacer alguna que otra piedra vendiendo las copias que haría sucesivamente, nada era suficiente en las arcas de un hechicero nómada con aires de héroe. Parado frente a los portales del valle, aprovisionado a tope para la travesía y con fuego reflejado en su única orbe, Sygnus dio sus primeros pasos abandonando la seguridad de la ciudad, el punto era claro y bien marcado en el mapa, un pedazo oscuro al que no había podido llegar ubicado al noroeste del valle y la ultima pieza que necesitaba para completar aquel mapa, de alcanzarla y estudiarla bien, daría por completa su tarea.

Su camino resultó carente de eventos y sorpresas, ni una criatura le había salido al paso, ni siquiera un viajero o un vendedor ambulante, un ladrón o una vidente en busca de piedras...nada, aquello era en parte relajador y a la vez mal augurio, que habría en aquella zona a la que absolutamente nadie se dirigía?. Mientras pensaba en aquello y movía su mano enguantada de manera inquieta en aquella garra de acero que resultaba ser su arma, sintió vibración en la tierra, era inequívoco, por el tipo de vibración y constancia se trataba de algo que venía a mucha prisa y en su dirección. El hechicero se detuvo en seco, su mirada se volvió fría y alerta, confiarse en aquellas tierras era clara sentencia de muerte, por lo que el joven no caería en aquello. A la distancia logró contemplar aquello que traía tanta prisa...una carreta desbocada, con parte de la misma parcialmente destruida y solo dos de los cuatro caballos que la tiraban, pasó fuera de control al lado del humano, con cara de preocupación y sorpresa, Sygnus observó pasar el ruidoso tropel, mas no se preguntó de que iba aquello, sino algo más importante, que había sido de los tripulantes y de los caballos?, un sudor frío corrió por su espalda, algo decididamente andaba mal, y la fuente de aquello, inequívocamente se encontraba en la misma dirección en la que el muchacho se dirigía. Tan concentrado estaba en sus especulaciones que no alcanzó a percatarse que a corta distancia y por el camino que ya había recorrido, alguien más se acercaba, quizás también alertado por el escándalo que aquella carroza abandonada había producido.
avatar
Sygnus Lioncrux

Mensajes : 10
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Naiemh el Jue Jun 28, 2012 10:07 am

En aquel preciso instante, mientras se encontraba corriendo a toda prisa, un fugaz recuerdo de lo que había sido su ajetreado día pasó por su mente, en un pequeño intento de maldecir su suerte.
Había abierto los ojos como cualquier preciosa mañana en el claro de su preciado bosque, acariciada por la brisa y despertada con el canto de los pajaritos.
Un paisaje idílico, sin lugar a dudas. Y es que, pese a la oscuridad y misterios que residían en el bosque de Tasmus, lejos de ser un bosque digno de aparecer en los más bellos cuentos de hadas, también poseía alguna que otra zona tranquila, rodeada de paz y luz.
Había estirado los brazos para desperezarse, acariciado al pequeño animalillo que había decidido pasar la noche guardándola (o guardándose entre su seguridad, pues parecía más bien poca cosa. Indefenso. No era la primera vez que le pasaba), y tras todo aquello, una enorme sonrisa se había dibujado en su rostro, sin imaginarse lo que vendría a continuación.

Después de darse un relajante baño en uno de los lagos de lo más profundo del bosque, después de llevarse al estómago algunas ballas con tal de recobrar sus energías, se encontraba dando el mismo y relajante paseo de siempre a lo largo del bosque, con tal de asegurarse de que todo estaba en orden.

