En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Cacería

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cacería

Mensaje por Fenrir N. Avalon el Miér Jun 20, 2012 5:49 pm

Visitar el bosque Tamsus ya era una tarea rutinaria que hacia, al menos, una vez al mes... y siempre con el mismo fin, que es el de visitar a mi padre adoptivo, quien me crió desde que me encontró perdido entre los robles de la arboleda. Aprendí muchas cosas con el, sobre todo como mantener mis armas y mi prótesis en regla y siempre preparadas para un combate, pero sin las herramientas especificas con las que había crecido, con las que había entrenado y con las que se crearon tanto mi espada como mi brazo de metal.

Y por eso, una vez más, volvía a la "guarida del herrero sin nombre", como era conocida la cabaña en la que el legendario herrero Emiya habitaba. Esa misma cabaña en la que me refugié por... ¿Cuantos años habían pasado ya? ¿Tal vez unos diez años? ¿O eran once? Ya eso mucho no importaba, no en estos momentos de turbios cambios en el mundo. Yo estoy haciendo mi vida como un vagabundo que junta dinero ayudando en batallas, en defensas y en limpiezas de terrenos agrestes. Pero no era tanto para mí que conseguía ese dinero, sino que, mas bien, era para entregarle una buena parte a Emiya, así subsistía a falta de trabajo como herrero.

Conozco como la palma de mi mano este bosque, donde jugué de pequeño y en el que vivía de la caza que encontraba, porque la mayoría de las veces era poco el dinero con el que mi padre adoptivo contaba para comprar carne y otros víveres necesarios. Por lo general, los animales eran un tanto dóciles para mi gusto, siempre tan tranquilos y que causaban pocas heridas de gravedad. Es mas, me parece que lo máximo que me tocó sufrir en toda mi vida en Tamsus fue la perdida de mi brazo, con el cual aporreé a la muerte al animal que me lo sacó.

-Hm, buenos tiempos eran esos... Y pensar que ahora ya no los cazo mas a los bichos de esta zona...-Susurré, mientras miraba hacia el cielo con rostro adusto, rememorando todas las viejas cosas que hacia en mi niñez, hasta que una idea afloró en mi mente como por arte de magia-¿Y si... y si cazo algunas piezas, solo para entretenerme mientras camino?

Eso parecía ser un buen plan, y que también me otorgaría un poco más de practica si voy a estar enfrascado en cacerías peligrosas. Tal vez estos animales no sean de lo mejor que existe, pero para la gran mayoría el bosque Tamsus es una zona peligrosa y que es poco recomendable transitar. Posiblemente solo deba enseñarles como se juega en este lugar, aun cuando no creo que queden animales que me recuerden, tal vez sacando solo a los extremadamente viejos.

Oh, bueno, solo será cuestión de refrescar el terror que causo en las bestias.
avatar
Fenrir N. Avalon

Mensajes : 4
Piedras : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cacería

Mensaje por Fatus el Jue Jun 21, 2012 9:09 pm

Crueltauro:
Nombre: Crueltauro [Sabueso de Tamsus - Cabeza dorada ]
Tipo: Bestia
Nivel: 1
Elemento: Tierra
Particularidad: Piel dura [La particularidad de poseer una piel tan dura que es difícil de cortar y más de atravesar]
Ataque físico: Garras, dientes y cabezazos
Ataque proyectil: Ninguno
Talento mágico o psicológico: Rastreador de almas [Capacidad de rastrear a las personas por su alma]
Dieta: Carnívoro
Hábitat: Cálido y Templado
Terreno: Bosques - Llanura - Montaña
Organización: Jaurías y muy pocas veces en solitario
Ciclo activo: Diurno.
Valor: 16 Piedras
Amo: Tagirion

Por otro lado, bajo las siempre vivas sombras del bosque de Tamsus, existía siempre el espíritu sangriento que muchos de los guardias del Valle aprendieron a temer y reprimir con la capacidad con las cuales muchos nacieron desde la arena, otro simplemente desde el más bajo anonimato posible, sea como sea, había más de un hombre y mujer que tenía el deseo latente de proteger aquello que llamaban ellos, u otros, un verdadero hogar, bajo el manto del espíritu del Gran Zorro, piadoso en que el día que llegó jamás hubiese arribado a estos puertos que resultaron menos pacíficos de lo que uno podía imaginarse. Y todo fue por un hecho desconocido, del cual demasiadas personas eran ignorantes, pero que resulta tan necesario que incluso se puede juzgar como incalculable el valor que esto posee. El rol de Centinela de Tamsus.
La última heredera de este título, quien se hizo llamar alguna vez la más rápida de todas, había despertado muerta de un sueño profundo, alguna vez ella tuvo el poder de alejar con su mortífero polvo a los visitantes indeseados que con impunidad se atrevían a devorarse la carne de los Natura, hijos de la consciencia de Tzión, la Gran Bestia. Esto significa que con la ausencia de aquella pequeña silfide, y sin un nuevo reemplazo que pueda proteger este equilibrio, las bestias a penas tenían resistencia para poder pasar y hacer de las suyas. No es anormal que haya más cantidad de los terribles monstruos conocidos como los "Sabuesos de Tamsus" , o incluso que haya descendido un nuevo tipo de abominación, quizás más poderosa, quizás más desarrollada. Pero es claro que quien se adentre ahora a estos bosques encontrará el rostro de la muerte en cada árbol decaído, por una perdida demasiado importante.

