En esta tierra gris siempre se acostumbró a agradecer la estadía del alma, tras un largo y duro día de rutina cambiante. Por eso, incluso a los desconocidos sin rostro, es bueno desearles la mejor de las suertes y que los Dioses sepan tenerlos en las palmas de sus manos.

Información de Registro

Los campos marcados con un asterisco * son obligatorios.

Seguridad débil
Seguridad media
Alta seguridad