Era rara la vez que encontraba alguna persona desbaratando el orden, pero no era imposible. Y cuando sucedía, solía ser terrible.
Tenía que evitar ante todo que pudieran molestar a las bestias del interior del bosque. Ya no por su propia seguridad, sino más que nada por la de esas personas, pues dichas bestias podían llegar a ser letales.
Tampoco sería la primera vez que algún despistado o inexperto aventurero se adentraba en el bosque sin tener ni idea de los peligros que en este residían.
Y así fueron pasando las horas, paseando y sin encontrar incidencia de ningún tipo, cuando de repente, a pocos minutos de la salida del bosque que daba paso al Corredor que llevaba hacia el Valle Esmeralda, empezó a escuchar el sonido que parecía procedente de unas ruedas girando frenéticamente en dirección a ella.
Caballos, también escuchaba caballos… Quizá fueran tres, o igual dos.
Y de pronto, a la velocidad de la luz, aquella carreta le pasó por delante, imparable.
Abrió mucho los ojos, sobresaltada por la extraña escena que acababa de aparecer de la nada. No había nada, visible al menos, en la carreta. Ningún humano que la controlara… Y además faltaban dos caballos.
Debía pararlos. No sólo por curiosidad, sino por el peligro que suponía. Podía atropellar a cualquier persona que pasara por allí cerca. Y si se adentraba en la ciudad, sería un desastre.
Como Centinela del bosque, debía evitar eso. E iba a hacerlo.
Empezó a correr como una loca detrás de la carreta, mientras intentaba llamar a alguna bestia que pasara por allí cerca con tal de aparecer en su ayuda.
A los segundos, ya se encontraba un enorme oso corriendo a su lado. Se montó y no tardaron en empezar a avistar de nuevo la carreta a pocos metros.
En un momento dado le pareció ver a un chico, pero no podía pararse; en un par de segundos alcanzaría la carreta.
Ya al lado de esta, ordenó a su compañero que se pegara un poco más, con tal de poder acariciar a uno de los caballos con tal de calmarlo y decirle que parara.
Pero al parecer no iban a serle útiles las mismas tácticas que utilizaba con sus hermanos del bosque, que le obedecían sin más. Por lo que procedió a ordenarle que parara agarrándole de las riendas.
Al fin pararon, apenas diez metros alejados del chico de antes, y mandó al oso de vuelta al bosque, antes de que causara más alboroto del que desde un primer momento no debió permitir.
Nunca le había gustado sacar del bosque a las bestias, pues no sabía cómo iban a reaccionar estas ante las otras personas… Ni viceversa.
Porque a veces podía controlar a sus hermanos, pero le resultaba imposible hacerlo con las personas.

_________________
avatar
Naiemh

Mensajes : 12
Piedras : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Sygnus Lioncrux el Jue Jun 28, 2012 11:20 am

Si, no se equivocaba, ciertamente había percibido pasos en la misma dirección en la que la carroza desbocada había pasado, en cuanto volvió en si mismo, volteó alertado para encontrar que aquella amenaza sobre ruedas se había detenido a unos 10 metros de su posición, entonces, como un balde de agua fría la verdad cayó sobre el joven peliplateado. Ni siquiera había intentado detener aquella aparatosa estructura que sin lugar a dudas se dirigía a la ciudad, todo había pasado tan rápido que ni siquiera pudo pensar, en las fracciones de segundo anteriores al paso de los caballos contempló la idea de detenerla, pero con sus métodos habría sido desastroso; de haber levantado púas para frenarla, habría atravesado a los caballos arrebatandoles su vida, de haber levantado un muro de tierra, los equinos se habrían estrellado contra la misma, y de haber cambiado la estructura de la tierra para empantanarlos, a la velocidad que venían de seguro se hubiesen roto las patas, debiendo ser sacrificados a posterioridad...si, su presencia allí había sido inútil, no había podido cambiar el pensamiento común, los hechiceros realmente no tenían mucha utilidad en ese mundo.

Bajó la cabeza avergonzado de si mismo, y para cuando volvió a alzarla notó movimiento con los caballos, allí con ellos se encontraba una mujer de cabello cobrizo, su apariencia física la hacía lucir como un espectro, su piel pálida contrastaba con el paisaje e incluso desde su distancia logró captar unos ojos color esmeralda impactantes. Ya que no había podido hacer nada para evitar una tragedia impendente, al menos debía acercarse a agradecerle a la mujer en nombre de la ciudad, aquel había sido un acto heroico que ciertamente pasará inadvertido, y Sygnus consideró que aquello no debía ser así. Devolvió sus pasos hacia la carroza al tiempo que veía a un gran oso alejarse en dirección al bosque, quizás aquella mujer lo había utilizado? quien era ella?, las dudas se arremolinaron en su miente mientras desandaba los 10 metros que le separaban de la carroza, tan pronto pasó cerca de la estructura de madera notó el daño, parte de estructura trasera había sido arrancada de cuajo y a travez de los faltantes de madera había claras señales de garras y rasguños, alguna criatura salvaje y potente había tomado por asalto la carroza. De sus ocupantes no había noticia, y en un rápido vistazo al interior, el hechicero notó con preocupación que había marcas de sangre en el suelo y laterales de la estructura, lamentablemente quien viajaba adentro de aquel transporte había corrido con un destino fatal.