Los mencionados Sabuesos, llamándose oficialmente "Crueltauro" son reconocidos por ser una suerte de depredadores alfa dentro de este territorio. Simplemente no existe animal que se atreva a enfrentarlos, mucho menos un habitante común que pertenece a la sagrada raza de la Naturaleza, capaces de explotar tanto su instinto que llegan a matarse entre ellos mismos para poder alimentarse, un dato demasiado horroroso para creer que estas criaturas están en lo más bajo de la jerarquía de la gigantesca y furiosa criatura que es El Oscuro. Sabiendo que poseen tantas victimas y uno de los peores prontuarios ¿Como no utilizar a estas criaturas como una forma eficaz de entrenarse? El guerrero promedio muchas veces sale de la seguridad de los asentamientos para buscar las cabezas y las extremadamente gruesas pieles de estas criaturas sangrientas. Muchos tienen muy buen resultado, otros, los más débiles e inexpertos, no llegan a sobrevivir. No necesariamente tiene que ser este el caso de aquella sombra que entre los árboles se movía, imprudente, ya que sus pasos podían ser fácilmente rastreados por los extraordinarios sentidos atípicos de estos monstruos. Y para peor...Era demasiado casual su pensamiento y sus gustos, los Dioses lo habían escuchado y los árboles eran presas de la infernal carrera que el sufriría por su espalda.

Los ojos negros y vacíos de esas criaturas distinguieron su figura, sus poderosas garras destrozaban el suelo natural, arañando el rostro de la Gran Bestia. Eran dos, dos gigantescas bestias con grandes cuernos que servían como orejas, de una altura que alardea el metro ochenta y de un peso incalculable.Sus férrea mandíbula tiene la posibilidad de destrozar cualquier tipo de caparazón natural, huesos, carne e incluso las armaduras más rudimentarias como así también los frágiles y rústicos escudos de madera. Su velocidad en envidiable, su fuerza física por mucho destrozada a la de un Heres y su inteligencia...Simplemente están locos, pero su capacidad para cazar es indiscutida y admirable. Y la misma se basaba en encerrar a su "presa" entre los árboles y el espacio frondoso que estos seres manejan con mucha facilidad, casi brincando de un lugar a otro para evitar piedras y ramas caídas, y si ocurriera una desgracia tampoco les haría real efecto, su piel es conocida por ser una de las más gruesa, no por su grasa sino por su forma fibrosa y depredadora que le da tan terribles reflejos frente al eje de una espada.
Ya marcado entonces su objetivo estos monstruos de pelaje mostaza harían acto de presencia en la escena, el primero de estos, derrochando la fuerza de un rugido feroz, literalmente rabioso debido a la extraña espuma que provenía de su hocico exageradamente fruncido se ocuparía de cicatrizar dos de las cortezas más cercanas, con un movimiento de vaivén de sus patas traseras, transformándolo en bípode por menos de un parpadeo. Una forma de saber que ahí habían estado y que allí podrían encontrar lo que haya sobrado de los huesos que no se devoraron. Por otra parte su par, de un tamaño bastante similar, aunque algo más pequeño, se presentaría de frente, tras haber rodeado por la izquierda ajena su lateral, escabullendo su gran figura entre árboles para atacar directamente a aquel hombre de honorable porte, no queriendo siquiera darle oportunidad.
La segunda criatura no realizaría un movimiento ofensivo.

Para entrar en detalles, la distancia que inicialmente se predispusieron a tomar eran variadas. La criatura que había marcado su territorio con sus grandes zarpas se encontraba a un poco más de cinco metros de su adversario mientras que el otro directamente, y apenas saliendo de su posición de movimiento, rozando los tres metros de distancia, se lanzaría a una altura promedia del cuello de aquel hombre, deseando desgarrar el mismo primero con sus extremidades y finalmente con sus marfiles mortales, cierto es que un poderoso salto lo deja muy por lo bajo, pero lo cual es más probable que la bestia ni siquiera termine de tomar su altura máxima para alcanzarlo, así que podría decirse que era una suerte de embestida lanzada la azar con el único objetivo de hacerlo caer y perecer en el primer movimiento. Claro, si tenía reacción aquel hombre podrían fácilmente esquivar dicha ofensiva, o contrarrestarla, pero debe recordar que tras el hay otra bestia que tardaría muy poco en reaccionar ante el mínimo movimiento, por lo cual...¿Realmente le conviene atacar? Solo él es responsable de sus errores o sus logros.

A fin de cuentas...¿No deseaba bestias?

avatar
Fatus
Admin

Mensajes : 314
Piedras : 999989
Deidrabba : Hueco.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.