Finalmente alcanzó la parte frontal de la destruida carroza, encontrándose de frente con la responsable de la detención de la misma; adoptando una actitud serena y claramente pacifica, el joven del parche sonrió levemente y habló con claridad, mostrando sin embargo a travez de su tono de voz, cierta inquietud y timidez. -Muchas gracias...pusiste tu vida en riesgo para detener esta carroza, te lo agradezco en nombre de la ciudad, ésto podría haber terminado en un desastre- Mientras hablaba, el muchacho parpadeó un par de veces recalando en la figura de aquella señorita, sus vestimentas la hacían lucir como alguien apegado a la naturaleza, no vestía sobrecargada y exagerada como las mujeres de la alta alcurnia, tampoco harapienta como las sirvientas, sus habilidades tampoco daban cuenta de ello, debía ser una viajante experimentada o quizás un ser de los bosques.

Se aclaró un poco la voz para romper su ensimismamiento y suponiendo ya que aquella dama tampoco tenía intenciones hostiles, le tendió la opuesta a la equipada con la garra. -Mi nombre es Sygnus, aventurero y aprendiz de hechicería...me disculpo por mi penosa falta de iniciativa- Agrego con cierta amargura, tratando de mantener su limpia sonrisa, vaya que había sido patético...por razones como esas era que consideraba que simplemente podía servir para dibujar mapas y conocer el mundo, los actos heroicos quedaban reservados solo para los héroes...todavía tenia muchísimo que aprender.
avatar
Sygnus Lioncrux

Mensajes : 10
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Naiemh el Vie Jun 29, 2012 11:42 am

Suspiró al ver desaparecer al oso entre los árboles, y más tranquila, y dedicando unos segundos a examinar la carreta. Había habido gente allí dentro, y lamentablemente habrían sufrido algún tipo de ataque de... ¿quién?
No quería ni pensar que aquello hubiera sucedido en su bosque sin ella haberse dado cuenta. Sería patético, y mancharía por completo su reputación. ¡Se suponía que ella debía intentar evitar comportamientos por el estilo de sus hermanos!
De todas maneras..., ¿por qué no había recibido el aviso hasta tenerlo delante de sus propios ojos?
Cuando pasaba algo así de importante en pleno bosque, solían avisarla.
Quizá hubiera pasado demasiado rápido... O quizá no tenía nada que ver con el bosque de Tasmus.
Habían demasiadas posibilidades, y no tenía ganas de pararse a pensar; lo hecho, hecho estaba. Y seguramente el daño ya sería irreparable.
Y de pronto, unas palabras apartaron todos aquellos pensamientos de su mente.
Se trataba del chico que había visto haría un par de minutos de reojo, en medio del alboroto.
Rezando para que no tuviera ningún tipo de problema con ella o lo que había presenciado, decidió dedicarle una amable sonrisa a modo de saludo, respondiendo a la suya.
Escuchó sus palabras atentamente, dándose cuenta de lo decepcionado que parecía mostrarse consigo mismo, incluso hasta el punto de disculparse ante ella.
Aquella actitud hizo que Nai soltara unas pocas risitas por lo bajo, ciertamente divertida. Aquel chico era una dulzura. Tan tímido e inseguro ante ella, cuando realmente no tendría motivos.
No al menos referentes a lo sucedido.
¿Qué imagen le habría dado?
Estaba claro que la escena había sido... cuanto menos, peculiar.
Pero que ella hubiera tenido la suerte de tener el rango político, por llamarlo de alguna manera, que poseía respecto al bosque y sus animales y bestias, no situaba a cualquier otra persona que no hubiera podido hacer nada para solucionar aquello por debajo.
Seguramente, de no encontrarse en el bosque, de no haber recibido la ayuda de aquel oso que pasaba cercano, ella tampoco hubiera tenido las herramientas necesarias para terminar con aquel problema.
Le miró fíjamente a los ojos antes de empezar a hablar.
Aunque sería más preciso... "al único ojo". Y vaya color... De un rojo tan intenso que casi le produjo escalofríos.
No le gustaba aquel color. Era demasiado... Macabro.
En aquel momento no supo decirse a qué raza pertenecía Sygnus. Sus rasgos eran muy llamativos y curiosos.
Hacía tiempo que no veía a una persona así.

-No tienes por qué disculparte, soy consciente de que ha sucedido demasiado rápido- comentó, manteniendo una dulce sonrisa en el rostro, mientras aprovechaba para examinar de arriba a abajo a aquel joven. O no tan joven, pues al parecer aparentaba poca más edad que ella. Encuanto a su edad real, no habría sabido determinarla muy bien. Al ser hechicero, quizá estaba bajo algún conjuro rejuvenecedor. Pero por la actitud del tal Sygnus, no parecía poseer mucha experiencia o sabiduría. Por lo tanto, no le extrañaría que la edad aparentada fuera la de verdad, al contrario que en su caso-. De haber estado en tu lugar, yo tampoco hubiera podido reaccionar adecuadamente.
Rió de nuevo.

-De todas maneras, ¡me alegra haber podido ser de utilidad!-
añadió, guiñándole un ojo con tal de romper cualquier tipo de tensión que pudiera haberse producido en un primer momento.
Se fijó entonces en sus ropajes, preguntándose a que debería dedicarse al darse cuenta de que vestía con prendas de bastante calidad, e incluso estéticamente adecuadas para poder decir que pudiera tratarse de un noble.
Pero sacó de su mente todos aquellos pensamientos. No era de su incumbencia.
Por el momento sabía que, supuestamente, era un aprendiz de hechizería.

-¿Y qué hacía un aprendiz de hechizería por aquí?
De todas formas, me gustaría saber qué ha sucedido exactamente con esta carreta... Y más específicamente con las personas que iban dentro.
Imagina que eran comerciantes que se dirigían a la ciudad. ¡Qué desastre si el pedido no llegase nunca!-
empezó a pensar, prácticamente sola, en voz alta.
Se quedó unos instantes pensativa.

-¿No has visto nada sospechoso antes de ver cruzar la carreta?

_________________
avatar
Naiemh

Mensajes : 12
Piedras : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Sygnus Lioncrux el Vie Jun 29, 2012 1:51 pm

Su tensión y sus nervios bajaron unos cuantos grados al notar el tono amable y sereno de aquella damisela, su risa suave que sonaba como el trino de las aves le hiso sentir sin embargo un poco cohibido, de seguro estaba dando una imagen bastante jocosa de si mismo, de todos modos prefería esa sonrisa y esa actitud relajada a una expresión hostil y una espada apuntando directo a su cara. Se sintió examinado por sus ojos, aquello venía con las presentaciones implícitas, estaba más que claro que confiarse en ese mundo era algo bastante peligroso, por lo que no encontró problema alguno en ser investigado de esa forma, mejor disipar todas las dudas antes que nada. Luego de su exploración prosiguió a la caravana, la mujer en cuestión parecía también preocupada por las desventuras que aquel transporte había sufrido y el paradero de sus ocupantes.
Las palabras de aliento de la misteriosa dama lograron acallar los demonios internos que seguían machacándolo por su ineptitud, era cierto, muy pocos con la experiencia suficiente habrían sabido reaccionar en aquellos segundos divididos en los que todo había pasado. Junto con ellas llegaron las primeras preguntas, las razones que le llevaban por esos lares no tenían demasiado peso, pero si el impulso suficiente como para darle alas a las aventuras de Sygnus. -Yo...intento recopilar un mapa completo de ésta región, cada punto y criatura quedará anotado en el mismo, de éste modo los viajeros podrán planear con cuidado sus rutas de viajes y.....evitar algo como ésto....- Agregó en tono bajo, mirando el vehículo destrozado, su mirada rojiza regresó a la de la chica, la verdad acerca de la carroza destrozada seguía punzando su curiosidad como una aguja invisible. -Estaba preguntándome lo mismo, que es lo que pudo haber provocado tanto daño, y por la sangre en el interior, no creo que un destino peor que la muerte haya aguardado a sus ocupantes, sin embargo no parece una carreta de transporte, sus acabados son lujosos y labrados, quizás haya sido un transporte mensajero, o quizás el vehículo de algún personaje importante...eso me aterra, lo ultimo que necesita nuestro territorio es más mala reputación...- Musitó en tono preocupado y pensativo mientras sus dedos enguantados recorrían la estructura rota del lateral de la carroza.

-Realmente no he visto nada extraño, pero aquella dirección por donde venía esta carreta...algo me ha dado muy mala espina, crees que deberíamos al menos buscar los cuerpos?...- Preguntó arqueando una de sus cejas, mirando a la mujer con curiosidad, ya que al parecer un improvisado equipo había nacido, bien podían hacer algo en pos de dilucidar aquel misterio. -Creo que puedo preguntar.....a la tierra...- Agregó el hechicero del parche, en su mirada habia una oscura duda, sabía que no le gustaría lo que iba a hacer, los mensajes de la tierra nunca eran sutiles, lo había averiguado las pocas veces que lo había intentado, realmente para un humano, sus mensajes eran escalofriantes según lo que se quería averiguar.

Decidido a intentarlo, Sygnus se quitó uno de sus guantes, el ajeno a la armadura y deslizó los dedos por las manchas de sangre, entrando en contacto directo con la misma, supuso que si los cuerpos habían sido arrancados del interior del transporte, ahora mismo debían yacer en el piso, abandonados entre la espesura del bosque, y si era así, la tierra que todo lo veía, sabría indicarle al menos a tientas, la dirección en la que se encontraban, su maestro le había enseñado que la tierra estaba tan viva como cualquier otro ser, y que ella en su sabiduría podía ser consultada, si se tenía la capacidad suficiente y la mente y el corazón abiertos. Una vez que su mano estuvo parcialmente cubierta por la sangre, el hechicero llevó una rodilla al suelo y acercó poco a poco la mano al terroso suelo. -ah....esto no va a gustarme nada...por cierto, no me has dicho tu nomb...- murmuró en anticipación, y en ese momento su mano tocó la tierra.
Su visión se volvió blanca, y sintió como si su cuerpo se alejase del mundo, estaba entrando en contacto con la tierra y se sentía uno con ella, entonces, como una sucesión dispar de imágenes, copiosas y desordenadas como la lluvia, aquellas imágenes llenaron la mente de Sygnus, dentro de ellas podía escuchar gritos agónicos, el sonido de la carne desgarrándose, dolor, la tibiesa de la sangre, un juego siniestro de mandíbulas y luego silencio, apenas roto por un sonido desagradable, como de quien mastica un pedazo de carne de manera febril y descontrolada.
Una punzada de dolor se clavó en el pecho del hechicero, quien solo segundos después regresó a sus sentidos, el dolor le hiso caer sentado al piso, su mano se encontraba rodeando la zona adolorida, todos los mensajes de la tierra terminaban así, con un terrible y agudo dolor, seguramente parte del sufrimiento de las victimas había llegado a él y ahora le dejaban aturdido. Pero lo había visto, un claro dentro de la profunda oscuridad en el bosque, había un pequeño arrollo y el pasto crecía rodeado por flores teñidas en sangre a travez de la visión....

Respirando agitado y temblando levemente logró ponerse de pie, su mirada desorbitada se fijó en la chica de profundos ojos verdes -Creo...creo que los vi...conoces éste bosque?, si pudieras guiarme a travez de él, creo que los encontraremos.- Preguntó a la misteriosa mujer mientras trataba de salir de aquel estado deplorable en que el mensaje le había dejado.
avatar
Sygnus Lioncrux

Mensajes : 10
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Naiemh el Vie Jun 29, 2012 4:26 pm

Esbozó una sonrisa al ver la confianza con que el hechizero le contaba sus planes de futuro, mientras atendía con cierto interés.
-Sin duda, tu causa es admirable- comentó, intentando resultar alentadora, pues realmente pensaba que el resultado de sus objetivos merecería la pena-. Si los ingenuos pueblerinos y comerciantes tuvieran más presentes los peligros de mi bosque, se lo pensarían dos veces antes de cruzar- terminó, en un suspiro, mientras seguía escuchando las palabras de Sygnus.
Las conclusiones del joven eran realmente interesantes. Debía tomarse sus palabras en serio, pues parecía saber lo que hacía.

Pero de pronto, unas extrañas palabras salieron de su boca. ¿Qué querría decir con preguntarle a la tierra?
¿Acaso poseía el suficiente poder como para que esta le rebelara su información y secretos? Nunca antes había escuchado nada parecido.
¿Cuán poderoso sería aquel hechizero?
Como fuera, no tardó en presenciar una de las escenas más complicadas, inentendibles y, por encima de todo, impresionantes, que había tenido el honor de vivir aquellos últimos días.
Su vida siempre había sido emocionante, llena de aventuras y fenómenos que rozaban lo imposible, pero aquello había logrado llamar su atención, pese a lo acostumbrada que estuviera a ese tipo de cosas.

Eso era todo; con tocar el suelo y sufrir un poco ciertas consecuencias, había podido sacar tantísima información, cuando ni él había estado presente, siquiera cerca, del lugar de los hechos.

Aquello, sin duda, le había dejado con los ojos abiertos de par en par, mientras intentaba adivinar qué clase de brujería podría ser aquella.

Ni ella, la "líder" y representante del bosque, la Centinela, por conectada que estuviera con sus hermanos y aquel bosque y todo lo que residía en este, aun habiendo nacido tan ligada al elemento de la tierra... Aun con todo eso. Nunca había logrado nunca sacarle información de la nada.

No sabía si maravillarse o sentir cierta envidia.
De todos modos, ningún tipo de sentimiento hostil sintió de momento, pues supuso que rozaba más la primera opción.
Pensaba sonsacarle los secretos de aquel conjuro más adelante.
Maldito fuera. ¡Ella también quería!

-¿Qué te ha respondido?, ¿qué has visto?-
preguntó, impaciente y cuanto más curiosa-. ¿Estás bien?- preguntó, al darse cuenta de repente el estado en el que se encontraba. Quizá aquel poderoso conjuro cansaba más de lo preciso. Pero de todos modos, nunca había visto tales efectos tras la utilización de uno. Y no era el más poderoso que presenciaba. Se preguntaba... qué estaría sintiendo.
Le cogió con delicadeza del hombro, con tal de servirle de apoyo en caso de que se mareara.

-Bueno... Nací y crecí dentro de este lugar, así que no se me ocurre nadie mejor que pudiera guiarte hacia el lugar que tienes en mente- terminó diciendo, mientras su sonrisa segura y perfecta volvía a aparecer en su rostro.

-Si va a ser así, debería presentarme.
Siento no haberlo hecho antes; la curiosidad me podía.
Me puedes llamar Naiemh.
Y creo que ya te haces a la idea de mi papel por aquí...

_________________
avatar
Naiemh

Mensajes : 12
Piedras : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Sygnus Lioncrux el Sáb Jun 30, 2012 6:01 pm

"...los peligros de mi bosque..." aquellas palabras rondaron largo rato por su mente, ahora las cosas encajaban un poco más claramente, esa mujer no era ninguna pasante ni viajera casual, ni su vestimenta ni su muestra de habilidad para frenar la carreta lo daban a entender, en una afirmación mental y aun a riesgo de equivocarse, creía que esa mujer ni era ni mas ni menos que un guardián del bosque, solo había escuchado de ellos una vez de boca de su maestro, personas muy unidas a la naturaleza, tanto o más que los mismos hechiceros que recorrían el sendero de la tierra, gente capaz de pedir ayuda a los animales, leer el viento y escuchar a la naturaleza...sorprendente, no creía jamas que podría llegar a tener el honor de conocer almas tan nobles como aquellas que abandonaban la sociedad para ser uno con la naturaleza y proteger a quienes se mostraban incautos ante el poder y la presencia de todo aquello que escapaba al dominio de la humanidad.

Mientras se recuperaba del shock de aquel contacto con la energía de la tierra, escuchó que le llamaban, la guardiana se había quedado expectante y ahora con suma curiosidad parecía también querer formar parte de aquella "charla" que había tenido la gran madre de todos. Sintió que le aferraban como apoyo y correspondió ayudándose de la gentileza de aquella mujer que ahora se presentaba como Naiehm, un nombre muy poco común y de seguro fuertemente arraigado a su tarea, desconocía el significado pero no ignoraba su ominosa procedencia. Una vez estuvo repuesto ya de pie por sus propios medios, agradeció de todo corazón que la muchacha se ofreciese a acompañarle, de partir por si mismo no solo se encontraría desorientado, sino que de seguro también en un gran peligro, viajar junto a una guardiana le aseguraba tanto protección como una guía sumamente efectiva, él por su parte solo podía guiarse por los pequeños y confusos fragmentos de imágenes que todavía perlaban su mente, regalo de la mismísima Gaia. Sonriendo un poco más tranquilo, Sygnus asintió con su cabeza a las ultimas palabras de la jovencita. -Sin duda entiendo...y realmente agradezco a los dioses que estés aquí, tanto como a tu disposición por ayudarme...deberíamos apresurarnos entonces, no falta mucho para que el sol se oculte, no quisiera estar en las profundidades del bosque cuando eso ocurra.- Acertó a decir el hechicero mientras daba una nueva mirada a la carreta, entonces su mirada se iluminó con una idea.

-Quizás debamos usar a los caballos para apresurar el paso, de seguro sus dueños ya no tendrán reparos en que lo hagamos.- Agregó con algo de amargura mientras se acercaba a la parte delantera del transporte, entonces, con algo de torpeza y mas con fuerza que con maña logró deshacer las ataduras de uno de los corceles, los cuales miraban con curiosidad las acciones del peliblanco. Estoicos y firmes los equinos se mantuvieron de pie sin objeciones, y el más cercano al hechicero no opuso resistencia al ser montado tampoco, aquellos animales estaban bien aprendidos. -Viene milady?- preguntó el albino, extendiendo la mano hacia Naiemh invitándola a subir, entretanto el caballo ya había comenzado a dar los primeros pasos en dirección al bosque, curioso e incluso deseoso de servir a su nuevo jinete, quizás incluso el mismo animal tenía deseos de saber que había ocurrido con aquellos a los que estaba transportando antes de que se desatara el desastre.
avatar
Sygnus Lioncrux

Mensajes : 10
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Naiemh el Lun Jul 02, 2012 10:58 am

Asintió con la cabeza, desapareciendo de pronto la sonrisa de su rostro, para tomar la proposición del chico y subir al otro caballo, colocándose a su lado segundos después para verse caminando hacia las profundidades del bosque.
En aquel momento decidió que la seriedad se adueñara de todo su cuerpo, pues si se relajaba sabía que se confiaría y quizá podría despistarse.
Si al menos cupiera la posibilidad de que alguna de las víctimas de la carreta estuviera escondido y herido en algún lugar... El tiempo era oro.
Además, sabía que no encontrarían obstáculos estando ella allí; reduciría bastante el rango de peligro respecto a las bestias que pudieran acercárseles, pues sabía que a ella no le atacaban.
Lo que no sabía era cómo podrían tomarse la presencia de aquel desconocido junto a ella, por lo que no descartaba tampoco nada. La conclusión a todo era, en definitiva, estar al tanto por si acaso.

Suspiró.
-Bueno, descríbeme el lugar que viste. Quizá lo reconozca al instante y podamos ir directos- empezó a decir, mientras hacía que su caballo aligerara la marcha, con tal de ir más rápido-. Y si no, siempre puedo pedir que vengan pequeños exploradores alados para facilitarnos el trabajo- terminó, sonriendo durante unos segundos.
Entonces silvó con un sonido extremadamente fuerte que debió resonar por la mitad del bosque, capaz de romper los oídos de los más delicados durante unos segundos. No pensó en que quizá pudiera molestar a su compañero de al lado, pues aquello era parte de su rutina y estaba acostumbrada a hacerlo a menudo, por lo que lo había adoptado como un hecho normal y corriente.
Además, era necesario; no siempre se encontraban cerca los animales a los que quería llamar la atención.
Aunque a veces aquella conducta le habñia traido problemas... Pues aquel sonido no era inmune al oído de las temibles bestias del bosque, y más de una vez se las había tenido que arreglar para calmar a un posible atacante de aquel calibre. Muchas bestias, sobretodo las más poderosas, podían osar ignorar su rango dentro del bosque.

En unos cuantos segundos, cuando consiguió calmar el susto de su propio caballo a causa del irritante silvido, un sólo pajarillo terminó posándose en su hombro.
Suspiró por los pésimos resultados.
No siempre funcionaba; los animales tenían vida, y no eran pocas las veces que pasaban de ella si no se encontraba realmente en peligro.

_________________
avatar
Naiemh

Mensajes : 12
Piedras : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Sygnus Lioncrux el Dom Jul 08, 2012 6:04 pm

Lamento la demora! exámenes!! exámenes en todas partes!! x__x)

Describir, describir...realmente la tarea se hacía complicada en la practica, realmente no podía describir la zona como si estuviese viendo una fotografía, lo que sí podía hacer precisamente era reconocer el camino mientras andaba por él, funcionaba como una suerte de deja-vu, tan pronto como se situaba en un área que había visto en su mente, una sensación inquietante se apoderaba de él y le recorría completo, aquella era la señal de que iba en la dirección correcta. -Bueno...puedo intentarlo...- contestó a su guía entre meditaciones, pues la única imagen que tenía en claro era la propia "escena del crimen". Su caballo apresuró el paso igualando el de Naiemh, mientras Sygnus sobre el mismo recorría el paisaje con su orbe funcional, tratando de encontrar esos mensajes físicos que necesitaba para proseguir. -Es difícil pero...puedo ver con certeza un claro, un espacio verde cubierto de flores, y cercano al mismo un pequeño arrollo, en ese lugar hay sangre...mucha...de seguro al menos uno de los cuerpos debe haber sido llevado a ese punto, puedes encontrar ese lugar?- Preguntó ladeando la cabeza como un cachorro curioso, ahora dependía únicamente de la habilidad y maestría de aquella guardiana del bosque.
Estaba seguro de que ella era más que apta para la tarea, y así lo demostró regalándole a los 4 vientos un poderoso silbido que, irremediablemente llevó al hechicero a cubrirse los oídos con ambas manos producto de su potencia, incluso su caballo se inquietó y agitó un poco antes de regresar a su docilidad; quedando con un persistente pitido en sus oídos, Sygnus observó como desde el cielo se acercaba un pajarillo, el cual rápidamente se posó en el hombro de la muchacha, al parecer esperando ordenes tras responder a lo que dedujo, era un llamado a las criaturas del bosque.

-Maravilloso...nunca había visto algo así, pedir ayuda a los animales...- Murmuró algo ensordecido el pelipateado mientras miraba sorprendido a aquel animal, el cual permanecía imperturbable sobre el hombro de su acompañante -Desde los cielos estoy más que seguro que podrá encontrar el lugar que buscamos.- Mientras decía aquellas palabras llegó la primer señal, un vació se cernió sobre el pecho del chico, quien reaccionó mirando a su derecha, allí se habría un sendero oscuro y frío, los árboles parecían combados en direcciones opuestas, generando un inquietante arco natural que impedía el paso de la luz del sol, aquel escenario le produjo un escalofrío a Sygnus, ese lugar era indudablemente un paso para criaturas o vehículos, y su pensamiento no fue erróneo, pues varios metros adelante y sobre una superficie lodosa se hicieron visibles las marcas de las ruedas de la carroza abandonada. -Es por aquí!!- Se apresuró a decir el joven del parche antes de darle un latigazo a las riendas del caballo, el cual aceleró como empujado por una fuerza fantasmal, estaban tras la pista correcta, solo era cuestión de seguir el rastro.
Avanzó junto a su corcel unos 200 metros cuando el animal aminoró la marcha, el aire se sentía denso y pegajoso, más frío que de costumbre e innaturalmente cargado con una sensación de peligro inminente, seguramente las criaturas del bosque estaban esperando un solo fallo, un descuido para abalanzarse sobre los exploradores y convertiros en su cena. Sus oídos captaron murmullos cercanos, sonido de agua...estaba más cerca que nunca!, esperó en ese punto a su compañera que de seguro le seguía, ahora sí necesitaba moverse de manera coordinada, lo que fuese que había atacado el transporte probablemente estuviese por los alrededores aún. -No me gusta...algo está terriblemente mal aquí...- Dijo al aire, tratando de convencerse a sí mismo, debía estar alerta, ahora más que nunca.
avatar
Sygnus Lioncrux

Mensajes : 10
Piedras : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese fragmento oscuro [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.